Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MARTES, 6 DE FEBRERO DE 2018 abc. es internacional ABC Mensajes que lleva Autoridad central Reafirmar la autoridad del Estado es la columna vertebral de todo el viaje. Modernizar Córcega pasa por su desarrollo económico y la aplicación plena del estatuto de la isla. Diálogo abierto Impulsará el diálogo con los representantes regionales y nacionalistas para confirmarles que el nuevo estatuto de la isla, aprobado hace años, en vigor desde el 1 de enero, puede aprovecharse para trabajar juntos en proyectos útiles para el desarrollo de la economía local. Líneas rojas Son el no al pueblo corso no a un estatuto especial para la lengua corsa no hay presos políticos nada de experimentaciones territoriales Sentados esos principios, la identidad y modernización de Córcega pasa por ser una parte integrante de Francia. El presidente Macron durante su visita a Senegal el pasado sábado REUTERS Macron afianzará en Córcega la identidad francesa de la isla La protesta previa al viaje del presidente, impulsada por el Gobierno corso, obtuvo escaso respaldo JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS Emmanuel Macron comienza hoy su visita de dos días de duración a Córcega con una ceremonia de recuerdo y homenaje al prefecto Claude Érignac, asesinado en Ajaccio, la capital administrativa de la isla, el 6 de febrero de 1998, hace exactamente veinte años, con el fin de subrayar la determinación del Estado en todas las cuestiones esenciales. El presidente de la República concede una especial importancia a ese gesto altamente simbólico. Su visita oficial comienza recogiéndose en la Prefectura de Ajaccio, cerca del lugar donde fue asesinado Claude Érignac, al que se rendirá homenaje recordando que fue un funcionario ejemplar, asesinado a tiros por un comando nacionalista. Tras la ceremonia oficial, Emmanuel Macron celebrará una reunión y comida de trabajo con el actual prefecto de Córcega, Bernard el representante oficial del Estado en la isla, gestor de la transición administrativa en curso. Desde el 1 de enero pasado, la isla ha dejado de ser una colectividad te- rritorial para convertirse en colectividad corsa con dos departamentos (Córcega del sur y Alta Córcega) El nuevo estatuto no modifica sustancialmente la gestión política, económica y administrativa de la isla, que tiene su propio Consejo ejecutivo (gobierno local) y su propia Asamblea regional. Las elecciones de diciembre pasado confirmaron la mayoría política de las distintas familias regionalistas y nacionalistas. Gilles Simeoni (regionalista) ejerce la presidencia del ejecutivo local. Jean- Guy Talamoni (nacionalista) sigue siendo presidente de la Asamblea regional. Tras rendir homenaje al prefecto asesinado hace veinte años, y una co- mida de trabajo con el prefecto actual, el presidente Macron se entrevistará la tarde del martes con Gilles Simeoni y Jean- Guy Talamoni, que organizaron el sábado pasado una manifestación popular, para intentar presionar al presidente de la República. Según el vespertino Le Monde la manifestación del sábado puede ser un tiro por la culata para los regionalistas y nacionalistas corsos: solo participaron entre 8.000 y 9.000 manifestantes (en una isla de 328.000 habitantes, cuando Francia tiene 67 millones) y todos los portavoces oficiales de Macron hace meses que han rechazado todas las reivindicaciones de fondo, dejando abiertas algunas puertas en el terreno de las subven- ciones financieras, el desarrollo económico, los transportes, la sanidad, el empleo. Desde hace semanas, Edouard Philippe, primer ministro, y Benjamin Griveaux, portavoz oficial del gobierno, han recordado con insistencia las líneas rojas del Estado: ¿Reagrupamiento presos políticos? En Francia no hay presos políticos. Cuando se cometieron crímenes, esos delitos fueron juzgados. Y los condenados deben cumplir sus penas de cárcel ¿Pueblo corso? En Francia solo existe el pueblo francés; y su lengua es el francés ¿Más autonomía? Nada de experimentos. Antes de nada, debe ponerse en marcha la nueva organización administrativa VUELCO EN LA POLÍTICA DE INMIGRACIÓN Los socialistas daneses piden cuotas para los no occidentales FRANCISCO DE ANDRÉS La formación más votada en Dinamarca, el partido socialdemócrata (SD) dio ayer la sorpresa al anunciar un cambio radical en su política hacia la inmigración y pedir un régimen de cuotas anuales para los inmigrantes no occidentales El principal partido de oposición a la coalición de centroderecha argumenta que Dinamarca no puede integrar los actuales volúmenes de inmigrantes y requiere un criterio racional como el de los límites, en particular en materia de candidatos a refugiados. Para ello propone no solo fijar una cifra anual máxima de inmigrantes no occidentales sino además establecer oficinas para solicitar el asilo en Dinamarca fuera de territorio europeo de modo que los refugiados se atengan estrictamente a las cuotas fijadas por la ONU. En el documento oficial presentado por el SD, su presidenta, Mette Fre- deriksen exministra de Empleo y de Justicia subraya la revolución sociológica que ha conocido Dinamarca, uno de los paraísos del sistema de Estado de Bienestar, en las últimas tres décadas. El cambio ha sido muy fuerte en muy poco tiempo: en 1980 el 1 por ciento de la población danesa no era de origen occidental; hoy ese segmento de población es el 8 por ciento En el informe publicado en internet, los socialistas evitan en todo momento la terminología racista, aunque es evidente que su propuesta de cuotas se refiere a la inmigración africana, musulmana y asiática, agravada ahora por la presión de los refugiados que huyen de las guerras en Oriente Próximo.