Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 23 DE MARZO DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 13 EL BURLADERO UNA RAYA EN EL AGUA CARLOS HERRERA TURULL, POBRE INSTRUMENTO Turull ha sido elegido para permanecer en el escenario de la tensión L A tomadura de pelo de Turull a los catalanes ha sido mundial. Realmente su discurso de investidura parecía más un adelanto de su declaración ante el juez Llarena que otra cosa. Sólo queremos diálogo, tenemos la mano tendida y así. Una vez que supo que los silvestres de la CUP no iban a prestarle su apoyo, el monaguillo de Puigdemont decidió que la sesión de investidura debería ponerse al servicio de su exculpación. Fue una forma de decirle al juez del Supremo que no es tan malo como parece. No he acabado de escuchar la sesión parlamentaria de investidura. Vaya usted a saber cómo habrá concluido la tarde. Turull es poco más que un triste individuo al servicio del pujolismo más corrupto y un eficiente chico de los recados del perturbado de Puigdemont. Es un fanático, y sabe que su nombramiento es una forma de utilizarle para excitar a los que viven del enfrentamiento. Decidir que Turull sea candidato a la presidencia es una forma de desafío a la Justicia y una manera de seguir viviendo del cuento. El sueño del independentismo es poder seguir engordando el enfrentamiento y el alimento permanente a los que se excitan a diario con el memorial de agravios renovado con cualquier excusa. Qué más puede desear un numerero independentista que un presidente electo de la Generalitat sea encarcelado por un juez español. A Turull han querido elegirle sólo para eso, y él se ha puesto a la orden, entendiendo su destino como un sacrificio por la idiocia colectiva que asalta a una buena parte de la sociedad catalana. Hoy viernes tiene que presentarse ante el Supremo, y Turull sabe que tiene todas las de perder ante esa instrucción que ha llegado a su fin, en la que se relatan los hechos, se pone nombre a los delitos y se toman, si procede, medidas cautelares. Al poco de mañana, las partes acusatorias pedirán penas concretas, las defensas presentarán sus escritos y todo quedará pendiente de una vista oral que no parece demasiado halagüeña. Por eso el discurso de ayer de Turull fue el que fue: yo soy bueno, quiero el diálogo y busco salida a este entuerto en el que nos hemos metido todos. Mentira. Nunca ha querido otra cosa que la independencia de Cataluña por métodos ilegales. Sabe, mejor que nadie, que su investidura hubiera sido estéril: hábil para la agitación pero ineficaz para la realidad. Puede que se le hubiera abultado el pecho, pero en ningún caso podría llegar a ver su nombre en un Boletín Oficial con la firma del Rey. El independentismo catalán ha utilizado el Parlamento regional como un mero instrumento de marketing político: una forma de decir que podrían seguir vivos eligiendo un individuo imputado con tal de alargar el victimismo. Turull no ha sido elegido, como dijo Arrimadas, para ser presidente de la Generalitat: ha sido elegido para permanecer en el escenario de la tensión. No ha sido una sesión de investidura, ha sido una sesión para mantener el bloqueo, para hacer visible que, en el caso de que el juez del Supremo lo encarcele, lo haga a un presidente de la Generalidad. Turull ha sido un pobre pelele al que los independentistas han querido utilizar para permanecer en el cuento insufrible del procés Hoy deberá enfrentarse a una realidad aplastante, como el resto de implicados en el golpe institucional: la acusación de delito de rebelión, sedición y malversación de fondos. La intención de convertirlo en mártir ha sido frustrada por cuatro silvestres que no apuestan por otra cosa que la independencia a las bravas. Tal vez se salve Joaquín Forn, al que la Fiscalía no le apetece que intente tomar decisiones propias de psicodrama. Turull, en cambio, no parece candidato al suicidio. Elecciones a la vista. IGNACIO CAMACHO EL AVISPERO Los líderes separatistas ya no pueden negar la voluntad de reiteración delictiva porque han vuelto a retar al Estado NTES de que el juez Llarena citase a los líderes del golpe independentista para comunicarles hoy los detalles de su procesamiento que habida cuenta del precedente de la fuga de Puigdemont puede conllevar prisión preventiva recaderos oficiosos del Palacio de la Moncloa vendían por Madrid la idea de que Jordi Turull era un candidato en cierto modo razonable. No deseable ni idóneo pero sí una especie de mal menor ante el que nada podía objetarse. Ansioso por aprobar los presupuestos, al Gobierno le quema en las manos el artículo 155, que bloquea el apoyo del PNV, y vería con buenos ojos cualquier solución que lo levante. Turull, aunque amenazado por una inhabilitación a corto o medio plazo, le parecía al marianismo una opción jurídicamente viable, obligado como está a moverse con prudencia para no agravar sus circunstancias procesales. La paradoja de haber sido previamente destituido por el propio Ejecutivo central se volvía un matiz desdeñable ante la prioridad de sacar las cuentas de 2018 adelante. Pero la decisión de Llarena supuso un brusco cambio de paso. El magistrado, quizá la única persona que tiene de la revuelta de octubre un relato completo, documentado y claro, le atizó al avispero una patada seca que hizo salir a los secesionistas zumbando. Esa reacción atropellada del separatismo, su intento de forzar una investidura exprés para volver a representar ante los suyos la farsa del agravio, ha reforzado los argumentos esenciales del instructor del sumario. Los dirigentes encausados ya no pueden negar la voluntad de reiteración delictiva porque han vuelto a perpetrar un desafío al Estado. Le han entregado al juez la llave de la cárcel por si considera conveniente volver a encerrarlos. Eso sí, a Rajoy se le han estropeado los cálculos. Ni por asomo contaba el Gabinete con que el togado fuese a adelantar su auto. De hecho había ordenado o sugerido a la Fiscalía, como gesto de buena voluntad para propiciar un quid pro quo, que pidiese la libertad del exconsejero Forn, positivo en tuberculina, alegando motivos humanitarios. Sin embargo, la Sala de lo Penal del Supremo tampoco ha tragado; a los ropones les gusta preservar su autonomía y no están dispuestos a que parezca que sus decisiones sirven de moneda de cambio. Así que el Gobierno tendrá que resignarse a otro plan fallido, al fin y al cabo consecuencia de su estrategia de dejar en manos de la Justicia la principal respuesta al conflicto. Será peor mientras más tarde en comprender que el independentismo no tiene otro proyecto que la desobediencia sistemática, el golpe continuo que además los antisistema de las CUP azuzan por su cuenta empeorando la situación para ganarse un sitio. En estas condiciones resulta del todo imposible pensar siquiera en levantar el 155. El problema catalán es el centro de gravedad de la legislatura y no va a haber manera de sacudírselo. A JM NIETO Fe de ratas