Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 2 DE FEBRERO DE 2018 abc. es ABCdelOCIO 61 Escenas de caza Persecución al diferente Alberto Velasco dirige el espectáculo, basado en la película que Peter Fleischmann rodó en el año 1969 JULIO BRAVO ras el éxito de Danzad, malditos un arriesgado y feroz montaje inspirado en la película de Sydney Pollack, sus responsables, con Alberto Velasco al frente, buscaban un nuevo proyecto que de algún modo continuara la línea iniciada con aquel. Alguien puso sobre la mesa Escenas de caza en la baja Baviera la película que dirigió en 1969 Peter Fleischmann, en la que un homosexual es perseguido solo por su condición sexual. Ahí vi la luz confiesa Velasco, que dice gráficamente: La película me vino a la cabeza como un exabrupto: tenía ganas de contar esa historia, que además está basada en una obra de teatro Para ello ha contado con la dramaturgia de María Velasco. La columna vertebral de Escenas de caza es la persecución del diferente. La mezcla perfecta de miedo e ignorancia cocinan un odio hacia lo diferente dice Velasco que llega a matar a aguijonazos venenosos a quien está en la diana Y enumera: Ser gordo, delgado, tener un lunar en el párpado derecho, sesear al hablar, ser homosexual, ser pelirrojo, ser albino en Uganda, ser foca en el ártico, ser esquimal en Nueva York, tener cuatro dedos en la mano izquierda, ser hombre y nacer en el cuerpo de una mujer, ser mujer y nacer en el cuerpo de un hombre, ser T Una imagen de Escenas de caza ABC cristiano en una sociedad musulmana, tres días antes del estreno en Valladoser laico en una sociedad cristiana, te- lid cuenta el director se decidió que ner diversidad funcional, tartamudear, cada actor hiciera lo mismo todos los un sentido del humor particular, días. Los propios espectáculos hano tenerlo en absoluto, tener blan, y hay que saber escucharTres los dientes rotos, no tener los. Nos dimos cuenta de que días antes dientes, un ojo de cada coesta historia nos pedía condel estreno se tarla sin ese azar, y nosotros lor... El motivo para ser el renunció al blanco de la diana es aleasomos básicamente contatorio dores de historias. Querer empleo del Una de las singularidades seguir jugando cuando los azar de Danzad malditos es que espectáculos no lo piden es emcada día se elegía por azar cuál peñarse en seguir un camino equide los actores iba a ganar la competi- vocado Con ello, sin embargo, no se ción de baile que se recreaba en esce- pierde en absoluto la frescura de los acna. Para Escenas de caza se había tores previsto una dinámica similar pero, Estos son Carmen del Conte, Kar- men Garay, Rubén Frías, Borja Maestre, Sara Párbole, Txabi Pérez, María PIzarro- Pérez, Julio Rojas y Sam Slade; la mayoría de ellos ya participaron en Danzad malditos un espectáculo más coreográfico que Escenas de caza según su director. También repiten Alessio Meloni (escenografía) David Picazo (iluminación) Sara Sánchez de la Morena (vestuario) y Mariano Marín (música original) Escenas de caza Madrid. El Pavón Teatro Kamimaze. Del 6 al 18 de febrero. Miércoles, jueves y sábados, 20,30 horas. Viernes, 20 horas. Domingos, 18 horas Esta noche, gran velada en el ring del debate que ha dispuesto para ellos Jean- François Prévand (La Tronche, Isère, 1944) actor, autor y director francés que se declara volteriano, aunque al representar su texto ha encarnado sobre las tablas al pensador ginebrino y está convencido de que el enfrentamiento termina en tablas o, más apropiadamente según la terminología boxística, el resultado es un combate nulo. Prévand sitúa la batalla dialéctica entre Voltaire y Rousseau en 1765, imaginando una visita del segundo al castillo de Fresnay, propiedad del primero cercana a Ginebra, en los límites fronterizos con Francia. Rousseau, admirador de Voltaire, a quien llama maestro, sigue la pista a un panfleto anónimo que le pone a caldo y le acusa de haber dejado en un hospicio a sus cinco hijos. En la intimidad de un lujoso salón, estos dos pensadores, ambos JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN VOLTAIRE ROUSSEAU. LA DISPUTA Autor: Jean- François Prévand. Traducción: Mauro Armiño. Dramaturgia, dirección y espacio escénico: Josep Maria Flotats. Iluminación: Paco Ariza. Vestuario: Renato Bianchi. Intérpretes: Josep Maria Flotats y Pere Ponce. Teatro María Guerrero. Madrid. presentes en la conformación de la mentalidad moderna, no solo esgrimen sus ideas sobre la religión, el teatro, la educación o la estructura social, plantean también dos formas de ser y estar. Voltaire, de 71 años, aristocrático, rico, instalado en una culta diletancia distante, exhibe un paternalismo cáustico a la hora de tratar a ese visitante a quien desprecia y defender la primacía de la razón frente a la religión, y las normas de la civilización frente a la creencia en la bondad natural de los seres humanos que enarJosep Maria Flotats A la izquierda, el fino estilista François- Marie Arouet Voltaire príncipe de la razón, y a la derecha, el duro fajador Jean- Jacques Rousseau, paladín del instinto natural. Como dos púgiles, los dos filósofos se estudian, se miran, y hasta puede decirse que se admiran, MARCOSGPUNTO bola Rousseau, un plebeyo de 53 años, impulsivo, con pocos recursos económicos y precursor del individualismo romántico como valedor de los sentimientos frente a la razón. La conversación es vivísima y apasionante, no una mera exposición de etiquetas ideológicas, y el Flotats director la sirve de manera brillante a partir de la armoniosa traducción de Mauro Armiño. El sobrio espacio escénico, en el que un tapiz y una alfombra bastan para evocar la suntuosidad del retiro de Voltaire, y el precioso vestuario del especialista en la indumentaria de los siglos XVII y XVIII Renato Bianchi estupendo el traje de armenio de Rousseau, inspirado en una pintura atribuida a Gérard son característicos del exquisito toque Flotats, y en el terreno interpretativo, si su educadísimo y burlón Voltaire es toda una creación, no lo es menos el bronco Rousseau arañado por cierta sensación de inferioridad que compone Pere Ponce.