Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 21 DE FEBRERO DE 2018 abc. es estilo GENTESTILO TV 75 Los últimos deseos de Enrique de Dinamarca son cumplidos en su funeral Apenas 70 personas estuvieron presentes en la despedida del marido de la Reina Margarita, fallecido el 13 de febrero ROSALÍA SÁNCHEZ CORRESPONSAL EN BERLÍN T al y como expresó en vida que era su deseo, apenas 70 personas se reunieron ayer en la Iglesia de Christiansborg de Copenhague para asistir al funeral del Príncipe Enrique de Dinamarca, fallecido el 13 de febrero a los 83 años de edad. En compensación por la estricta intimidad del acto, el funeral fue televisado, marcando así un hito en la comunicación de las Casas Reales europeas. La Familia Real, RETRATO familiares del Príncipe y ami ¡Original, gos cercanos, empleados de impredecible, atrevido y la corte y unos pocos cargos francés! dijo el públicos, como la portavoz del capellán del Parlamento danés, Pia Kjaersbién atentamente el emdifunto gaard, y el primer ministro Lars bajador de Francia en DinaLokke Rasmussen, rindieron los marca, Francois Zimeray. máximos honores al marido de la ReiTras el fallecimiento del Prínna Margarita II, que se despidió de él cipe Enrique, el pasado martes, Zimecon serenas lágrimas en los ojos. ray lanzó a las redes sociales un menLa Familia Real danesa se mostró saje que rápidamente se convirtió en conmovida, pero también contenida y viral en Dinamarca: El Príncipe Enrisobre todo muy unida. Unos a otros se que era el más francés de los daneses apoyaban en el duro momento de la pér- y el más danés de los franceses Ayer dida, tomándose las manos entre sí y fue una de las frases más repetidas en consolando insistentemente a la viuda, el libro de condolencias de la capilla que esbozó una sonrisa de ternura cuan- ardiente, instalada durante tres días y do el capellán ErikNorman Svendsen que fue visitada por miles de daneses. se permitió mencionar, en tono distendido y amable, cómo Enrique a veces no Aspas en cruz estaba contento con su papel en la Fa- Al mismo tiempo que se celebraba el fumilia Real y que no tuvo miedo de ex- neral, alrededor de cien históricos mopresar su deseo de ocupar un puesto linos de Dinamarca fueron detenidos más destacado. ¡Original, impredeci- en señal de duelo, de manera que sus ble, atrevido y francés! dijo el capellán aspas formaron una cruz para honrar en su panegírico, que escuchaba tam- al marido de la Reina. La iniciativa fue idea de los representantes de la asociación de molineros, de la que el Príncipe era patrocinador desde 1988. Siguiendo su deseo, la Reina Margarita ha aceptado que su difunto marido no sea enterrado en la catedral de Roskilde, en el este del país, rompiendo con la tradición centenaria que rodea el descanso eterno de los monarcas y sus cónyuges. Enrique pidió ser incinerado y en cumplimiento de su voluntad se ha iniciado una nueva modalidad de protocolo real. El Príncipe dejó especificado que la mitad de sus cenizas fueran esparcidas en el mar y la parte restante depositada en una urna, que será enterrada en su jardín privado en Fredensborg. El duelo Las banderas en todos los edificios y barcos estatales ondean a media asta desde el miércoles y seguirán haciéndolo durante cuatro días más. La Casa Real danesa ha declarado un mes de duelo, lo que supone que ni la Reina ni el resto de la familia participará en actos sociales. Llevarán ropa de luto en sus apariciones oficiales y el personal de uniforme portará un brazalete en el antebrazo izquierdo. CORDON Las lágrimas de la Reina Arriba, la monarca con el Príncipe Federico y su nieto Cristian. Abajo, la Familia Real danesa en el funeral REUTERS Isabel II comparte primera fila con Anne Wintour en la pasarela de Londres Más allá de los deberes de su cargo, a la Reina de Inglaterra la hemos visto en los actos más variopintos de hecho, a sus 91 años su agenda oficial parece inagotable pero jamás se había sentado en el front row de una pasarela de moda. Esa cuenta pendiente la cumplió ayer al visitar la London Fashion Week y acomodarse junto a Anna Wintour, editora de Vogue USA Isabel II estuvo presente en el desfile de Richard Quinn, ganador del premio al Diseño Británico, que lleva el nombre de la monarca. Un galardón con el que se distingue su trabajo como joven talento. A tenor de las imágenes, la Reina pasó un buen rato, riéndose en un par de ocasiones durante el desfile ante los comentarios de Wintour. Sin embargo, no compartió el aplauso final del resto del front row. La monarca eligió para la ocasión un traje en azul de su modista de cabecera, Ángela Kelly, creadora del premio que ha recibido Quinn. Y sin salir del ámbito de la moda, ayer todas las apuestas apuntaban a que el traje de novia de Meghan Markle llevará la firma de... McQueen. REUTERS