Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 DEPORTES MIÉRCOLES, 21 DE FEBRERO DE 2018 abc. es deportes ABC Champions, ida de los octavos de final Un Barcelona desdibujado empata con su fantasma Willian, que estrelló dos balones en los palos, acertó tras el descanso, pero Messi aprovechó un error de la defensa del Chelsea para nivelar un duelo gris como no fuera que empezábamos a vivir más cerca del área del Chelsea. El Barça quería madurar el partido, cocer al rival, pero el Chelsea no se dejaba; y Messi y Suárez estaban demasiado solos como para hallar sus caminos. Los dos equipos pacientes con su guión, minimizando los riesgos. El Barcelona levemente mejor, el Chelsea velocísimo en cualquier intuición de contra. Y quien abrió la lata es quien más lo merecía: Willian, que después de dos palos encontró finalmente el camino del gol con un buen disparo desde la frontal del área. Clamoroso error defensivo del Barça, que necesitaba un gol para no condenarse a una vuelta agónica en el Camp Nou. Aleix Vidal entró por Paulinho. El guión de tantas eliminatorias en Stamford Bridge parecía repetirse, con un Barça previsible, incapaz de generar nada de interés, extraviado en su impotencia. Toda el ansia, ninguna idea. El Chelsea parecía saber de memoria lo que a cada momento iba a intentar su rival, y llegaba siempre a tiempo de abortarlo. Era desesperante. Y cuando más perdido parecía el Barça, el partido y la eliminatoria, otra vez Iniesta, otra vez Iniesta en Stamford Bridge, abrió una jugada imposible, bellísima, trabajada en sus aceros, y le entregó a Messi un balón franco, fantástico, redentor, para que empatara el partido, se librara del maleficio contra el Chelsea y resucitara a su equipo en la competición de todas las competiciones. Sólo en Stamford Bridge y sólo contra el Chelsea, a todo un Barcelona el Barcelona de Messi, Suárez e Iniesta un raquítico, agónico, extraordinariamente afortunado empate a uno puede llegarle a parecer una victoria. CHELSEA Courtois Moses Azpilicueta Christensen Rüdiger Marcos Alonso Willian Kanté Cesc (84) Pedro (83) Hazard Morata (83) Drinkwater (84) 1 BARCELONA Ter Stegen Sergi Roberto Piqué Umtiti Jordi Alba Busquets Rakitic Iniesta (91) Paulinho (63) Messi Suárez Aleix (63) A. Gomes (91) 1 GOLES 1- 0, m. 62: Willian. 1- 1, m. 75: Messi. EL ÁRBITRO Cakir (Turquía) Amonestó a Rakitic, Luis Suárez, Rudiger, Morata y Busquets. pacios, con los varios autocares del Chelsea muy bien plantados en el campo. A la media hora Willian, en notable carrera, desbordó a la defensa azulgrana y Rakitic sólo pudo pararle con una falta que le supuso la primera y merecida cartulina amarilla. Marcos Alonso chutó bien, pero Ter Stegen paró mejor. Era la clase de peligro local, no por escaso menos peligroso: otra vez Willian, en el 32, estrelló un soberbio disparo en el poste izquierdo. Momentos de manifiesta superioridad inglesa con un Barcelona como atemorizado por el rumor de sus fantasmas en Stamford Bridge. Dominio estéril El dominio del Barça, cuando estabilizaba sus posesiones, era estéril, y daba la sensación de que el Chelsea le cedía el balón, en determinadas fases del partido, para descansar defendiéndose. La derecha finísima de Willian estrelló un segundo balón en el palo. Lo mejor del Barcelona, el resultado. El descanso fue un auténtico alivio para los azulgranas. La segunda mitad empezó con el Barça algo más incisivo y el Chelsea más aculado, aunque bien podía tratarse de un espejismo. Daba la sensación de que, de fondo, los fantasmas continuaban danzando. Posesiones largas e intrascendentes de los barcelonistas, algo de Suárez en el 53, pero en general poca, muy poca cosa que consignar, SALVADOR SOSTRES e nuevo el Barça en Stamford Bridge, su estadio más difícil. De nuevo Messi contra el Chelsea, el único equipo relevante al que no había sido todavía capaz de marcarle un gol. Noche de examen para el Barcelona, de las que deciden una temporada. Los de Valverde salieron a no equivocarse y cada pequeño error lo aprovechaba el Chelsea para generar una mezcla de peligro y tensión a un Barça que dudaba en sus posesiones y que en general no estaba cómodo, como si le pesara la historia. Primeros minutos, pues, de pánico escénico visitante, sólo disimulado por alguna jugada aislada pero prodigiosa de Messi. El Barça tenía a Messi, el Chelsea a Hazard. El partido dependía cada vez más de lo que hacían los dos jugadores. Tacticismo extremo, donde la única improvisación dependía de las dos estrellas. Más que fútbol, parecía ajedrez, con todas las piezas minuciosamente colocadas. Paulinho, en el minuto 15, desaprovechó, de cabeza, en una considerable apología de sus limitaciones, una magnífica superioridad que había creado Messi. Los de Conte renunciaban paulatinamente a la posesión y esperaban alguna contra como los linces a la liebre que salta. El Barcelona aseguraba sus posesiones, pero le faltaba finura, y es- D El argentino salda cuentas con Courtois y con el club inglés SERGI FONT BARCELONA Dos factores se unían en Stamford Bridge para tratar de frenar a Leo Messi, que nunca había logrado batir al Chelsea y al que también se le atraganta bastante Thibaut Courtois. Sin duda una combinación con tintes de kriptonita para el argentino. El rosarino sumaba ocho partidos ante el equipo inglés sin marcarle un gol. También se le resistía el meta de los blues en la Champions. A Courtois tampoco le había marcado ningún gol en los dos duelos europeos disputa- dos hasta entonces, cuando el cancerbero defendía la portería del Atlético de Madrid. No obstante, ayer pasó factura y saldó cuentas con un gol que, además, volvía a meter en la eliminatoria al Barça, que iba perdiendo 1- 0. Tras batir el año pasado a Buffon, ahora su bestia negra es Petr Cech, al que ha sido incapaz de marcarle en las siete ocasiones en las que le ha tenido enfrente, todas ellas en duelos ante el Chelsea. Andrés Iniesta, que en 2009 anotaba el gol que metía a los culés en la final tras un pase de Messi, le devolvió el favor al argentino tras recuperar un balón perdido por el equipo inglés. El gol inicial de Willian, que sumaba dos palos, fue insuficiente para batir al equipo de Valverde, que solo ha sido capaz de ganar en una ocasión en Stamford Bridge, en la temporada 2005- 06. El Chelsea suma 18 goles desde fuera del área esta temporada y demuestra que es una de sus armas más potentes. Arthur, principio de acuerdo Por otro lado, hay que destacar que el Barcelona y el Gremio de Porto Alegre han llegado a un acuerdo para la incorporación la próxima temporada de Arthur, recordado por posar con