Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 23 DE MARZO DE 2018 abc. es conocer SOCIEDAD 41 Riesgo de aludes en España Escala europea de peligrosidad Son esperables numerosos aludes grandes, a menudo muy grandes, desencadenados espontáneamente, incluso en laderas sólo moderadamente inclinadas Es probable el desencadenamiento de aludes incluso mediante sobrecargas débiles, en muchas laderas empinadas. En algunos casos son esperables numerosos aludes de tamaño mediano, y frecuentemente grande Es posible el desencadenamiento de aludes, incluso por sobrecargas débiles, especialmente en laderas empinadas propicias. En algunos casos, son posibles aludes de tamaño mediano y, en casos aislados, de tamaño grande Es posible el desencadenamiento de aludes sobre todo por sobrecargas fuertes, especialmente en laderas empinadas propicias. Es muy poco probable que se desencadenen espontáneamente aludes grandes En general sólo es posible el desencadenamiento de aludes en laderas muy inclinadas o en terreno especialmente desfavorable y a causa de sobrecargas fuertes. Espontáneamente sólo pueden desencadenarse coladas o aludes pequeños D E H G F 3 A 4 4 3 B 3 C Nieve reciente sobre el manto existente Nieve ventada, es la nieve que transporta el viento Capas débiles en el manto viejo, escarcha etc. Causas que originan los aludes 5 Muy fuerte 4 Fuerte I Nieve húmeda, debilita el manto debido a la presencia de agua en su interior 3 hasta 2.100 m 4+ de 2.100 m Deslizamientos basales. El manto se desliza sobre el suelo, superficies herbosas o zonas de roca lisa Tipos de e avalancha a 3 Notable 2 Limitado 1 Débil Fuente: Aemet A. Pirineo Navarro B. Pirineo Aragonés C. Pirineo Catalán D. Picos de Europa E. Ibérica Riojana F. Ibérica Aragonesa G. Sierra de Guadarrama y Somosierra H. Sierra de Gredos I. Sierra Nevada ¿Qué hacer en caso de alud cuando se está esquiando? 1. Tratar de escapar de la trayectoria de la avalancha esquiando en diagonal o intentar agarrarse a una rama o roca 1 3. Una vez Dirección del alud enterrado por el alud, mover manos y piernas para crear una bolsa de aire y respirar 2. Si el alud te engulle, adoptar una posicion fetal protegiendo las vías respiratorias 2 4 4. Si es posible, intentar salir a la superficie con maniobras como si estuvieramos nadando hacia arriba y esperar a ser rescatado P. SÁNCHEZ ABC 3 Un alud mata a dos hombres en el Pirineo catalán en un momento de máximo riesgo Seis personas han perecido el último mes tras un invierno muy nevoso en la montaña ÉRIKA MONTAÑÉS ANNA CABEZA MADRID BARCELONA Seis personas han muerto en el último mes en zonas de montaña, cuando el peligro por avalanchas y aludes está en niveles máximos como consecuencia de las copiosas nevadas acumuladas durante las últimas semanas. Aun así, para los expertos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) como Rafael Requena, el riesgo no es anormal en estas fechas, aunque se ha alargado con esta primavera de tintes invernales El cuidado en áreas montañosas debe ser extremo, advierte el delegado de Aemet en Aragón, desde donde se controla el peligro por aludes en el Pirineo, Guadarrama, Sierra del Cordel o Alto Campoo, ya que hay espesores de nieve de tres metros en el Pirineo aragonés, y con rachas de viento que el miércoles eran de 130 km h en el Valle del Arán. Y es aquí precisamente donde se registró horas después la peor tragecia en lo que llevamos de temporada. Dos personas perdieron la vida y otra resultó herida crítica por politraumatismo al atraparles un alud en el Pi- rineo leridano, concretamente en el Valle de Conangles. Los dos fallecidos eran un vecino de Benasque (Huesca) de 39 años, y otro de 43 años procedente de Vilaller (Lérida) aunque natural de Guipúzcoa. El accidente de montaña tuvo lugar a las 10.05 horas, cuando los afectados estaban en el bosque trabajando en un estudio científico. Los