Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE VIERNES, 2 DE FEBRERO DE 2018 abc. es ABC El Parlamento vasco, puesto en pie, guarda un minuto de silencio en memoria de Gregorio Ordóñez mientras su imagen se proyecta en las pantallas del hemiciclo EFE Homenaje en el Parlamento vasco Gregorio Ordóñez, memoria viva La apertura del nuevo curso político en el Parlamento vasco sirvió ayer para rendir homenaje al dirigente del Partido Popular Gregorio Ordóñez, asesinado por la banda terrorista ETA de un tiro en la nuca el 23 de enero de 1995 mientras comía en un bar de la parte vieja de San Sebastián. El pleno de la Cámara de Vitoria, a la que pertenecía Gregorio Ordóñez en el momento de su asesinato, guardó un minuto de silencio en su recuerdo mientras su imagen se proyectaba en las pantallas del hemiciclo. A las puertas del legislativo vasco también se encendió la llama de un pebetero situado junto a la escultura que honra a las víctimas del terrorismo. El acto ha sido posible gracias al acuerdo que fraguó la Mesa del Parlamento el 18 de febrero de 2014 para celebrar homenajes anuales a los cuatro parlamentarios vascos asesinados en atentados terroristas. La memoria de Gregorio Ordóñez se alza así sobre la mezquindad y el olvido que durante años exhibieron quienes intentaron sin éxito esconder su nombre. Por fortuna, su figura se hace más grande, si cabe, con el paso del tiempo y alcanza el reconocimiento que algunos trataron vilmente de negarle. Gregorio Ordóñez era demasiado grande; ellos, muy pequeños. ESPAÑA