Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 21 DE FEBRERO DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 15 VIDAS EJEMPLARES TRIBUNA ABIERTA PACTO POR LA CIENCIA POR ION AROCENA A España le ha llegado el momento de decidir qué modelo de economía queremos tener y cuál es el papel que la I+ D +i debe jugar en ella N las últimas semanas, la política científica y tecnológica española ha sido objeto de interés público debido a varias noticias con amplia cobertura. Según los datos del INE, a pesar de la recuperación económica, la inversión en I+ D continuó perdiendo peso respecto al PIB en 2016 hasta el 1,19 del PIB desde 1,22 de 2015. Así, mientras el PIB crecía a un ritmo del 3,3 y la inversión privada en I+ D un 3 el gasto en I+ D del sector público descendía el 2,7 y el Gobierno tan sólo invertía el 38 de los fondos asignados en 2016 a I+ D en los Presupuestos Generales del Estado, su mínimo histórico. Por otro lado, si bien ya antes de la crisis, los PGE habían venido financiando de forma creciente la I+ D con cargo a las partidas financieras (préstamos y anticipos reembolsables) respecto a las no financieras (subvenciones) con la crisis, desde 2009, se produjo una reducción de las partidas destinadas a I+ D, particularmente las subvenciones, de forma que se incrementó el peso relativo de los préstamos en las ayudas a la I+ D +i. El uso continuado de los préstamos para financiar la alta innovación, que por definición consiste en proyectos con un riesgo inherente y unos plazos de maduración amplios, ha generado una problemática importante para nuestras empresas innovadoras. Una parte importante de ellas se encuentran en la actualidad altamente endeudadas. Lo anterior, unido a la rigidez administrativa de este tipo de programas, y a la falta casi absoluta de arbitraje de medidas que solucionen el problema creado, limita fuertemente su crecimiento, y su capacidad para competir, llegando a comprometer su viabilidad. En paralelo a la reducción de los recursos disponibles, las medidas de control del déficit y de gestión del riesgo de morosidad puestas en marcha por la administración endurecieron los criterios de acceso a dichas líneas y los requisitos de garantías. Una parte importante de las empresas, particularmente las start- ups y las pymes tecnológicas tienen dificultades para cumplir dichos requisitos o les resulta directamente imposible. Como consecuencia, las vías de financiación de la I+ D que el Gobierno pone a disposición de las empresas tienen requisitos tan restrictivos que éstas están renunciando a las mismas. Y lo anterior se refleja en que la ejecución de estas partidas fue del 41 en 2015 y de 23 en 2016. Todo lo anterior configura, a nuestro entender, un modelo de financiación e incentivación de la I+ D empresarial claramente disfuncional. A nuestro entender, es necesario un mix más equilibrado entre capital- subvenciones- préstamos, y que estos últimos se adapten al perfil de riesgo y a los tiempos de desarrollo de los proyectos, habilitando vías de flexibilización, y evitando que se convierta en una amenaza a la viabilidad de las compañías. Creemos que, como país, a España le ha llegado el momento de decidir qué modelo de economía queremos tener y cuál es el papel que la I+ D +i debe jugar en ella. Y desde luego, en la Asociación Española de Bioempresas (Asebio) trabajamos a diario para apoyar a nuestros gobiernos en la mejora del ecosistema innovador compartiendo nuestras ideas y conocimiento. En primer lugar, creemos que es necesario dejar de persistir en errores bien diagnosticados y en torno a los cuales hay un amplio consenso. Es necesario incrementar el presupuesto de I+ D en los PGE, con un peso más equilibrado entre subvenciones y políticas basadas en inversión en capital (Innvierte gestionado por CDTI) y partidas no financieras. En segundo lugar, es necesario abordar los problemas que las ayudas basadas en deuda han creado, articulando medidas estructurales como la flexibilización de la devolución de las ayudas, estableciendo mecanismos de renegociación que adapten los vencimientos al desarrollo de los proyectos de la compañía. Asimismo, se podrían arbitrar medidas de conversión en capital o en instrumentos híbridos que permitan la continuidad de la actividad y el retorno al Estado de futuros rendimientos. En tercer lugar, consideramos que ha llegado asimismo el momento