Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 15 DE MARZO DE 2018 abc. es internacional INTERNACIONAL 31 Un superministerio vigilará a los mandos del comunismo chino Sin avisar a un juez, se podrá detener hasta seis meses a los sospechosos de corrupción PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN PEKÍN Tras reformar la Constitución para perpetuar al presidente Xi Jinping, el régimen chino reforzará su poder centralizando la Administración. Así tienen previsto aprobarlo este sábado los casi 3.000 diputados de la Asamblea Nacional Popular, parlamento orgánico del régimen. A tenor del borrador distribuido a los diputados, se trata de una reestructuración que sacudirá a la Administración pública y a sus funcionarios. La novedad más importante, y también controvertida, es la creación de la Comisión Nacional de Supervisión, un poderoso ente supragubernamental y extrajudicial que vigilará a los servidores públicos y a los cuadros del Partido Comunista para luchar contra la corrupción. Este nuevo organismo verá ampliadas las funciones de la Comisión Central para la Investigación de la Disciplina, que hasta ahora velaba por la rectitud de los 80 millones de miembros del Partido Comunista. Con la nueva Comisión Nacional de Supervisión, su poder se amplía a los funcionarios e incluirá a empleados de empresas estatales, médicos, profesores, científicos, policías y, en definitiva, a todo aquel que cobre un sueldo público. Su extraordinario poder despierta recelos entre los grupos defensores de los derechos humanos, ya que este superministerio podrá detener a los sos- pechosos de corrupción hasta seis meses sin notificárselo a un juez. Aunque sus inspectores estarán obligados a avisar a la familia del arrestado en 24 horas, podrán evitarlo argumentando problemas para la investigación o una hipotética destrucción de pruebas. Los abusos cometidos durante todos estos años por el shuang gui el sistema de investigación interna del Partido que permitía hacer desaparecer a los sospechosos, hacen temer lo peor para esta nueva comisión. Además, el régimen ya se ha dotado legalmente con una red de instalaciones para el confinamiento y los interrogatorios, denominada Vigilancia Residencial en Ubicación Designada (RSDL, en inglés) que se ha tragado literalmente a cientos de disidentes y activistas, que como han denunciado muchos de ellos, han sido torturados física y psicológicamente. Eliminar rivales Desde que el presidente Xi Jinping tomó el poder en 2013, su campaña contra la corrupción dentro del Partido ha castigado a más de un millón y medio de sus cuadros, entre los que había 35 altos cargos del Comité Central y nueve miembros de la propia Comisión Central para la Investigación de la Disciplina. Si dicha herramienta le ha servido para eliminar a buen número de rivales internos, el nuevo superministerio le garantiza las manos todavía más libres para que nadie le dispute el poder. Sin el liderazgo del Partido, ninguno de los objetivos de modernización de China se puede conseguir ha sentenciado estos días un asesor del presidente, Ding Xuexiang. Para la prensa oficial, esta nueva comisión es un paso que apunta a una eficiente red de supervisión centralizada, unificada y con autoridad bajo la dirección del Partido El presidente Xi Jinping, durante el congreso Nacional del Pueblo AFP Una Administración centralizada con 26 ministerios, siete de ellos nuevos Con siete nuevos ministerios, donde destacan los de Cultura y Turismo, Gestión de Emergencias, Agricultura y Asuntos de Veteranos de Guerra, el Gobierno chino tendrá en total 26 carteras, entre las que figuran algunas comisiones como las de Salud y del Mercado Nacional para combatir los frecuentes escándalos alimentarios. Por su parte, el nuevo Ministerio de Recursos Naturales intentará poner orden en el frenético desarrollo urbanístico de China. La connivencia de los constructores con las corruptas autoridades locales para dar pelotazos inmobiliarios da lugar a expropiaciones irregulares de tierras que son un foco de tensión constante para el régimen, obsesionado con la sacrosanta estabilidad social para que nada amenace el poder del presidente Xi Jinping. uÛ F coj o x XN dXQXWMN- u pNWMJP HTZ C yZZXIMJTMIm BLGEWM 8 WF 4i UWGE XWO 5 O) 5 XW k G? L 8 tM LGEWM EW XWFYLME NLF WO WIDRC OWMEW O o x 8 bLXLF OLF JGLXDYELF RMYOD WM o x 8 vLMFDOE YLMXRYRLMWF WM ERWMX BLGEWM 8 WF