Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN POSTALES LUNES, 5 DE FEBRERO DE 2018 abc. es opinion ABC JOSÉ MARÍA CARRASCAL A los cuatro vientos Ciudadanos O PERMANENTE O REVISABLE Parece demasiado duro a la izquierda, que pide abolirla UE la prisión permanente revisable vuelve a estar en el candelero no debe extrañar. Su nombre es ya una contradicción de conceptos: si es permanente no es revisable, y si es revisable no es permanente. De hecho, se trata de un equívoco, a los que tan aficionados son nuestros políticos, que nos han llevado a situaciones mucho más graves que las que intentaban sortear. Recuerden el de nación y nacionalidad. Si la Transición encuentra hoy tantos detractores, se debe precisamente a tales antinomias. Tras abolir la pena de muerte para legitimarnos como democracia, le tocó el turno a la cadena perpetua, orientándola a la reinserción del recluso a la sociedad, como expuso ayer con todo detalle Ignacio Camacho. Con la consecuencia de que, sin importar el número de años al que haya sido condenado, un reo suficientemente listo para observar buena conducta no cumple arriba de veinte o incluso menos. Es por lo que el PP, cuando dispuso de mayoría absoluta, estableció la prisión permanente revisable, que excluye de tales gracias a los autores de los delitos más repugnantes. Pero incluso eso parece demasiado duro a la izquierda, que pide abolirla. Lo que ha indignado a los padres de las últimas víctimas que, como saben, han iniciado una campaña para mantenerla, con fuerte apoyo popular. ¿De dónde viene tal atracción de la izquierda por los delincuentes, que le hace preferirlos a sus víctimas? Lo fácil sería atribuirlo a concomitancias, pero no, son razones políticas: para ella, son víctimas del capitalismo, de la pobreza, de la desigualdad de clases. Por eso hay que compadecerles y darles toda clase de facilidades para reinsertarse. Lo que es totalmente falso. El delincuente reiterativo, no ocasional, no es una víctima de la sociedad sino un enemigo de ella. El mejor estudio sobre él, que yo sepa, lo realizó el Dr. Samuel Yocherson, tras pasarse quince años por cárceles norteamericanas, entrevistando reclusos y analizando sus condiciones familiares y su actividad delictiva. El resultado lo expuso en el libro The criminal personality: el delincuente nace, no se hace. Desde niños se han creído diferentes, es decir superiores, con una tendencia a mentir y hurtar pequeñas cosas a padres y hermanos a partir de los cinco años. Despierto, hábil, bien parecido, miedoso, hacia los nueve años, consigue vencer sus inhibiciones, junto al sentido de culpa o compasión hacia los demás. Este cortocircuito emocional dominará ya toda su vida, orientándole a conseguir lo que quiere por el camino más rápido sin el menor remordimiento. El mundo, para él, existe para servirle. La mejor prueba del estudio del Dr. Yocherson es la existencia de hermanos con los mismos genes, ambiente y educación, uno serio y fiable, otro un delincuente compulsivo. Ya que su reinserción sólo ocurre como excepción de la regla, hay que mantenerlo al margen de la sociedad al constituir una amenaza para ella. Pero vayan ustedes a decírselo a quienes creen que todos los hombres son buenos excepto los de derechas. Los candidatos se elegirán dentro de un año La estrategia de Ciudadanos va por el camino contrario a la del PP y el PSOE. Si estos partidos parece que elegirán sus candidatos a las elecciones municipales y autonómicas de 2019 antes del verano, la formación de Albert Rivera lo hará a comienzos del año que viene, en torno a enero o febrero Nunca se sabe cómo acertar, si anticipándose al resto o apostando por elegir al final. Lo que parece claro es que la estrategia de Ciudadanos no se siente concernida por los movimientos de sus rivales. O sí, porque basta que PP y PSOE anuncien que habrá candidatos con tiempo para rodarse para que Cs apure hasta el último momento. Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla Q DE SANBERNARDO Al oído Ceremonia de los Goya NADIE ES PROFETA EN SU TIERRA Sandra Gómez es la nueva secretaria general socialista en la ciudad de Valencia. La actual portavoz en el Ayuntamiento tiene pretensiones de ser la candidata a la alcaldía, algo que no termina de cuadrar en los planes de Ferraz. Su triunfo tiene el mérito de llegar sin contar con el aval de José Luis Ábalos, actual número tres del partido y todopoderoso en la provincia de Valencia. Nuevas tareas que, quizá, no le han permitido emplearse a fondo en la cuestión. Si el cine es espectáculo, no hubo cine La ceremonia de los Goya sirvió para comprobar cómo el mundo del espectáculo fue incapaz de aportar cierto interés a un acontecimiento más soso e insulso que nunca. La fiesta del cine español se convirtió en una retahíla de improvisaciones que dejó a la ceremonia de los Goya sin poder de atracción. Sorprende que quienes encarnan una de las caras del mundo artístico español sean incapaces de seducir al público y desaprovechen una oportunidad como esta. Falló lo esencial: el guión. Y todo lo que envolvió la ceremonia fue recurrente, anodino y previsible. Ni pizca de gracia. Ni glamur. Nada de nada. CARTAS AL DIRECTOR Un 6 de febrero imperdonable Este domingo gélido acudimos a la ofrenda floral en memoria del dirigente socialista Fernando Múgica Herzog, asesinado un 6 de febrero de hace veintidós años en San Sebastián por dos criminales de la banda de forajidos de ETA. Un homenaje a un demócrata ejemplar, un defensor de las libertades que, como tantos otros, fueron masacrados por el terrorismo que hasta ayer sembraba nuestras calles de sangre y horror totalitario. Un acto sobrio, con una gran carga emocional, acompañando a la familia Múgica Heras, a sus La gala de los Goya El sábado por la noche estuve viendo la gala de los premios Goya 2018. Hacía tiempo que no me indignaba tanto viendo un programa de televisión. La presentación de la misma por parte de Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes fue mala, no; malísima. Se llaman humoristas y produjeron todo lo contrario, ganas de llorar: sin gracia, ninguna chispa. Incapaces de conectar con el auditorio, se notaba claramente el esfuerzo que tenían que hacer los asistentes para aplaudir. En el discurso de la vicepresidenta de la Academia de Cine, aparte de la reivindicación para que se baje el IVA, aunque dijo que la recaudación ha sido muy alta en 2017, eché en falta que se disculpara por el bodrio que estábamos viendo, teniendo en cuenta que este evento es la imagen del cine español, por la que entiendo debe luchar la Academia. Después de lo visto ayer, cuando hablen del talento que existe en el cine español deberían replanteárselo. Basta ya de no llamar a las cosas por su nombre. MARÍA JESÚS CARLAVILLA MADRID