Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 14 DE FEBRERO DE 2018 abc. es deportes DEPORTES 57 GRADA DE PREFERENCIA DE LA TEMPORADA FERNANDO R. LAFUENTE HASTA QUE LLEGÓ SU HORA Al Madrid sólo le queda regresar a sí mismo. Pero en eso lleva desde septiembre. Con relámpagos luminosos y estrambotes memorables S Kylian Mabppé, junto a Lassana Diarra ayer en el Bernabéu AFP Kylian Mbappé Dos veces no al Real Madrid Hoy pisa por primera vez el Bernabéu, un campo del que renegó en 2012 y en 2017 R. CAÑIZARES MADRID Quince kilómetros al noreste de París, en el suburbio de Bondy, algo más de 50.000 habitantes conviven en este barrio del extrarradio de la capital gala, lugar que fuera hogar del caremunés Wilfried, la argelina Fayza, y el congoleño Jirès Ekoko. Son los progenitores y el hermano adoptivo de Kylian Mbappé (20 de diciembre de 1998) el señalado como heredero de Cristiano y Messi: El chico es un reflejo de sus padres. Ambos fueron deportistas y siempre mostraron un exquisito cuidado con su educación. Es tan bueno con el balón como sin él. Para sus padres, primero está la persona y luego el futbolista recuerda Jean- François Sune, actual director deportivo del A. S. Bondy, el club donde Mbappé se formó hasta los 13 años, en el que su padre jugó como profesional antes de ejercer de técnico, y en el que su madre fue jugadora de balonmano. Tras aquellos primeros pasos, y con el espejo de Jirès bien presente (también es futbolista y juega en el Bursaspor) Kylian recaló en la escuela de ta- Cristiano Ronaldo y Kylian Mbappé, en el año 2012, cuando el galo estuvo de visita en Valdebebas valorando su fichaje por el Madrid lentos de Clairefontaine, la academia de la Federación Francesa de fútbol que reúne a sus mayores promesas de entre 13 y 15 años. Allí estuvo un año, antes de pasar a la cantera del Mónaco, a pesar de la insistencia de Zidane, entonces asesor de Florentino, para llevárselo al Madrid. El hoy técnico blanco fue el primer futbolista al que Kylian le pidió un autógrafo y el motivo por el que juega con el pelo rapado: Yo era un niño y tuve la suerte de sincerarme con mi ídolo y el mejor francés de la historia. Fue un momento genial, pero no quería marcharme tan pronto. No habría funcionado. Por eso elegí el Mónaco confesó Mbappé hace un año, cuan- do le recordaron su paso por Valdebebas en diciembre de 2012 para fichar por el club blanco. Fue la primera vez que le dijo no al Madrid. La segunda sucedió el pasado verano. Mónaco y club blanco tenían un acuerdo de 160 millones, más 20 en variables, que finalmente no se ejecutó. A Mbappé no le seducía la idea de competir con la BBC y ver estancado su crecimiento. Y, además, apareció el PSG: Es como si un niño madrileño del Madrid tiene la oportunidad de jugar en su equipo y se va a otra parte, a otro país. No, no. Quería jugar en el PSG Su explosión Mbappé empezó a amar el fútbol por Zidane, y terminó definitivamente de enamorarse de él por Cristiano, cuyos pósters empalelaban las paredes de su habitación de la casa familiar de Bondy: Se tiraba horas viendo vídeos de él por internet recuerda su padre, hoy agente de su hijo con la ayuda de Verheyden Cognard, un prestigioso bufete de abogados de París especializado en deportistas de élite. La pasada temporada, año de su explosión, acumuló 26 goles y 14 asistencias en 44 partidos. Esta, suma 15 dianas y 14 pase de gol en 31 encuentros. Números de élite para un crío de 19 años que hoy se estrena en el Santiago Bernabéu, el estadio que dos veces pudo ser su casa. u hora será cuando suenen las campanadas de las veinte cuarenta y cinco. No sonará, sin embargo, la extraordinaria banda sonora de Ennio Morricone. Sergio Leone dirigió una película excepcional. Zidane tendrá que lidiar con lo que él tiene y ha elegido. Ha llegado su hora. La hora más complicada desde que tomó asiento en el banquillo. Para unos hoy, después del partido, será el Día de los Enamorados; para otros, el mismo día, será el Miércoles de Ceniza, cuestión de perspectivas. En un poema lejos de lo común, como es Ash- Weednesday (Miércoles de ceniza) del nobel T. S. Eliot, uno para preparar el encuentro ante los parisinos puede ir calentando motores recitando lo siguiente: porque sé que el tiempo es siempre tiempo el lugar es siempre y solamente el lugar y lo que es actual lo es sólo por una vez y sólo para un lugar me regocija que las cosas sean como son Y como son es que el PSG llega con la delantera más potente que ha pasado por el Bernabéu esta temporada, a sumar, el espléndido momento de Di María, el equilibrio de Verratti, las incursiones de Alves ¿quién protegerá a Marcelo con la acometida por esa banda de Alves y Mbappé? y el muro de Lass. Al Madrid, ahora que le ha llegado la hora, sólo le queda regresar a sí mismo. Pero en eso lleva desde septiembre. Con relámpagos luminosos y estrambotes memorables. Contragolpe, contundencia (en la defensa, cualquiera marca en Chamartín) y presión en el centro del campo. Y después creer en el milagro de que Benzema resucite, que Bale apoye a Nacho, porque en esa banda estarán Kuzawa y Neymar. Y aquí está una de las claves, si los tres de arriba, los llamados BBC, consideran la línea de separación de campos, territorio prohibido y no bajan, el Madrid lo va a tener complicado. Veremos ese factor Champions si motiva o encoge. Otra clave es no encajar, pero eso, en fin, después de lo visto, suena a quimera. Ahorremos al lector lo obvio. Sí quedará París, pero vaya uno a saber si entonces vale una misa.