Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE VIERNES, 23 DE MARZO DE 2018 abc. es ABC Mariano Rajoy saluda al presidente galo, Emmanuel Macron, antes del inicio de la cumbre de líderes de la Unión Europea EFE Cumbre comunitaria en Bruselas La Unión y la fuerza Presionados por dos frentes de distinta intensidad y naturaleza, Rusia y Estados Unidos, los socios comunitarios no solo tienen en su agenda los papeles del divorcio británico y los planes para fortalecer la UE. La cumbre convocada ayer en Bruselas sirvió para nombrar, ya de forma oficial, a Luis de Guindos como vicepresidente del BCE, y también para repasar los recientes acuerdos alcanzados con Londres para desatascar el Brexit, pero también para poner en común el temor a una guerra comercial con Estados Unidos aplazada por la decisión de la Casa Blanca de excluir provisionalmente a la UE de los aranceles impuestos al aluminio y el acero y a un aumento de la tensión con Moscú, provocada por las crecientes injerencias del Kremlin. No solo hubo tiempo ayer para apoyar a Theresa May en el pulso que libra con Putin y celebrar el tiempo muerto, siempre incierto, en la guerra comercial con la que Trump amenaza a Europa. Mariano Rajoy aprovechó la cita para confirmar que el contencioso de Gibraltar determinará el rumbo de las conversaciones con el Reino Unido. Trescientos años después del Tratado de Utrecht, aún queda tiempo para negociar. INTERNACIONAL