Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 CULTURA MIÉRCOLES, 14 DE FEBRERO DE 2018 abc. es cultura ABC Trece años después Los tribunales de la Santa Sede sentenciaron en firme a favor de las parroquias aragonesas Los fallos no tardaron en llegar. Y todos dieron la razón a la parte aragonesa. El primer pronunciamiento judicial lo dictó en 1998 la Congregación de los Obispos, y lo ratificó luego el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica en 2002, que emitió sentencia definitiva y firme. Ordenó que se devolvieran a Aragón todas esas obras de arte tras ir bailando las cifras con el paso de los años, el último inventario del Obispado de Lérida contabiliza 111 piezas Sin embargo, esa sentencia firme de 2002 quedó en papel mojado. La parte catalana aún emprendió un último intento judicial, con un recurso ante el Tribunal de la Rota que, sin embargo, fue tumbado por este en el año 2008. EFE Cascada de sentencias Ante la cascada de sentencias en su contra, el Obispado de Lérida tuvo que plegarse a admitir que, efectivamente, esos bienes eran de Aragón. Pero se inhibió en su devolución y, de acuerdo con la Generalitat, argumentó que esas piezas formaban parte de una colección inseparable la del Museo de Lérida catalogada como patrimonio catalán y, por tanto, solo con autorización de la Generalitat podía salir del Museo ilerdense. Esa tesis del Obispado y del Gobierno catalán, sin embargo, se vio truncada en mayo de 2015 con una sentencia del Tribunal Supremo en la que se subrayó que los bienes de la Franja son aragoneses a todos los efectos, y que no hay catalogación que valga en Cataluña ni supuesta unidad museística si son reclamados por sus legítimos propietarios. Pese a ello, con la anuencia del Obispado de Lérida, esas más de cien obras de arte sacro han seguido retenidas en el Museo de Lérida, tutelado por la Generalitat, el mismo museo al que tuvo que ir la Guardia Civil hace dos meses para intervenir obras de arte del oscense Monasterio de Sijena. Algunos de los bienes de la Franja que se encuentran en el Museo de Lérida Bienes de la Franja: 43 parroquias demandan al Obispado de Lérida Las iglesias aragonesas denuncian el secuestro de un centenar de obras ROBERTO PÉREZ ZARAGOZA Cuarenta y tres parroquias aragonesas han apoderado al Obispado de Barbastro- Monzón, en Huesca, para presentar una demanda contra el Obispado de Lérida por secuestrar un centenar de obras de arte, los conoci- dos como bienes de la Franja La demanda se formalizó ayer ante los juzgados de Barbastro, y llega trece años después de que los tribunales de la Santa Sede sentenciaran en firme a favor de las parroquias aragonesas, sentencia que nunca ha llegado a cumplirse. El caso se remonta al año 1995. Fue cuando la Santa Sede aprobó un nuevo mapa eclesiástico que modificó los límites de la Diócesis de Lérida: decenas de parroquias aragonesas dejaron de pertenecer a ese Obispado y pasaron a quedar integradas en diócesis aragonesas, de su región natural. El problema es que parroquias y parroquianos volvieron a Aragón, pero no así sus obras de arte sacro, que Lérida siguió reteniendo. Esas más de cien piezas de elevado valor habían sido trasladadas a Lérida hace más de un siglo por orden del Obispado ilerdense. Acabaron nutriendo los fondos del Museo Diocesano Comarcal de Lérida, regido por un patronato del que forman parte tanto la Diócesis como la Generalitat catalana, así como el Ayuntamiento y la Diputación provincial de Lérida. Tras aquella reordenación del mapa eclesiástico llevada a cabo en 1995, las parroquias reclamaron en vano al Obispado de Lérida que les devolviera sus obras de arte. Ante la negativa, emprendieron un pleito en la jurisdicción eclesiástica, dado que el asunto hacía referencia exclusivamente a sujetos y objetos de la Iglesia los acuerdos entre España y la Santa Sede dan plena validez a estas instancias judiciales eclesiásticas Una iniciativa de la Fundación Callia Los premios iberoamericanos de Mecenazgo celebran su IV edición ABC MADRID El próximo día 26, justo el día después de que la 37 edición de ARCO cierre sus puertas, tendrá lugar la entrega de los IV premios iberoamericanos de Mecenazgo, una iniciativa social impulsada por la Fundación Callia y su presidenta, Carmen Reviriego, que reconocen cada año la labor llevada a cabo por dos grandes mecenas, uno español y otro hispanoamericano. El evento congregará a un centenar de gran- des empresarios, coleccionistas y mecenas procedentes de América Latina y España. Este reconocimiento pone en valor la figura del mecenas, actualmente más relevante que nunca por su labor en la conservación, promoción y difusión del patrimonio y el talento artístico de Iberoamérica. Según Carmen Reviriego, estos premios se consolidan como una incubadora de grandes mecenas en la que los premiados inspiran a través de su ejem- Carmen Reviriego ABC plo a todos los presentes en la ceremonia. La motivación de llevar a cabo este reconocimiento surge de la necesidad urgente de modernizar y de americanizar la sociedad iberoamericana en relación al compromiso social con el arte Entre los premiados de ediciones anteriores se ha reconocido la labor de mecenas como Patricia Phelps de Cisneros, Carlos Fizt- James Stuart, duque de Alba; Elena Ochoa Foster, Bárbara Garza Lagüera, Mayte Spínola o Solita Cohen. El jurado de los galardones está formado por Konrad O. Bernheimer, Miguel Falomir, Carmen Iglesias, Gabriela Ortiz de Garza, Carmen Posadas, Guillermo Solana y Carmen Reviriego.