de poner en marcha incentivos fiscales que dinamicen la inversión en empresas que realizan actividades de I+ D, con incentivos a la LUIS VENTOSO ANNA EN LA PELU Asombra que estadistas como la cupera mangoneasen hasta ayer a los catalanes E L ABC inversión en empresas innovadoras y en fondos de capital riesgo especializados, y, asimismo, se fomente fiscalmente la inversión en I+ D por parte de las empresas, mejorando las posibilidades de monetización de las deducciones de I+ D. Como Asociación que representa a la biotecnología española y agrupa en su seno al conjunto del ecosistema biotecnológico, Asebio y nuestros socios estamos dispuestos a asumir la parte del reto que nos toca. Tan sólo necesitamos un entorno estable favorecedor y un mayor compromiso y sensibilidad de nuestras autoridades para que el sector biotecnológico pueda incrementar sus inversiones y de esta forma, contribuir a mejorar la salud de nuestra I+ D +i. Lo anterior sólo será posible si existe una visión compartida, un compromiso a medio plazo y un amplio respaldo parlamentario que desde Asebio nos gustaría que cristalizara en un Pacto por la I+ D +i. ION AROCENA ES DIRECTOR GENERAL DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE BIOEMPRESAS (ASEBIO) OS románticos incurables observábamos a Anna Gabriel, gallarda en los fastos libertarios de octubre, y nos venía a la mente una versión borroka, morenocha y algo potolilla de la musa de La Libertad guiando al pueblo el celebérrimo cuadro de Delacroix sobre el levantamiento de París de 1830. Anna es hija de familia minera andaluza emigrada a Cataluña, de la CNT de siempre. Ella mantuvo esa querencia iconoclasta, pero se hizo separatista, como tantos acomplejados que intentan encajar en un entorno hostil abrazando el nacionalismo pata negra (para protegerme de la xenofobia me hago xenófoba) Ya en la cuarentena, padecía un acusado síndrome de Peter Pan. Estética de okupa púber, con camisetas superpuestas, vaqueros ajados y un flequillo delineado a hachazos (creación capilar de aquellas diputadas pro etarrillas de ceño siempre iracundo, apodadas Las Nekane Anna, audaz, libérrima, sorprendió al mundo proclamando que lo de tener padres es una antigualla, a los hijos debe criarlos la tribu la comuna. El modelo tradicional tiende a convertir a niñas y niños en conservadores Anna era valiente. Le daba sopas con honda a Rosa Luxemburgo. Se tronchaba de risa en los días del golpe, mientras exigía airada al locuelo Puigdemont que pisase el acelerador hasta el final. El Estado español era una reliquia paleolítica, remota, incapaz de salir del sopor y poner diques a semejante ola de libertad. Pero nuestros rebeldes guardan un alma secreta de funcionarios, porque se han criado en una nación de buen vivir, la España del siglo XXI. Había otra Gabriel, muy convencional: licenciada en Derecho, profe en la Autónoma de Barcelona, diputada, amante devota de su familia andaluza y murciana. Una ácrata tan burguesa que hasta tenía pareja estable y ¡horror! masculina. Las semanas iban pasando. Anna se percató de que el jefe del golpe, Junqueras, seguía recibiendo el rancho en un hostal del Estado. Entonces le entró el tembleque e hizo un Puigdemont. El mundo es enorme. Podría haberse refugiado en el edén bolivariano de Nicolás, destino acorde a su ideología. Pero no la motivó la perspectiva del desabastecimiento, ni el riesgo de que te desgracien el físico en un atraco. Así que se fue a la pelu, abdicó del flequillo cortado a motosierra y se acantonó en Ginebra, meca de la banca suiza y una de las cinco ciudades más caras del planeta. Un lugar de orden y lujoso muermo, a orillas del hermoso lago Lemán y con montañas nevadas al fondo. Anna ha hecho un capitán Araña embarquémonos y váyanse como Rull, Turull, Forcadell, Romeva, Torrent, Rovira, los evadidos belgas... Todos se amilanaron tras descubrir que no habían estado jugando a la Play, como creían, sino que sus actos delictivos tenían unas inevitables consecuencias penales. Un elenco estrafalario y berlanguiano. En realidad, inaudito. Pasma que estadistas del caché de la cupera ginebrina mangoneasen hasta ayer el destino de los catalanes. El pueblo del seny secuestrado por una tropa antisistema. Anna disfruta del lago Lemán, mientras Cataluña ve volar a sus empresas. El procés. Qué maravilla. Ya hemos descubierto para qué ha servido. Para cambiarse de peinado.