Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 6.2.2018 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.294 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. Centralita ABC 91 339 90 00. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO La abogada de Angelina Jolie ofrece divorcios a bajo precio Laura Wasser, la reina de los divorcios de Hollywood invita a liquidar rápidamente el matrimonio, vía online y por 605 euros MARÍA ESTÉVEZ LOS ÁNGELES IGNACIO RUIZ- QUINTANO ESPINIELLA ¿Qué sabemos de los amigos muertos? ¿Nos seguís mirando? ¿Sentís la nieve? ¿Tenéis frío? E A l igual que uno ya se puede bajar una aplicación para abrazar a la gente del vecindario o saber dónde dejó aparcado el coche, en EE. UU. acaba de estrenarse It s over easy Se termina fácil una app página web donde las parejas pueden divorciarse mientras se toman un expreso. Lo más curioso es que tras este portal no se encuentra ningún gurú digital, sino Laura Wasser, la abogada de las estrellas y considerada como la reina de los divorcios en Hollywood. Quien ha ganado millones de dólares representando a Angelina Jolie, Britney Spears, Jennifer Garner, Christina Aguilera o Maria Shriver Kennedy en sus rupturas matrimoniales, está dispuesta a recibir 750 dólares por cada uno de sus divorcios digitales. He creado este concepto para las parejas que están de acuerdo en cómo dividir sus ganancias y son capaces de controlar el proceso. Nadie conoce a nuestros hijos, nuestras vidas y nuestras finanzas mejor que nosotros. Con una carrera profesional de 23 años, mi experiencia ha servido para lanzar esta aplicación tras publicar un libro sobre cómo divorciarse sin arruinarse o destruir a la familia explica Wasser, de 46 años, al periódico The New York Times Después de recibir una respuesta positiva de sus lectores, decidió embarcarse en un negocio que es el reverso de las citas por internet: si te casas tras conocerte online, bien puedes divorciarte de la misma manera. Wasser no es la única que ofrece este concepto, pues la compañía LegalZoom tiene la platafor- FOTOS: CORDON Y EFE Sus clientas Laura Wasser (arriba) ha representado a celebridades como Angelina Jolie, Jennifer Gardner o Maria Shriver Kennedy ma Wevorce donde se ofrece romper matrimonios de una forma civilizada. Pero sí llama la atención que sea precisamente ella, en cuyas manos se ha puesto lo más granado de la industria norteamericana del entretenimiento, quien defienda esta fórmula low cost, uno de cuyos pilares es la inteligencia artificial. Inteligencia artificial En opinión de Wasser, en los divorcios tradicionales existe el miedo de que tu pareja tenga un abogado mejor que el tuyo. Mi nuevo método es para quienes no quieren participar en esa competición, pues la resolución queda en manos de programas de inteligencia artificial La abogada presentó su aplicación en Los Ángeles el pasado verano a un puñado de amigos, y ahora ha hecho lo propio en Nueva York. Ya funciona en este último estado, así como en California, y tiene planes para extender su negocio a Nevada, Oregón, Florida y Texas, los estados más ricos y con más divorcios de todo el país. It s over easy funciona igual que cualquier otra aplicación: por 605 euros, el usuario se baja los formularios y un programa de inteligencia artificial calcula, según hijos e ingresos, los pagos que se deben hacer o recibir. En un nivel más profesional, por 1.200 euros se proporciona 30 minutos de consulta personal. Hay también una categoría premium que, bajo un costo de 2.00 euros, se ofrece asesoramiento ilimitado vía correo electrónico. Además, hay vídeos de la propia Laura Wasser sobre la custodia de los menores y cómo defender sus intereses. Una ironía, pues, que la defensora de tantas estrellas comience a abandonar el contacto directo abogado- cliente. Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Alienígena, adj. De otra aldea. 2. De otro tiempo. s verdad que sólo se mueren los otros, pero hay otros que duelen como nosotros mismos. Son los amigos: sin ellos, los hombres no seríamos más que moscas de un verano. Los muertos, desde luego, no se terminan nunca. Ruano, nuestro mejor funebrista, observó que a las rachas de alivio en las que casi parece no morirse nadie seguían rachas terribles en que llega a producirnos asombro seguir tomando café y que nos conteste alguien cuando le llamamos por teléfono. Y el viernes, a eso del mediodía, dejó de contestar Javier Espiniella: estaba monteando cuando el corazón se le paró, como de una pedrada, en medio de La Mancha. Espiniella llegó al ABC en el 83: era un niño bien en cuya mano, sin embargo, veíamos comer a los personajes más terribles ¡la legendaria terribilidad del taller por donde pasó Antonio Gades el Sardina! de los talleres de Serrano, 61, que eso es ser el más blando con las espigas y el más duro con las espuelas. Comenzó en Deportes, el motel donde pasar la noche camino del destino, Huecograbado, que era la movida en pies de foto, un periodismo que salía de la manga, a base de ingenio, tabaco y copas. En un montón de aquellas páginas ochenteras late aún el estrambote de su corazón tocado por la alegría y movido a diversión, cuando en Madrid aún se vivía de noche cada día, en un dejarse ir de preciosos sinsentidos que era frivolidad, pero de frívolos que, al contrario de los de hoy, que trepan hasta en la barra del bar, al ponerse frívolos siempre llegaban a ser despreocupados. La despreocupación, eso sí, nos fue matando, y Javier recorrió lo que quedaba del periodismo sin querer aparecer confundido entre tantas confusiones: hizo radio (con Antonio Herrero) y TV, de lo que nunca hablábamos entre nosotros. ¿Qué sabemos de los amigos muertos? ¿Nos esperáis allá, detrás de la niebla, o somos nosotros quienes os esperan? ¿Nos seguís mirando? ¿Sentís la nieve? ¿Tenéis frío? ¿Sabéis que aprieta el invierno o vivís en perpetua primavera?