Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE LUNES, 26 DE MARZO DE 2018 abc. es ABC El final de la escapada EFE En Finlandia, última etapa de su gira propagandística, Puigdemont aún sonreía Derrape y trombo de una estrategia delirante Puigdemont, el piloto suicida La detención de Carles Puigdemont en Alemania, cuando cruzaba la frontera en coche desde Dinamarca rumbo a Bélgica, pone fin a una huida de la Justicia española que comenzó el 30 de octubre de 2017. En este tiempo ha tratado inútilmente de convertirse en presidente en el exilio de Cataluña, un delirio que ha terminado estrellándose contra la realidad. Ha impartido conferencias, pilotado la estrategia política de los suyos y mantenido una intensa actividad en las redes sociales. De nada le ha valido. La Policía alemana lo detuvo poco antes del mediodía de ayer en aplicación de la euroorden dictada por el Supremo. La detención fue coordinada entre el CNI, la Policía Nacional y la Oficina Federal de Investigación Criminal de Alemania. Hoy será puesto a disposición del juez, que cuenta con un plazo máximo de 60 días, prorrogables a 90 en casos excepcionales, para decidir si lo extradita a España. Alemania es uno de los peores lugares en los que podía ser detenido Puigdemont, porque su Código Penal sí recoge delitos muy similares, con penas aún mayores, al de rebelión por el que le reclama la Justicia española, algo que no ocurría en Bélgica. ESPAÑA El independentismo sangra por la herida: varios centenares de personas se enfrentaron ayer a los Mossos en Barcelona EFE