Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 ABCdelOCIO E n portada VIERNES, 2 DE FEBRERO DE 2018 abc. es ABC El hilo invisible Última puntada en la carrera de Day- Lewis El ganador de tres Oscar a mejor actor se retira tras su último trabajo con Paul Thomas Anderson MARÍA ESTÉVEZ Mi pie izquierdo (1989) Su primera estatuilla le llegó gracias a esta película irlandesa en la que interpreta al pintor y escritor Christy Brown. El último mohicano (1992) A las órdenes de Michael Mann rodó uno de sus personajes más populares en una película cuya banda sonora, de Trevor Jones y Randy Edelman, es ya historia P aul Thomas Anderson es de esos personajes atípicos dentro Hollywood, un cineasta con aspiraciones de artista total y sueños de trascendencia. Basta con comprobar el nombre del protagonista de su nueva película, Reynolds Woodcock, para descubrir su sello: un apellido que, al traducirse, habla de una sexualidad de madera, un títere en manos de las mujeres y, lo más curioso, un nombre que lo es también de la casa donde transcurre la acción de El hilo invisible Paul Thomas Anderson no deja puntada al azar: aprendió costura para la película e investigó cada detalle hasta enamorarse de la figura de Cristóbal Balenciaga, quien se convirtió en la fuente de inspiración sobre la que luego Daniel Day- Lewis construiría su personaje: El nombre de Cristóbal Balenciaga es el primero que me viene a la mente, un genio de origen vasco, pero desde que me puse a investigar descubrí un manojo de diseñadores de los que nunca había oído hablar y que creaban ropa maravillosa. A todos ellos les preocupaba más su mundo que cualquier otra cosa y sacrificaban sus vidas por su trabajo recuerda sobre todos los modistos a los que investigó. El amor enfermizo y el masoquismo se condensan dentro de la cinta de un realizador que nos tiene acostumbrados a estas relaciones dependientes entre sus personajes. La idea de la película surgió un día que estuve muy enfermo en la cama y mi esposa (la actriz cómica Maya Rudolph) me demostró un amor y afecto que no había visto en mucho tiempo. Al día siguiente, llamé a Daniel Day- Lewis y le dije: Creo que tengo una buena idea para una película, convertir el amor en un sueño febril Luego vimos una foto de Balenciaga, libros de moda por toda la casa y una cosa llevó a la otra Una sucesión de acontecimientos que terminó con Daniel Day- Lewis fuera de juego, anunciando su retirada del cine. No fue hasta hace unas Daniel Day- Lewis Adiós a un irlandés bendecido por la magia del Oscar Con fama de cascarrabias, introvertido y al borde de la egolatría dejó a su novia, Isabelle Adjani, mediante un fax al enterarse de que esperaban un hijo juntos Daniel Day- Lewis causó un terremoto en la industria al anunciar el pasado mes de abril que se retiraba. El único intérprete que ha logrado tres Oscar en la categoría de actor protagonista estaba cansado: Es difícil trabajar cuando uno se da cuenta de que todo el equipo te odia explicó a la prensa, con ABC como testigo, en la promoción de El hilo invisible Obsesivo con todo lo que le rodea, siempre pareció no encajar en el sistema de estrellas del cine. De hecho, solo ha filmado siete películas en 20 años. Un tiempo en el que, además de tener dos hijos, se ha dedicado a la carpintería, a viajar en solitario en moto y a trabajar de aprendiz a las órdenes de un diseñador de zapatos. Todo para evadirse de unos personajes que le persiguen como fantasmas. Nine (2009) En 2009 demostró que, entre su amplio registro, también estaba la capacidad de liderar un musical. Aquí canta y baila en el papel de Guido Contini. En el nombre del padre (1994) De nuevo con el irlandés Jim Sheridan, con el que filmó tres cintas, volvió a encontrar su mejor versión. La película logró siete nominaciones al Oscar. La edad de la inocencia (1994) En su primer trabajo con Martin Scorsese, y al lado de Michelle Pfeiffer, se consolidó en Hollywood. Lincoln (2012) La única colaboración con Steven Spielberg le permitió ganar su tercer Oscar. En EE. UU. gustó su retrato de Abraham Lincoln. Gangs of New York (2002) De nuevo con Scorsese, y junto con un elenco de estrellas, demostró que podía ser un antihéroe perfecto para el cine comercial. Pozos de ambición (2007) Su segundo Oscar llegó con este filme de Paul Thomas Anderson, del que se volvió actor fetiche.