Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 5 DE FEBRERO DE 2018 abc. es ENFOQUE 7 Madrid Durante todo el día nevó en la capital de España, que presentaba ayer esta atípica imagen de domingo ÓSCAR DEL POZO Nevó mucho y no hubo caos La prueba del copo JAIME GONZÁLEZ La nieve es un fenómeno meteorológico que sirve para medir el grado de diligencia política. Casi todos los gobiernos han quedado en evidencia ante la prueba del copo, algunos de forma reiterada, como le ocurrió a Rodríguez Zapatero con aquella ministra de Fomento que convirtió su gestión en una pista de patinaje. Magdalena Álvarez se deslizaba sobre el hielo con el mismo ímpetu que nuestro campeonísimo Javier Fernández, pero sus condiciones artísticas eran tan deficientes que se pasaba la mayor parte del tiempo en el suelo. Sucumbió a todas las nevadas, y eso que había viajado a Siberia a aprender cómo hacer frente a la climatología invernal extrema El PP también se estrelló en la prueba del copo: en la festividad de los Reyes Magos de este año se coronó Gregorio Serrano, un director general de Tráfico que pretendió zafarse del reproche general tras el caos circulatorio ocurrido en una autopista próxima a Madrid argumentando que siguió atentamente la situación desde Sevilla, donde internet funciona de maravilla. Serrano cometió el imperdonable error de adornarse en las explicaciones para echarle la culpa al empedrado, una estrategia de defensa que trató de aliñar con recomendaciones como la del kit antinieves Pretendía el hombre que metiéramos en el maletero del coche un arsenal de instrumentos mayor que el que se llevó el noruego Amundsen para conquistar el Polo Sur. Entre no llegar y pasarse, hay un punto de equilibrio cuyo ejemplo hemos vivido estos días. La nieve complicó el tráfico, pero los responsables políticos incluido Serrano han superado la prueba. Pese a las adversas condiciones climatológicas, la circulación por la AP- 6 transcurrió sin grandes incidentes. No por el kit antinieves sino porque se tomaron las medidas necesarias para evitar que se repitiera el caos. La normalidad de ayer contrasta con la anormalidad de entonces y confirma que lo ocurrido hace un mes fue fruto de la más absoluta imprevisión. La prueba del copo que la DGT no pasó a comienzos de enero la superó ayer con nota, lo que evidencia que para circular bajo la nieve por una modernísima autopista de peaje hacen falta trabajo, prudencia y sensatez, sin necesidad de atiborrar el coche de utensilios más propios de una expedición al Tíbet para la búsqueda del Yeti que de un viaje por una carretera bien dotada a escasos kilómetros de la capital de España. Si ayer se pasó la prueba del copo es porque, precisamente, los errores del día de Reyes le han servido a la DGT de lección. Siempre habrá conductores imprudentes, pero para dirimir las culpas de lo acontecido hace un mes basta con comprobar lo ocurrido este fin de semana, en el que ignoro si Gregorio Serrano siguió atentamente la situación desde Sevilla donde internet funciona de maravilla aunque sospecho que no. SOCIEDAD