Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE VIERNES, 23 DE MARZO DE 2018 abc. es ABC Tabarnia ridiculiza a Puigdemont a domicilio Boadella ejerce de president en Waterloo Españoladas por el mundo JESÚS LILLO Internacionalizar el conflicto ha sido desde al menos el siglo pasado una obsesión para quienes, en el pecado llevan la penitencia, suelen confundir delincuencia y política. De viaje a Helsinki, invitado por ocho de los doscientos diputados del Parlamento finlandés, Carles Puigdemont da hoy una charla que lleva por título Pequeños estados y política en las redes sociales en un mundo globalizado O sea, los rusos y Facebook, resumen de la campaña exterior que confió a Raül Romeva, citado también hoy en el Supremo. Experto en redes sociales, Puigdemont personaliza con sus idas y venidas a ninguna parte el fiasco de su apuesta digital. En carne mortal y prófuga lacito amarillo, carretera y manta el expresidente catalán se empeña en demostrar con su ajetreo y su azogue, de aquí para allá, venta ambulante, el fracaso de su revolución virtual. Internacionalizar el conflicto los rusos y Facebook, de aquí a Helsinki consiste ahora en tener a una diputada de la CUP disfrazada de teresiana en Suiza, a la compañía estable de Tabarnia montando una función en Waterloo y a un pobre exconsejero de asistente, para cogerle el teléfono cuando lo mira todo el mundo. Ayer Turull se dirigió solemne, tristón y en castellano a los españoles, pero se olvidó del mundo al que un día miró a lo grande Puigdemont. Ni una palabra sobre la exportación de un conflicto cuya versión inglesa y global solo interesa ya a ocho diputados finlandeses. Turull no solo acató en su día el artículo 155 para salir de prisión, sino que asumió la españolada de su gesto. Ahí están Boadella para recordárselo y Puigdemont para perpetuarla. ESPAÑA Carles Puigdemont, junto al diputado finlandés Mikko Kärnä, ayer en Helsinki EFE