Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 2.2.2018 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.290 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. Centralita ABC 91 339 90 00. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Adiós al legendario rugido de la Harley La compañía lanzará su primera moto eléctrica en 2019, que producirá un nuevo sonido, diferente a su característico carraspeo UNAI MEZCUA MADRID IGNACIO RUIZ- QUINTANO LA DUDA ¿Sabe por qué esta triste historia me parece totalmente auténtica? Todo lo referente a ella es amargo y poco atractivo P op- pop- -pop- pop- -poppop. El característico sonido del motor V- Twin de dos cilindros en V ha acompañado a las Harley- Davidson prácticamente desde que, en 1903, tres jóvenes de Milwaukee, William S. Harley, Arthur Davidson y su hermano Walter Davidson, decidieran aprovechar el patio trasero de los Davidson para aventurarse en el incipiente mundo de las motocicletas. Pero ciento quince años después, los tiempos han cambiado. La compañía que fundaron se ha comprometido a comercializar una motocicleta eléctrica en 2019, basada en su proyecto LiveWire, que desarrolla desde hace más de cuatro años. Al carecer de motor de combustión, no podrá presumir del legendario rugido, tan característico que la marca intentó patentarlo en 1994, ni de su menos característica vibración. Harley- Davidson ha sido una marca muy innovadora, y esta moto va en esa línea explica Víctor Romero, gerente del concesionario Makinostra en Madrid y uno de los primeros en probar LiveWire. El auge de los motores eléctricos es imparable y hay que estar ahí. De otro modo no hay futuro L Prototipo eléctrico LiveWire de Harley Davidson. A la izquierda, imagen de la película Easy Rider (1969) GETTY IMAGES Nuevos tiempos Con su moto eléctrica, Harley- Davidson pretende no solo prepararse para las cada vez más restrictivas normativas anticontaminación. También, atraer a los jóvenes y a nuevos tipos de cliente, menos dispuesto a sufrir incomodidades y traqueteos. Y, de paso, reflotar su cuenta de resultados, de capa caída desde el inicio de la crisis económica y que tampoco ha mejorado en 2017, cuando vendió 242.788 motocicletas, un 6,7 menos que en 2016. Adaptarse o morir, en esa línea va todo explica Romero. Si hay que tener motos eléctricas, en Harley, que no es un fabricante de motores sino de motos, habrá motos eléctricas. Y si tienen que ser de hidrógeno, serán de hidrógeno La compañía, no obstante, no se olvidará de los modelos históricos: Los clientes mas tradicionales van a tener acceso a nuestras motos mas clásicas. Se trata solo de posicionarse en un segmento diferente Aún no se conocen detalles de la moto que llegará a los concesionarios, pero en 2014, cuando fue presentada como prototipo, la LiveWire prometía acelerar de 0 a 100 en 4 segundo, gracias a que los motores eléctricos ofrecen todo su rendimiento prácticamente desde el arranque. A cambio, su autonomía era de solo 88 kilómetros, algo que previsiblemente mejorará gracias a la nueva generación de baterías. Aunque no tronará igual que las de combustión, la eléctrica de Harley también rugirá. Es un sonido ronco, profundo, parecido al de un tren eléctrico de pasajeros. No tiene el típico sonido de turbina de secador de pelo describe Romero, que recalca que seguirá siendo cien por cien Harley- Davidson Uno se sube encima y lo tiene claro Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Mantra, m. Automurga. a duda es uno de los nombres de la inteligencia, y el tonto de Puigdemont duda: Soy humano y hay momentos en los que dudo dice Puigdemont en un mensaje privado que publica la TV. Otro gallo cantara si Puigdemont estuviera en la cárcel: allí hubiera leído, como Junqueras, la Summa de Santo Tomás, un portentoso juego intelectual para salir... de dudas. Felipe González, que cree que Santo Tomás es un personaje de Homero, vende gobernanza (cree que España es Manderley y que él es la Sra. Danvers del Régimen del 78) y no ha podido evitarnos, ante la duda de Puigdemont, una cantinflada: La primera obligación de un demócrata es ponerse a disposición de la Justicia Mas como Puigdemont no está seguro de que a él vaya a tocarle un Bacigalupo (el del saco de los Estigmas) prefiere quedarse en Bruselas escribiendo mensajes privados para la TV de un patetismo bíblico como el Héctor felipista: Los nuestros nos han sacrificado. Esto se ha terminado. Es su Elí, Elí, lama sabactaní y se lo dice a un tal Comín, que, como Pedro, es el único que no ha abandonado a su maestro, pues el resto, según San Marcos, lo abandonaron y huyeron ¿Sabe por qué esta triste historia me parece totalmente auténtica? dice el padre Andréi en el libro de Dombrovski Todo lo referente a ella es amargo y poco atractivo de un modo típicamente humano. En el caso que nos ocupa, amargo y poco atractivo de un modo típicamente catalán. Igual que Celso el griego se burla de la duda de Jesús el galileo Si fue él quien quiso recibir el suplicio, obedeciendo a su padre, ¿por qué lo llamó para que lo ayudara y le pidió que lo salvara: Oh, padre mío, si es posible aparta de mí esta copa los periodistas madrileños le hacemos peinetas a Puigdemont, quien, haciéndose el mártir, nos deja sin tragedia que escribir, pues un mártir (está en Lessing) no realiza hazañas: simplemente aguanta. Claro que, tratándose del tabarrón catalán, si es por aguantar, tendrá que ponerse en la cola.