Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 23.3.2018 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.339 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. Centralita ABC 91 339 90 00. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO El pasaporte pos- Brexit se fabricará en la UE El Gobierno trasladará la fabricación del documento del norte de Inglaterra a Francia y recupera el color azul, previo al periodo comunitario IVÁN ALONSO CORRESPONSAL EN LONDRES IGNACIO RUIZ- QUINTANO GANGA En Ganga no se entiende el espectáculo de los catalanes jeremiqueando en el Supremo E E ra una de las principales peticiones de los más brexiter del Gobierno y que Theresa May concedió para aplacar sus feroces críticas sobre el proceso de salida de la Unión Europea. El nuevo pasaporte británico volverá a ser de color azul tras abandonar el burdeos característico de los países miembros y será una de las banderas de la nueva era del Reino Unido fuera de las fronteras comunitarias. Pero todo este simbolismo ha quedado completamente opacado por un motivo que nadie esperaba y que ha dañado el orgullo nacional: serán fabricados precisamente en suelo europeo. Lo anunciaba ayer el fabricante británico que se encargaba hasta ahora de realizar los pasaportes de los ciudadanos de Gran Bretaña, De la Rue. Su director, Martin Sutherland, se quejaba en los micrófonos de la BBC de que el contrato para fabricar estos nuevos documentos lo ha ganado, por 490 millones de libras (560 millones de euros) una compañía situada al otro lado del Canal de la Mancha, la franco- holandesa Gemalto. Durante los últimos meses hemos escuchado a ministros felices de venir y hablar sobre el nuevo pasaporte azul y el hecho de que es un icono de la identidad británica, pero ahora este va a ser fabricado en Francia señalaba Sutherland, que además hacía una petición tanto a la primera ministra británica como a la titular de interior del Gobierno, Amber Rudd: Me gustaría pedirles que vengan a mi fábrica y le expliquen a nuestra dedicada fuerza de trabajo por qué es una decisión sensata externalizar la manufactura de un icono británico Según el Ministerio del Interior este concurso del contrato tiene que ser, debido a las normas europeas, abier- Los pasaportes pierden el color burdeos característico de los países de la UE Algo que parece no importarle a to a las licitaciones de todas las empresas del continente. Excusándose la empresa De la Rue, que ha visto desde el Ejecutivo aseguran que esta cómo sus acciones cayeron ayer más decisión ahorrará entre cien y 120 mi- de un 5 en Bolsa y que, según su dillones de libras al contribuyente. Algo rector, con esta decisión se podría ver que no dejaba contentos a los más eu- afectado el empleo de más de 600 traroescépticos, cuyas críticas no deja- bajadores que hasta ahora se encarron de aflorar durante todo el día. En- gaban de emitir los pasaportes británicos. tre ellas la de la exminisLas acciones de Las críticas no llegatra de Cooperación la empresa ron solo desde los brexiInternacional, Priti Pater del partido conservatel, que ha calificado esta británica que dor. Esta decisión tamdecisión como humifabricaba los bién ha dolido en la llante y vergonzosa pasaportes Ante estas declaraciooposición y varios dipucayeron un 5 nes el Gobierno comentados laboristas aprovezó a recular. El propio charon para despacharministro de Cultura, Matt Hancock, en se contra Theresa May: Ningún país la cadena pública, afirmaba que el tra- de la UE se comporta como nosotros to no está cerrado del todo dejando señalaba John Spellar. Hasta los libeuna puerta abierta a la marcha atrás rales demócratas, los únicos que sique le piden sus colegas conservado- guen apostando abiertamente por acares. Más tarde incluso una portavoz bar con el Brexit y permanecer en la del Ministerio de Interior también re- Unión Europea, se mofaron de esta trocedía y aseguraba que la decisión patada a la identidad nacional que final aún no está tomada ayer se llevaron los británicos. Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Envidioso, adj. Vago anhelante. n ágil huida del tabarrón catalán, vuelve uno, por recomendación de Ullán, a Ganga, el villorrio del cubano Bobadilla, donde ajumarse era una gracia, una prueba de virilidad. Los gangueños profesaban el liberalismo de los trópicos eran tramposos, no pagaban y tenían una biblioteca para desmentir la tradición española de que estudio y hambre son hermanos Un día intentaron linchar a un anarquista marsellés que no se descubrió al paso de la Virgen: Sí, que se lo lleven a la cáice po hereje. ¡Sinvegüensa! ¡Cómo goza la canalla con la caída del hombre inteligente que no comulga con el rebaño! El doctor achacaba a la exuberancia de luz las causas de lo prosaico, de lo cursi de todos nuestros literatos. Mucha palabrería, eso sí: pero ni una idea, ni una emoción, nada sobriamente artístico, nada hondo, entre quienes se llaman entre sí Donatellos de la prosa ¡Realismo capitalista! diría luego Octavio Paz ¡Anecdotario de señoritos! La vanidad, según el doctor, radica también en el exceso de sol. Como la envidia: En cuanto sale alguien independiente, que no adula, ¡a formarle el vacío! No, no le discuten. Le aíslan. ¡Y ay del infeliz que tenga que vivir de ellos! Es el procedimiento jesuítico. La publicación de las hojas sueltas era una epidemia entre los gangueños: por un quítame esas pajas, estaban durante días y días disparándose hojas volanderas en que se ponían de oro y azul. Pero el duelo era punto menos que imposible: en Ganga, según un chusco, no se batía más... que el chocolate. En Ganga no se entiende el espectáculo de los catalanes jeremiqueando en el Supremo después de haber infernado la vida española, ahora en manos de unos juristas que de la chistera del 155 se han sacado un estado de excepción ¡sin plazos escritos! único en el mundo, que atraerá al turismo kelseniano. El kelseniano común saluda exageradamente con el codo en el aire, como perro que se mea en la pared (Bobadilla) Ayer, Suárez. Hoy, Pablemos.