Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ENFOQUE LUNES, 5 DE FEBRERO DE 2018 abc. es ABC Luiz Inácio Lula da Silva rompe a llorar durante una misa por su esposa, ayer en Sao Bernardo do Campo REUTERS Lula, candidato y condenado Humanos que dudan y lloran JESÚS LILLO Puigdemont es humano y duda a través de Signal. Lula es humano y, más primario, llora ante las cámaras, como Marta Rovira. El primero está huido de la Justicia y el segundo acaba de ser condenado ahora por un tribunal de segunda instancia a doce años de prisión por corrupción y blanqueo de dinero. Sus respectivos votantes, muy humanos, movidos por un sentimentalismo que no atiende a razones y adictos a un discurso hecho de lágrimas y lamentos, consideran que la Justicia es una herramienta del poder político y se desfondan y rebelan ante la persecución y el martirio que sufren unos candidatos electorales transformados en ídolos. A cambio de votos dan pena. Luiz Inácio Lula da Silva se puso ayer a llorar en una misa- mitin mientras invocaba a su esposa, fallecida el año pasado y también involucrada en el escándalo por el que expresidente y candidato ha sido ya condenado. Camino de cárcel, Lula no se resigna y quiere volver a mandar, ahora explotando una emocionalidad sobrehumana para la que Brasil tenía ya a su selección de fútbol y los catalanes al Barcelona. La política, sin embargo, se humaniza sola, a base de errores, sin unas dudas y lágrimas que solo buscan transformar al electorado en hinchada.