Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 MADRID VIERNES, 2 DE FEBRERO DE 2018 abc. es espana madrid ABC Imágenes decadentes a vista de todo el mundo El deportivo que todos los operarios querían Hubo un tiempo en que un flamante Mercedes brillaba con luz propia en la planta baja del parking general de la T 4. Era un deportivo increíble recalca una trabajadora, quien, junto al resto de sus compañeros, vio como poco a poco el polvo se apelmazaba a lo largo y ancho del chasis. Todos nos preguntábamos su destino si algún día se lo llevaban recuerda, con el deseo imposible de que hubiera salido a subasta. El médico que murió de un infarto en un vuelo Hace años, un médico sufrió tristemente un infarto en pleno vuelo y murió antes de llegar a su destino. Antes de embarcar había estacionado su vehículo en la T 4. Tras su defunción, nadie de su familia reparó en ese pequeño detalle, por lo que el turismo estuvo abandonado durante meses. Estuvo muchísimo tiempo hasta que alguien por fin lo retiró revela un vigilante, consciente de que tal salida no suele ser la habitual. La mujer de Salamanca que sufrió un doble robo Curioso es el caso de una mujer que denunció el robo de su coche en Salamanca y no volvió a saber nada del mismo hasta que pasaron cinco meses. Cuando la Policía informó a la propietaria de su paradero, esta no pudo ocultar su estupefacción. La factura era tan abultada que no tuvo otro remedio que darlo de baja. Desde entonces, el automóvil permanece inmóvil a la espera de que una grúa entre y lo retire. A tenor de los hechos, no parece fácil que eso suceda. Un cementerio de coches abandonados en Barajas Casi un centenar de vehículos llevan años tirados en los aparcamientos del aeropuerto; la mayoría son robados o de propietarios que han dejado el país AITOR SANTOS MOYA MADRID euros, por lo que retirar cualquiera de los turismos que lleven al menos dos años tirados supondría un desembolso como mínimo de más de 15.000 euros. Y eso si no está en una de las plazas preferentes, que son cuatro euros más caras al día apunta el operario, más que habituado a ver con desasosiego la cuestionable coyuntura. P lanta 1 del parking general de la T 4 de Barajas; módulo C; plaza 547. Un Renault Clio azul cielo languidece abandonado desde hace años. Aunque tiene tanto polvo como si acabara de terminar una etapa del Dakar, difícilmente tendría opciones de sortear la línea de salida. Las ruedas de su lado izquierdo, estratégicamente el más resguardado al carril más próximo de paso, han sido robadas. En su lugar, una piedra y dos tablas de madera hacen las veces de soporte para que no se venza. Por extraño que parezca, la situación de este coche matriculado a principios de 2000 no es un caso aislado. Cerca de un centenar de turismos conviven a diario con los miles de pasajeros que transitan por los aparcamientos del aeropuerto. Basta un simple rodeo por cualquiera de los cinco niveles que tiene el parking general de la T 4 para visualizar de primera mano el cementerio de Casa de vagabundos automóviles, enquistado en la zona de En ocho años, solo he visto a las grúas estacionamiento más próxima a la ma- entrar una vez y llevarse una treinteyor terminal de Barajas. La mayoría na de vehículos sostiene otro emde estos vehículos fueron previamen- pleado del aeropuerto. Aquella batida te robados o pertenecían a propieta- limpió de golpe un problema que daña rios que decidieron dejar el país de nuevo los estacionamientos de sin intención alguna de mirar las terminales. Venimos a re Hay atrás. Los hay también que coger a mi hija que vuelve vehículos formaron parte de la flota por vacaciones de Cardiff y que llevan de alguna empresa de alnos hemos quedado sorcuatro, cinco o quiler y cuando resultaron prendidos al ver el coche hasta seis años requeridos para su devode al lado lleno de sucieen estado de lución, los clientes prefiriedad relata María José, una abandono ron hacer oídos sordos aun mujer que reprime a su hijo a riesgo de perder la fianza. pequeño de tocar la chapa del Sea como fuere, el resultado de mugriento carruaje. la travesía es siempre el mismo. Hay Es tercermundista protesta un coches que llevan cuatro, cinco o has- par de módulos más la izquierda Data seis años abandonados; si tuviera vid. A mí, que ya he visto de todo, me que venir alguien a pagar la cuenta da más o menos igual, pero, ¿qué imapara sacar alguno, le saldría más ren- gen estamos dejando a los que vienen table ir al concesionario y comprarse de fuera si lo primero que ven es esta uno nuevo señala un trabajador de chatarra? prosigue delante de un desla base. No es para menos. Estacionar tartalado Opel Vectra, sin matrícula un día entero cuesta alrededor de 21 trasera y con la puerta del copiloto a Vista general de la primera planta del parking general de la T 4 del aeropuerto de Barajas medio camino de ser forzada. Porque si hay un delito que atrae esta realidad, ese no es otro que el de los pillajes. Ventanillas rotas, espejos retrovisores arrancados, ruedas sustraídas y cuantos objetos puedan ser revendidos después en el mercado negro. Cada noche, los vigilantes prestan especial atención a cualquier movimiento anómalo que pueda ocurrir