Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE JUEVES, 15 DE MARZO DE 2018 abc. es ABC Adiós al teórico del Big Bang Muere Stephen Hawking El poder de una mente privilegiada PEDRO GARCÍA CUARTANGO Stephen Hawking dijo en una ocasión que Dios no juega a los dados, pero los tira en lugares donde no los podemos ver La obra del científico británico no tiene otro empeño que descifrar las claves del Universo, que él intento formular en lo que se ha denominado como una teoría del todo El gran reto que se planteó Hawking fue conciliar los postulados de la física tradicional con los descubrimientos de la mecánica cuántica, centrada en el comportamiento de las partículas básicas. Las leyes definidas por Newton hacían perfectamente previsible la atracción entre los cuerpos o la secuencia temporal del desplazamiento de un objeto. Pero ya Einstein demostró que magnitudes como el tiempo y el espacio eran relativas e interactuaban entre sí. Hawking dio un paso más e intentó sacar las conclusiones que abrían los últimos avances de sus colegas mediante una investigación sobre las llamadas singularidades de un espacio- tiempo que desmontaban muchas de las certezas establecidas sobre el Universo. Es imposible condensar en tan pocas líneas sus aportaciones a la física, pero baste apuntar que fue Hawking quien desarrolló la existencia de los agujeros negros, grandes cantidades de concentración de materia que absorben la luz. Hawking habló de un Universo sin límites, en plena expansión como un globo irregular que se hincha, y teorizó la posibilidad de mundos paralelos a partir de procesos semejantes al Big Bang, que él define como una leve oscilación cuántica de la nada. En su último libro, titulado El gran diseño el físico británico sostuvo que no hay ninguna necesidad de recurrir a Dios para explicar el origen de la materia, aunque no pudo argumentar de forma convincente cómo fue posible ese salto cuántico del cual surgió la explosión cósmica que dio lugar a nuestro mundo hace 13.500 millones de años. Creía firmemente que la materia y sus leyes estaban inscritas en ese potencial de las partículas básicas, cuyos secretos todavía permanecen ocultos y que él intentó desentrañar a partir de los agujeros negros, que, según afirmaba, son un almacén de información que guarda la historia del Universo. Hawking, catedrático de Matemáticas en Cambridge desde 1979, ha sido uno de los grandes físicos del último siglo sin duda, el más popular después de Einstein pero también ha sido ejemplo de coraje moral al luchar desde que era joven contra una enfermedad incurable cuyo promedio de supervivencia son dos o tres años. Jamás se doblegó ante las adversidades y apuró la vida en unas condiciones extremas, creando una familia que fue su gran apoyo. Hoy rendimos homenaje a este científico que no sólo viajó con el poder de su mente por el Universo, sino que nos demostró además que nada es como parece. SOCIEDAD Stephen Hawking, liberado de su silla de ruedas durante el vuelo que en 2007 realizó a bordo de un avión con atmósfera cero