Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 19.2.2018 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.307 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. Centralita ABC 91 339 90 00. RAROS Y MALDITOS Valerie Solanas TORO IRÁ BIEN Se fugó de casa a los 15 años y vivió de la prostitución y la mendicidad. Le disparó a su amigo Andy Warhol, que sobrevivió con graves secuelas. Fue autora de un manifiesto que propugnaba cortar en pedazos a los hombres que vendía por las calles de Nueva York. Acabó sus días en la más absoluta pobreza SALVADOR SOSTRES PORNO Desvincular el sexo del amor ha sido el error fundamental del que han emanado las mayores tragedias de nuestra era EL AZOTE DE LOS VARONES PEDRO G. CUARTANGO J V alerie Solanas murió en 1988 en una institución benéfica de San Francisco. Tenía 52 años y muy pocos se acordaban ya de la mujer que había atentado contra la vida de Andy Warhol dos décadas atrás. Escritora, lesbiana y feminista, Solanas se rebeló contra una sociedad que la había maltratado desde su infancia cuando sufrió abusos de su padre. A los 15 años, Valerie se fugó de su casa en New Jersey y vivió de la prostitución y la mendicidad. Su vida cambió cuando conoció a Andy Warhol en 1966, que le prometió producir su obra Up your ass. El artista no cumplió su compromiso y a cambio la ofreció un pequeño papel en una de sus películas. Pero Valerie no quedó satisfecha y fue a pedirle explicaciones. Se encontraron en el ascensor y subieron juntos a las oficinas donde trabajaba Warhol. Allí sacó un revolver y disparó tres veces contra él. La última bala le atravesó el cuerpo. Warhol sobrevivió con graves secuelas y Solanas fue internada en un hospital psiquiátrico de Nueva York. Fue condenada a tres años de reclusión, que cumplió en un centro para enfermos mentales. Tras quedar en libertad, se dedicó a enviar cartas amenazadoras a su víctima y a otros conocidos, por lo que fue confinada de nuevo. En uno de sus escritos, Warhol, que no quiso declarar en el juicio contra su agresora, afirmó que Valerie era una persona interesante y divertida, a la que apreciaba, pero que se alejó de ella porque le acosaba con su presencia y sus incesantes llamadas telefónicas. Valerie Solanas había realizado algunos cursos en Berkeley y Maryland y era una ávida lectora. Estaba fasci- SCUM Solanas vendía su opúsculo en las calles de Manhattan a distintos precios: un dólar para las mujeres y 2,5 para los varones Warhol reconoció que Valerie era una persona divertida, pero que no la soportaba porque se sentía acosado por ella nada por la obra de Freud. A mediados de los años 60, antes de atentar contra Warhol, había redactado el manifiesto SCUM, siglas de Society for Cutting Up Men, que se traduciría literalmente como sociedad para cortar en pedazos a los hombres SCUM era un opúsculo en el que propugnaba la superioridad genética de la mujer y defendía que había que acabar con todos los hombres excepto los homosexuales. La propia autora ven- día su manifiesto en las calles de Manhattan a un dólar para las mujeres y 2,5 para los varones. Los últimos años de la existencia de Solanas fueron una pesadilla. Deambulaba enferma y sin dinero de forma anónima por diversas ciudades del país, proscrita por la maldición de haber disparado contra Warhol. Una neumonía acabó con su vida. Fue enterrada en el cementerio católico de la iglesia de Saint Mary en Virginia, a donde hoy acuden a honrar su memoria jóvenes que han leído su biografía o han visto los documentales que circulan por las redes. Seguramente nunca creyó que llegaría a ser un personaje de culto de aquella América inconformista de los 60. Verbolario Parodiar, v. tr. POR RODRIGO CORTÉS Homenajear sin reverencia. uan Manuel de Prada tiene razón cuando dice que la pornografía te va matando el alma y que masturbarse es de perdedores. Ambas cosas he podido constatarlas por experiencia propia. Desvincular el sexo del amor ha sido el error fundamental del que han emanado las mayores tragedias de nuestra era, tal como hartarse en Navidad de regalos y capones sin haber entendido y asumido que el Nacimiento es celebrar una victoria que no ha tenido lugar. Masturbarse y hacerlo bastante tiene mucho que ver con el facilismo de nuestra era de gastar toda la fuerza en simulacros. He crecido notando cómo efectivamente el porno, y sobre todo el porno actual, de fantasías tan concretas y de consumo tan inmediato, iba atrofiando mi relación emotiva y vital con el sexo, con mi sexualidad: hasta llegó a modificar mi forma de desear, reduciéndola a la anécdota morbosa y despojada de cualquier afectividad, y acabé interiorizando que el sexo era una guarrada como las que solía buscar por internet. Me fui volviendo egoísta que es el mayor vicio de la Humanidad buscando sólo mi caprichoso placer solitario, sin preocuparme de haber dado nada antes, y dejé de sentir ninguna emoción en los encuentros reales, ni que sólo fuera la que a los hombres nos sirve para levantar acta. De tanto bajar al supermercado, mi alma se quedó en uno de sus estantes, y aunque el cuerpo me respondía aún, mi deseo podrido por el porno desfiguraba el proceso y no me brotaba el ímpetu ni siquiera para expresar el amor más sincero. También dijo Prada que el porno conducía a la perversión, y también por ello fue linchado, pero es cierto que la experimentación sexual la carga el diablo, y que cuando has visto mil películas de un cantar, quieres mil de otro; y así sucesivamente hasta que, con todo ya banalizado, es sólo cuestión de tiempo que un día te pases de la raya. ¿Quién no pagaría lo que le pidieran si le chantajearan con hacer público su historial de navegación? La ciencia sin Dios esto lo dijo Ratzinger conduce a Auschwitz.