Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 30.1.2018 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.287 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. Centralita ABC 91 339 90 00. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Los burdeles hunden el suelo de Bangkok Las saunas dedicadas a la prostitución extraen el agua ilegalmente del subsuelo, afectando a la cimentación del terreno arcilloso de la ciudad PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN ASIA IGNACIO RUIZ- QUINTANO LOS 80 Contra el dirigismo estatal, la libertad económica dijo Reagan en España, donde no cabe decir blasfemia mayor. Y lo vistieron parte la suprema extravagancia de Trump (único millonario americano desde 1776 que se declara de derechas en público) es curioso que sólo Hughes, que no vivió los 80, se salte el botaratismo del jesusgilismo para reparar en el glamour ochentero del trumpismo. Contra el dirigismo estatal, la libertad económica dijo Reagan en España, donde no cabe decir blasfemia mayor. Era mayo del 85 y el presunto Schulz del diario gubernamental, Peridis, con la gracia donde pican las avispas, dedicó a Reagan una viñeta nazi que glosaría el Frankfurter Allgemeine El periódico español publica una caricatura de Reagan en postura de cowboy con forma de esvástica, la pistola en la mano y la frase: No veo por qué motivo no va a llevar uno flores a sus colegas Éste es el tono con que uno se pone fuera de la civilización, denominador común de la reunión de Bonn, asamblea de los países industrializados, a la que España quiere pertenecer. España recibió a Reagan con pancartas de Madrid será tu Dallas mientras Guerra, el vicepresidente, se iba a Hungría, y Tierno, el cucañista que cobraba como alcalde, y que firmaba Julián Andía seudónimo de un conocido intelectual español, que por residir en España no puede firmar sus ensayos sus artículos para la Cia, ni se levantó de la cama. El humorismo de los Krauze, que pinta bigotito de Hitler a Trump, o de los Vargas, que dice, campanudo, que jamás América se empobreció intelectualmente tanto como con Trump es aún más viejo que ellos, faros de la inteligencia en el único periódico que ignoró el caso Marchais líder comunista que en el 42 y 43 fue en Alemania trabajador voluntario (no deportado) Es que el jefe de Extranjero es comunista, y ha silenciado el asunto dijo, en el 80, su director a Revel. Es el gracejo del cretino Bill Maher, el Peridis de la HBO, contando que Melania fue al Museo del Holocausto para animarse Melania, baby, you gotta knit yourself a pussy hat, I m tellin ya! A L os famosos masajes con final feliz de Tailandia, que en realidad ponen al cliente más tenso que relajado, amenazan con hundir su capital, Bangkok. Y no se trata de ninguna exageración con moralina, ya que la ciudad volvió a ser el año pasado la más visitada del mundo con cerca de 20 millones de turistas. Literalmente, Bangkok se está hundiendo al ceder su suelo y parece que parte de la culpa la tienen las saunas y salones de masajes, el eufemismo con el que se denominan los locales dedicados a la prostitución. El motivo, según informa la agencia Efe, es que dichos masajes con final feliz requieren tanta agua que los puticlubs han optado por abrir pozos ilegales y usar bombas para sacarla gratis del subsuelo, en lugar de servirse de la red de suministro para ahorrarse un dineral. Para hacerse una idea del agua que hace falta para tales menesteres, no hay más que rememorar una de las muchas escenas del clásico erótico Emmanuelle en la que unas señoritas tailandesas dan un masaje corporal a sus protagonistas embadurnándolas con jabón. A tenor de un antiguo empresario del sector ahora reconvertido en político, el magnate de la bañera Chuwit Kamolvisit, cada uno de estos burdeles usa cada día 400.000 litros de agua. Sacándola de los acuíferos subterráneos, pueden llegar a ahorrarse al mes hasta medio millón de bahts (12.842 euros) Decenas de estos locales roban agua subterránea para ahorrarse una abultada factura mensual. Es una prác- FOTOS: AFP Operativo policial Agentes inspeccionando varios locales. A la izq. revisión de las muestras de agua tomadas rias semanas. En caso de ser declarados culpables, se enfrentan a una pena de seis meses de cárcel o una multa de 20.000 bahts (514 euros) Al margen del peso que pueda tener esta práctica, Bangkok se enfrenta a un grave problema porque algunos de sus barrios se están hundiendo a un ritmo de entre dos y cinco centímetros al año. Con más de diez millones de habitantes, esta ciudad que está a solo metro y medio sobre el nivel del mar podría quedar anegada hacia la mitad de este siglo. Para evitarlo, el Gobierno lleva años estudiando la posibilidad de levantar una barrera de diques en el Golfo de Tailandia, que costaría unos 2.000 millones de euros. Pero, debido a su terreno arcilloso, Bangkok seguirá hundiéndose mientras sigan construyéndose más rascacielos y monumentales centros comerciales, así como salones masajes con final feliz que succionan no solo el dinero de sus clientes, sino también sus aguas subterráneas. tica común muy extendida en la industria asegura a Efe el controvertido político, quien denuncia la corrupción de la Policía por hacer la vista gorda. Muchos de estos burdeles están en mitad de la ciudad. Para extraer el agua necesitan tuberías que alcanzan hasta 120 metros de profundidad. Son trabajos que no pasan fácilmente desapercibidos reconoce Kamolvisit, quien hace años vendió sus salones de masajes. Precisamente, uno de sus antiguos locales ha sido identificado por la Policía en una reciente investigación contra estas extracciones ilegales de agua. De los 82 locales inspeccionados, los agentes han encontrado bombas clandestinas en cinco y siguen trabajando en sus análisis, lo que podría durar va- Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Pana, adj. Tejido estriado que, si no fuera estriado, daría más calor.