Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 11 DE FEBRERO DE 2018 abc. es espana ESPAÑA 31 Combatir al narco en su tierra: el triángulo de la droga Luchar contra el narco en su territorio es una misión complicada Las palabras las suscriben quienes batallan día a día con el narcotráfico en el bautizado como triángulo de la coca gallego. Los vértices de este escenario hostil los marcan las localidades de Cambados, Vilanova de Arousa y A Illa. Son lugares en los que hay ojos debajo de las piedras. Si los pisas, ellos lo saben explica un agente de un cuerpo especializado de la Guardia Civil. Y es que, a pesar del evidente rechazo social que la sociedad muestra hacia esta negocio, a medida que uno se aproxima al entorno del narco gana peso la ley del silencio e incluso la protección y la colaboración. Los agentes cuentan con hilos y colaboradores que los ayudan a la hora de adentrarse en determinados ambientes, pero los riesgos, aseguran, son máximos. Nunca sabes si te van a estar vendiendo o si un avisador de los suyos te va a levantar Tanto es así que en esta suerte contrapersecución los propios agentes hayan llegado a ser fotografiados y perseguidos por las bandas que tratan de desmantelar. dieron su apellido a clanes míticos como el de los Charlines o los Oubiña el mapa del narconegocio en Galicia ya no es tan fácil de estratificar. Quedan algunos grupos familiares como los Lulús en la Costa da Morte, pero fuentes de la lucha antidroga inciden en que ese narcotráfico de manual ya no responde a la realidad de la calle y señalan que en la actualidad prima la diversificación y también una cierta herencia que ha posado en la sociedad. Hay una cultura de negocio que pervive y que en muchos casos ha pasado de padres a hijos De ello dan cuenta las centenares de causas que aún hoy se siguen juzgando y en las que es frecuente toparse con descendientes de los capos históricos que se resisten a ceder su trozo de la tarta. Los que entran por los que salen, los que encarcelan por los que ocupan su lugar para que el engranaje siga funcionando. En la prisión a los narcos y su gente se les respeta: los años a la sombra se convierten en el mejor de los casos en un tímido paréntesis delictivo. Suelen ser agradecidos con sus carceleros, a los que dan muy pocos problemas, al contrario que los violentos atracadores del Este o los terroristas. A Miñanco lo cambiaron varias veces de prisión pasó por Huelva, Herrera de la Mancha o Valladolid después de que en una de sus celdas, durante un registro, le encontraran un listado de funcionarios. La ley del silencio Al pie de una calle bregada por las pérdidas y el sufrimiento, la ley del silencio que imperó durante los primeros años abrió el camino a una respuesta social contundente que a día de hoy siguen abanderando organizaciones sociales como la Fundación Gallega conEFE Imagen de la operación Piraña (a la izquierda) y Sito Miñanco tra el Narcotráfico, que trabaja por batras su detención el pasado lunes rrer la imagen de benefactores que algunos narcos se construyeron y por evidenciar el daño que las drogas gemucho más fáciles de camuflar. Los be- chas e, incluso, que hayan tenido que neran en la sociedad. A veces se preneficios son menores, pero los riesgos abandonar su rol de dueños de la dro- guntan si su trabajo es efectivo: hoy, también. Las planeadoras, parte del ga para convertirse en meros transpor- España es el segundo país del mundo paisaje durante años, han cedido te- tistas. Los colombianos siguen con- donde más cocaína se consume. Su rreno a los grandes buques en los que fiando en ellos porque conocen muy gran logro en los últimos años ha sido los clanes tratan de ocultar la droga es- bien el terreno donde se mueven y son que a las fortunas de los narcos se les condiéndola en los contenedores de muy buenos en lo que hacen mani- pueda dar un uso social antes incluso fruta o pescado que se descargan en fiestan los efectivos de los equipos an- de que lleguen a juicio. El beneficio, inpuertos como el de Vigo o el de Marín, tidroga en la Comunidad. Para evitar dican, es doble. Por una parte se le dedonde los controles son máximos. Ex- tocar la mercancía, muchos se ampa- vuelve a la ciudadanía parte de lo ropresiones como ripp off o gancho ran en complejos entramados de em- bado, como si de una justicia poéticiego marcan ahora el ritmo de un ne- presas que aportan una pátina de le- ca se tratarse. Los bienes incautados gocio que ha sabido reinventarse y en galidad a sus negocios a los narcos se subastan el que los viejos capos han cedido la y complican los rastreos. por internet, evitando así El nuevo narco la vieja costumbre de que batuta a sus sucesores. Al menos, casi Ése, indican, es el perfil Se amparan en todos. Al comparar la fotografía de los del nuevo traficante, al testaferros aparecieran en complejos narcos de los 80 con los actuales due- que la Policía tarda inlos juzgados los días de las entramados de ños del negocio llama la atención la di- cluso en poder ponerle pujas y recuperaran los coversificación que ha sufrido este oscu- nombre. Este febrero, ches de lujo o chalets inempresas que ro mercado. Antes eran grandes capos Miñanco tenía que sentervenidos. Por la otra, se complican los los que lideraban grupos muy jerarqui- tarse en el banquillo de evita que los culpables y rastreos zados, de férrea estructura y con una la Audiencia de Pontesus familias sigan disfrucabeza visible reconocida por todos. vedra junto a su primetando de sus ingentes forHoy son multitud de actores con me- ra mujer, varios familiares y un puña- tunas mientras esperan su cita con el nos protagonismo y enclavados en or- do de conocidos, acusados de tejer una banquillo. Se trata de evitar situacioganizaciones de menor nivel, pero mu- red inmobiliaria para blanquear los be- nes surrealistas como la del BMW que cho más abundantes. neficios de una vida dedicada al nar- se incautó en la Operación Nécora y La presión policial y la especializa- cotráfico. Porque, incluso estando en que estuvo aparcado frente a la comición de los cuerpos ha logrado que los prisión, su imperio nunca se detuvo. saría de Policía sin ningún tipo de uso narcotraficantes no campen a sus anPese a que algunos grandes capos hasta que alguien lo robó. EFE to a sistemas encriptados de telecomunicaciones en los que Sito se gastó cerca de 700.000 euros, según explicita el auto judicial que avaló esta semana su detención. Pero los tratos más importantes, las decisiones de calado, las realizaba cara a cara, prescindiendo de teléfonos susceptibles de ser intervenidos y echando mano de alias y un argot propio para despistar. Porque Sito es, como todos los grandes capos, un obsesionado con la seguridad. Esta fue una de las razones por las que esta última operación de la Brigada de Estupefacientes resultó tan extremadamente difícil. Un negocio diversificado Con el paso de los años y la especialización de buenos y malos también ha variado el modo en que la droga llega a la Comunidad. De los grandes alijos se ha pasado a bacaladas menores y