Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN LLUVIA ÁCIDA PUEBLA MIÉRCOLES, 14 DE FEBRERO DE 2018 abc. es opinion ABC DAVID GISTAU SAN VALENTÍN Me gustaría que este texto solemne sirviera para que el autor no tuviera que anunciar en casa que este San Valentín no hay sorpresa sino fútbol IENTRAS escribo esto, martes, me siento unido por lazos invisibles a todos aquellos que en los últimos días recibieron indirectas de su pareja acerca de la supuesta preparación de una cena sorpresa por San Valentín, quién sabe si con tunos o mariachis, quién sabe si con un anillo hábilmente deslizado en el interior de una copa de champán, y no supieron confesar que jamás satisfarían ese anhelo porque el día de los enamorados, este año, está ocupado por el Real Madrid- PSG. Que no digo yo que no sea bonito mantener prendida la llama romántica incluso en un matrimonio de larga duración y a una edad a la que, en sirviéndose los postres, uno piensa más en llegar a casa a tiempo de ver el capítulo de una serie antes de quedarse dormido que en cualquier hazaña de la pasión erótica, requiéranse o no disfraces y argumentos plagiados del cine porno. Pero es que vienen Neymar y M Bappé. ¡La Grande Armèe ad portas! Y aunque nada nos gustaría más que sentarnos a media luz en un restaurante caro, con los mariachis esperando una señal, para repasar uno por uno los hermosos instantes compartidos en la convivencia, en este momento existe un impedimento, eso que desde que el ser humano vive en sociedad y con conciencia de su propia indefensión ante el enemigo exógeno se llama sentido del deber. En estos momentos resuenan en nuestra memoria todos los emocionantes discursos, cuando no arengas, en los que hombres conscientes de su compromiso con la tribu fueron conminados a relegar su familia y sus sentimientos para hacer frente a aquello que venía a quedarse con todo. Pericles ante la pira funeraria de los atenienses. Churchill, por supuesto, prometiendo sangre, sudor y lágrimas, no mariachis. De Gaulle convocando en Londres a los restos de la Francia Libre. Shakespeare y los happy few del día de San Crispín. Comparable es esta ocasión que nos obligará a unos cuantos paladines resueltos, determinados, decididos a renunciar al placer inmenso de cenar en pareja en la noche de San Valentín, a envolver en papel de aluminio un bocata, esconder una petaca en algún bolsillo interior del abrigo y ocupar nuestra posición en esa grada del Bernabéu donde se decidirá el futuro de la civilización occidental en una ocasión si cabe más azarosa que la de Termópilas. Llevaré, querida, un foulard tuyo prendido del brazo, te lo aceptaré en el mismo andén del tren, entre el vapor, pintados los vagones con proclamas belicistas. Y me verás partir, si te dicen que caí, ay Carmela. Y, al llegar al punto de reunión habitual, podremos comprobar cuáles fueron aquellos que, reclamados por la hora definitiva de la Champions, no supieron desasirse de la invitación a desertar cursada por el amor y permanecen en la retaguardia entre profiteroles y mariachis. Cómo me gustaría que este texto solemne sirviera para que el autor no tuviera que anunciar en casa, personalmente, que este San Valentín no hay sorpresa sino fútbol. Pero me temo que mi esposa no me lee. M VIVIMOS COMO SUIZOS ROSA BELMONTE EL BOTÓN ROJO Lo de machista es un comodín para comodones. A veces es preferible llamar a alguien gañán o botarate G RANADOS ha implicado a Cifuentes y Aguirre en la caja b y a Cifuentes y González en la cama b. En su deposición del lunes, situó a Cifuentes en el núcleo de poder de campañas que no se pagaban con fondos oficiales (hasta que acabó su supuesta relación sentimental con Ignacio González) Querellas aparte, la mujer al frente de la Comunidad de Madrid ha calificado la verborrea de Granados de cúmulo de falsedades Ana Rosa Quintana ha preferido hacer una pregunta: ¿Dónde están las mujeres? Creo que las mujeres tenemos que apretar el botón rojo de machismo, pero es que de tanto apretarlo está descolorido. El mismo botón que debimos pulsar cuando tras el debate de Arias Cañete y Elena Valenciano, él justificó su rabicorta actuación: Si haces un abuso de superioridad intelectual, parece que eres un machista y estás acorralando a una mujer indefensa Eres machista si pretendes tratar bien a una mujer y eres machista si cuentas que ha estado liada con alguien. Una revelación con dos direcciones y dos matrimonios. En lugar de machista (comodín para comodones) podemos llamar a uno gañán y al otro botarate. ¿Y si lo que se filtra es un vídeo con arneses donde el importante es un hombre qué clase de machismo es? En una entrevista de 2010, Gay Talese le decía a Bárbara Celis que la llegada de las mujeres a la prensa y otras posiciones de poder había conver- tido los escándalos sexuales en noticia. Cuando yo trabajaba en The New York Times todos los jefazos tenían líos sexuales, pero no se hacían públicos. Y todos sabíamos que el presidente Kennedy tenía muchas amantes, pero a nadie se le ocurría escribir sobre ello. La vida sexual de la gente no era noticia Aseguraba que la entrada de la mujer en el mundo laboral había redefinido lo que era noticia. Según entiendo al atildado Talese, hablar de líos sexuales públicamente no sería machismo sino feminismo. Amárrame los pavos. Menos mal que las mujeres no mandan en los periódicos. No es un movimiento organizado, los medios de comunicación sólo reproducen estereotipos. Los hombres mandan y los hombres eligen a otros hombres porque les resulta más cómodo. Y se ve que las pocas mujeres que se cuelan están ávidas de que haya sexo en las páginas. Ya está bien que los hombres se tapen entre ellos. Pero si se cuenta que Rubia de pelo largo ha tenido un lío con Moreno de mecha blanca en cogote estamos ante una perrería machista. Ya no sé a qué atenerme. Por ejemplo, con la huelga del 8 de marzo. Pretende ser no sólo laboral sino también de consumo, de estudio y de cuidados. Mi ignorancia será la de Arrimadas, pero lo de los cuidados me fascina. Si cuido a mi madre, ¿la dejo morir de hambre y mugre por la huelga? Esto sí es revolucionario. Hija, me muero. Pues encomienda tu alma a Dios, da un grito de ¡Viva España! y muere como una feminista. Hola, soy el general Moscardó de las huelguistas. Cuando el régimen talibán de Afganistán estaba en lo más alto de su barbarie contra las mujeres, fantaseaba con que todas se suicidaran y ellos tuvieran que intimar con cabras y gallinas. No dejaba de ser una fantasía. Esto parece real pero un poco el chufla chufla de Miguel Ligero no queriéndose apartar con su burro de la vía aunque llegara el tren. En una de las entregas de premios de Hollywood de hace unas semanas, William H. Macy dijo que era duro ser hombre estos días. Más duro es ser mujer. Tenemos lo de siempre (incluido que nos metan mano alrededor de la Kaaba; ¿pero dónde está la noticia? Y encima nos dicen qué tenemos que pensar, hacer o apretar.