Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA El desafío soberanista La Justicia VIERNES, 23 DE MARZO DE 2018 abc. es espana ABC El juez procesará hoy por delito de rebelión a los líderes del procés La Fiscalía se plantea pedir prisión para Turull y los cinco investigados citados N. VILLANUEVA L. P. ARECHEDERRA MADRID El juez Pablo Llarena escribirá hoy el relato que condense el camino delictivo que los líderes independentistas recorrieron para empujar hacia la secesión de Cataluña. En el auto de procesamiento que se conocerá hoy, el magistrado expondrá los indicios acumulados contra los responsables del proceso independentista ilegal y procesará por el delito de rebelión, uno de los más graves del Código Penal español, a los directores del plan ilegal. Rebelión un crimen castigado con hasta veinticinco años si se comete sin armas será el delito por el que serán enviados a juicio hoy el expresidente catalán Carles Puigdemont y los rostros más visibles del procés entre ellos algunos de sus antiguos consejeros, según han informado a ABC fuentes conocedoras de la investigación. Esto afectaría al último candidato fallido a president de los independentistas, Jordi Turull, a una primera espada de ERC como Marta Rovira, y a los encarcelados Oriol Junqueras o Jordi Sànchez. Otros de los antiguos gobernantes catalanes, como Carles Mundó o Meritxell Borràs, podrían quedar fuera del procesamiento por este delito, y podrían ser enviados a juicio por crímenes menos graves. Además, hoy se resolverá el futuro inmediato de seis investigados que esta mañana acudirán libres al Supremo. Llarena ha convocado para una vista de medidas cautelares a Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva, Dolors Bassa, Marta Rovira y Carme Forcadell (las tres últimas renunciaron ayer a su acta de diputadas) En esa comparecencia, la Fiscalía del Supremo se plantea solicitar el ingreso en prisión condicional de todos ellos, sobre todo si son procesados por el delito más grave. El avance de la investigación con el peso de los indicios más sólidos que nunca y los planes recientes del independentismo, con un pacto entre Junts per Catalunya, ERC y la CUP para avanzar hacia la secesión de forma clara, sugiere que existe riesgo de reiteración, según informan a ABC fuentes fiscales. La acusación pública destaca ese acuerdo político como evidencia del riesgo de reiteración, entre otras cosas, porque apuesta por mantener las supuestas instituciones en el exilio Esta petición que podría variar hasta el mismo momento de la vista según los acontecimientos, vendrá acompañada por la solicitud de Vox, la acusación popular del caso. Vox ya ha anunciado que estudia pedir el ingreso en prisión sin condiciones de los seis. En cualquier caso, el juez, quien ha convocado la vistilla por su propia iniciativa, tendrá la palabra final. La Sala de Apelación los tres magistrados de la Sala Penal del Supremo que han revisado las decisiones de Llarena ha marcado el rumbo para apreciar el delito de rebelión en sus resoluciones. Ayer mismo, al mantener en la cárcel a Jordi Sànchez y Joaquim Forn, los magistrados señalaron el carácter violento de la vía unilate- Riesgo de reiteración La investigación y los planes recientes del secesionismo sugieren que existe riesgo de reiteración Carácter violento Los magistrados de la Sala de Apelación señalaron el carácter violento de la vía unilateral ral. Pretendían, con violencia, absolutamente imprescindible para consumar sus propósitos de sustitución de la legalidad constitucional por otra distinta y espuria, segregar de España una parte de su territorio. Y ese es un gravísimo delito contra la CE expresaron los jueces de la Sala Penal sobre los promotores del procés El delito de rebelión, regulado en el artículo 472 del Código Penal, castiga a aquellos que se alzaren violenta y públicamente para declarar la independencia de una parte del territorio nacional. La pena de la conspiración es de 8 años. Según el Supremo, los líderes secesionistas asumieron la violencia como una opción no deseada pero aceptada como inevitable para alcanzar su fin ilícito: la secesión. La Sala Cárcel para los honorables MANUEL MARÍN L a negativa de la CUP a investir a Jordi Turull como nuevo presidente de la Generalitat solo confirma la evidencia de que era un candidato de trapo, una marioneta irrelevante en una estrategia separatista sin control para agitar el fantasma de una república catalana inexistente. Cataluña parece abocada a repetir las elecciones en pocos meses porque la fractura del independentismo es más profunda y sinuosa de lo que se percibe en la superficie. Todo en Cataluña se ha convertido en un simulacro indecente para ganar tiempo hacia la nada, sostener el caos como principio de actuación, y mantener al Parlament como rehén de un victimismo que apesta a naftalina. Desde una perspectiva estrictamente política, el enésimo pulso al Estado, con el intento fallido de investir a un nuevo presidente horas antes de que pueda regresar a prisión, ha resultado el enésimo fracaso desmoralizante para todos aquellos que aún conservan intacto su delirio por la independencia. NOVEDAD EN EL FRENTE JUDICIAL. Sin novedad en ese frente parlamentario, sí la habrá hoy en el frente ju- dicial. En un análisis factible y realista de lo que hoy pueda ocurrir en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, la lógica jurídica impone la comunicación a varios encausados, entre ellos Turull, de un procesamiento dictado por la vía ordinaria. Y ello es relevante a efectos procesales en la medida que ese tipo de procesamiento lleva aparejadas necesariamente conductas delictivas castigadas con penas superiores a nueve años de cárcel. Por tanto, habiendo procesamiento ordinario, obligatoriamente tendrá que ser por sedición y rebelión, más allá de incluir en segunda instancia otros delitos de menor entidad como la malver- sación. En el hipotético caso de que únicamente se les procesara por malversación, no habría un procesamiento como el que, con toda probabilidad, se va a producir hoy. Primera pista. SEGUNDA PISTA. Dictado y comunicado ese procesamiento, en ningún caso se producirá una inhabilitación automática de esos diputados para el ejercicio de su cargo público. No deberán abandonar su escaño de inmediato. El Código Penal prevé que esa figura de la inhabilitación quede asociada al ingreso en prisión de los procesados y a que el auto de encausamiento sea definitivo y firme. En el supuesto de que Turull hubiese recibido ayer los votos de la CUP en la primera sesión de investidura, y de que a su vez fuese encarcelado