Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 CULTURA DOMINGO, 11 DE FEBRERO DE 2018 abc. es cultura ABC SCOTT FITZGERALD Sus cuentos perdidos llegan a España ABC habla en exclusiva con Anne Margaret Daniel, editora del volumen que Anagrama publica el 28 de febrero y responsable del archivo del autor en Princeton INÉS MARTÍN RODRIGO MADRID E n abril de 1940, Francis Scott Fitzgerald (1896- 1940) confesaba a su esposa Zelda en una carta: Dios mío, soy un hombre olvidado Aquel sentimiento de frustración y fracaso le había invadido en la última década. Lejos quedaba la gloria literaria que había alcanzado con El gran Gatsby (1925) y Suave es la noche (1934) Encaramado a un Tiempos modernos tren de vida difícil de sostener, tanto De aquel material que entonces material como emocionalmente, el ma- nunca vio la luz surgen los dieciotrimonio Fitzgerald se tambaleaba en- cho relatos que componen el votre el alcoholismo de él y lumen Moriría por la frágil salud mental de ti y otros cuentos Oscuridad ella. Las facturas se acuperdidos (AnagraLos 18 relatos mulaban y el autor tuvo ma) cuya edición que entregarse a una fa- fueron escritos en ha corrido a cargo ceta de su oficio que no la década de 1930, de Anne Margaret una época muy le satisfacía en exceso: la Daniel, responsaescritura de relatos para ble del archivo del escridura para el las revistas de la época. tor en Princeton, y que escritor Muchas de aquellas hisllegará a las librerías estorias aparecieron en pupañolas el próximo 28 de blicaciones como Esquire o The Sa- febrero. Sus herederos me ofrecieron turday Evening Post esta podía lle- editar estos cuentos. Me proporcionagar a pagarle por pieza hasta 4.000 ron copias de algunos, incluido un grudólares, lo que equivaldría a unos 55.000 po que fue descubierto entre papeles actuales pero otras muchas queda- familiares en 2012. El resto estaba en ron inéditas. Algunas fueron rechaza- el archivo de la Universidad o en bidas directamente por los editores bliotecas privadas recuerda Daniel, Scott Fitzgerald, tozudo y orgulloso, en conversación con ABC. En ellos, Scott se negaba a hacer los cambios que le pedían, ya fuera cortar o reescribir otras fueron descartadas por el propio escritor y unas cuantas simplemente se perdieron, traspapeladas en el ingente archivo que fue metódica y obsesivamente conformando hasta su repentina muerte, el 21 de diciembre de 1940, a los 44 años, víctima de un ataque al corazón. Francis Scott Fitzgerald, en una imagen inédita del archivo de Princeton Fitzgerald despliega todo su talento y, a través de un personalísimo humor, toca temas como el divorcio, el suicidio, la desesperación, el amor, la compasión, la alegría, las relaciones familiares, el desempleo, los efectos del crack del 29... y hasta el negocio editorial. De hecho, el manuscrito del rela- to que se centra en el sector que Scott Fitzgerald vivió tanto como padeció fue comprado por la Universidad de Yale en 2012 por 194.500 dólares y publicado en marzo del año pasado por la revista The New Yorker con gran regocijo por parte de sus lectores, que se relamían ante lo que estaba por lle- Un inmenso legado de cartas, recortes, notas, manuscritos e historias inéditas Scottie Fitzgerald Lanahan, la única hija que tuvieron Scott y Zelda, donó el archivo de su padre a la Universidad de Princeton tras una negociación que se prolongó durante una década. Lo guardaba prácticamente todo, desde cheques a recortes de periódicos y notas garabateadas, además de los manuscritos de todos sus escritos asegura Anne Margaret Daniel. Eso lo convierte en uno de los archivos literarios más importantes de Estados Unidos y en la mejor herramienta para investigadores de la obra de Scott Fitzgerald. De hecho, aún queda material inédito: Hay muchos fragmentos de historias, inacabadas y abandonadas, en el archivo; él no los consideraba relatos y permanecen inéditos, para que puedan ser estudiados Y quién sabe si algún día publicados... Testimonios A la izquierda, un cheque que Francis Scott Fitzgerald cobró en su momento. A la derecha, una carta de John Dos Passos en la que elogia Suave es la noche y otra de Tom Wolf donde le dice que es lo mejor que ha escrito