tres esquiadores atrapados estaban desempeñando trabajos de investigación en un proyecto europeo en el que participan varias universidades, entre ellas la de Barcelona. El herido fue trasladado en helicóptero hasta el hospital de Bellvitge, en Hospitalet de Llobregat. Los Mossos d Esquadra, que trabajaron en las tareas de rescate junto a bomberos de Aran y de la Generalitat, han abierto una investigación sobre el suceso. Una máquina arrastra nieve EFE Nivel 3 y 4 de peligro La zona en la que tuvo lugar el alud, de difícil acceso, había acumulados 50 centímetros los últimos tres días, por lo que ayer presentaba un riesgo de 3 sobre 5 de la escala europea de aludes, un grado en el que suelen producirse la mayoría de accidentes tanto en los Pirineos como en los Alpes, según explican desde el Instituto Cartográfico y Geológico de Cataluña (ICGC) Glòria Martí, de la unidad de predicción de aludes del organismo, relata a ABC que con escala 3 la nieve ya presenta mu- cha inestabilidad, aunque no a simple vista, dada la debilidad de las capas inferiores. Las cotas y orientaciones, así como las bajísimas temperaturas que sacuden estos días la zona -18 grados en algunos puntos, informa Requena) también influyen en el riesgo que presenta todo terreno nevoso. En la zona del suceso y en todo el Pirineo catalán, de acuerdo con las explicaciones del delegado de Aemet para ABC, el estado nivológico requería un riesgo de notable por debajo de 2.100 metros y riesgo fuerte (nivel 4) por encima de esos 2.100 metros. Dentro de esa escala europea del 1 al 5, donde el grado 5 supone un peligro muy fuerte de corrimientos de nieve, es cada estación de esquí la que decide si cierra sus pistas asegura Requena, aunque hasta el nivel 3 ni siquiera ponemos un aviso dice. Estaciones consultadas, como la de Sierra Nevada, confirman que solo se toma esa determinación en casos extremos y nunca por debajo del grado 4. Los avisos que lanza Aemet están pensados únicamente para zonas no protegidas, fuera de pistas balizadas, y sobre todo para el esquí de travesía, no el alpino. Otra cosa es que el esquiador se aventure y salga de pis- ta. Eso es incontrolable insiste Requena. Eduardo Valenzuela, director de montaña de Sierra Nevada, agrega a este diario que el invierno ha sido complicado por la gran cantidad de nieve caída y que la estación andaluza ha tenido que cerrar dos veces la zona de Loma de Dílar por riesgo de avalanchas. Martí coincide en que el intenso invierno está produciendo muchos aludes, pero no solo por la gran cantidad de nieve que hay, sino por los episodios de viento y frío, que han creado más capas de nieve. Requena matiza que el riesgo existe desde que hay nieve acumulada y que es un fenómeno local pero en estos momentos el peligro se intensifica por los llamados aludes de capa (se adhieren cantidades de nieve a otras superficies ya acumuladas, como si fuera un pegote y después, se produce el desconchón No basta con el material Existen otros dos tipos de aludes que se reportan diariamente desde las estaciones al centro de Aemet en Zaragoza: nieve en polvo que se desploma por su peso el alud de nieve reciente y que el intenso viento está recrudeciendo; y el alud de fusión, con avalanchas más traicioneras que se producen cuando la temperatura está por encima de 0 C, y la nieve comienza a derretirse. Normalmente sucede en primavera y a partir de media mañana. Una señal de peligro detectable es si el esquiador se hunde hasta media caña. A veces la nieve está a punto, y el simple paso de un esquiador desencadena una tragedia apostilla Requena. Con una Semana Santa que prevé colgar el cartel de lleno en las estaciones de esquí, Martí concluye con un alegato: Para ir a la montaña hay que informarse No basta con llevar el material necesario DVA (Detector de Víctima de Alud) sonda y una pala sino que hay que saber usarlo.