Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 14 DE FEBRERO DE 2018 abc. es ENFOQUE 5 Manuel Chaves y Magdalena Álvarez se pasan una caja de caramelos durante la declaración de Guerrero, ayer, en la Audiencia de Sevilla EFE El juicio de los ERE Huele a agua de borrajas en Sevilla ÁLVARO MARTÍNEZ Ochocientos millones de euros distraídos, dos expresidentes de la Junta andaluza y el PSOE en el banquillo, junto a una exministra, media docena de exconsejeros y de ex directores generales, un par de exjefes de gabinete y exinterventores y un centenar más de intermediarios y beneficiarios que manejaron el arte de la mano puesta en cazoleta (como donante o captante) a través de la partida presupuestaria 31 L del Presupuesto... Hablamos de un imponente Mulhacén de billetes, como para asar una ganadería entera, en teoría destinados a Expedientes de Regulación de Empleo, dinero de los parados que terminó malversado en bolsillos que no debían percibir un euro. O en juergas con cocaína y copas en bares con lucecitas de neón en la puerta. O en propiedades inmobiliarias como para reedificar un par de Manhattans. O en jugosos fondos de inversión. O, incluso, literalmente debajo del colchón de algún espabilao con amor de madre. Este torrente de indicios clamorosos, de pruebas incontestables de fraude masivo, de antiguas confesiones a calzón quitao y tirando de la manta que ahora se desmienten con un yo solo pasaba por allí entran dentro de una nueva escenografía del caso tendente a quitarle todo el hierro al fraude. El primero, el tribunal juzgador que les ha retirado la acusación de asociación ilícita pues cree que quienes se sentaban alrededor de una mesa para aprobar, con papeles oficiales de por medio, un fondo de reptiles que iba esfumando con el arte de la mangoleta, no tenían un plan establecido previo ni una jerarquía, es decir, que no eran una banda sino dice el tribunal unos codelincuentes que es exactamente lo que suelen ser todos los miembros de una banda. Antes, la lentitud en la última instrucción del caso había dejado fuera del juicio, por prescripción, varias piezas y decenas de agraciados con los dineros de la 31 L se fueron de rositas. A echar cubos de agua al asunto acude presta también la progresía mediática que con los grandes pilares del socialismo andaluz sentaditos en el banquillo no considera el asunto de mucho interés y lo despacha con displicencia de su parrilla informativa Donde estén un Granados o un Bigotes... Y remata la faena Susana Díaz, que lleva un par de días hablando de la cacería de Chaves y Griñán Total, ¿qué son 800 millones de euros del dinero de los parados defraudados en la segunda comunidad con más paro de España? Huele a agua de borrajas en la Audiencia de Sevilla. ESPAÑA