Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 GENTESTILO TV Tormenta en redes sociales José Andrés (iz) lanzó un mensaje en Twitter contra Ivanka Trump y el dueño de un local, al que se le denegó la entrada MARTES, 30 DE ENERO DE 2018 abc. es estilo ABC EN SU PUNTO Una fiesta flamenca pone fin a la libertad de Julián Muñoz BEATRIZ CORTÁZAR MADRID PEP DALMAU EFE La guerra de José Andrés contra Trump salpica a Ivanka El chef acusó a la hija del presidente de EE. UU. de vetarle el acceso a una fiesta en Washington JAVIER ANSORENA CORRESPONSAL EN NUEVA YORK E s difícil que a José Andrés se le cierre una puerta en Washington, la ciudad desde la que ha montado un imperio gastronómico en EE. UU. y que le ha convertido en uno de los cocineros más famosos del país. Pero el pasado fin de semana le dieron con la puerta en las narices en Café Milano, uno de los restaurantes favoritos de los altos cargos del Gobierno de EE. UU. El cocinero asturiano ha denunciado que el veto tuvo que ver con la presencia de Ivanka Trump, hija del presidente de EE. UU. con quien Andrés está enfrentado. Ocurrió el sábado por la noche, tras la celebración del banquete anual del Alfalfa Club, que reúne a muchos de los empresarios y políticos más poderosos del país. Andrés acudió como invitado, al igual que la hija del presidente y personalidades como Bill Gates, George W. Bush o Warren Buffet. La noche se torció al llegar a Café Milano, donde, al contrario que al resto de invitados, no le permitieron la entrada. La mañana siguiente, el cocinero acu- José Andrés posa a la entrada del Café Milano, en Washington dió a Twitter para dejar caer que Ivanka Trump estaba detrás de la decisión. También disparaba contra el dueño del establecimiento, el italiano Franco Nuschese, al que considera un amigo: Debería darte vergüenza La denuncia dio paso a un torrente de versiones diferentes. Ivanka aseguró en un comunicado a The New York Times que no tenía nada que ver con lo que le ocurrió al español. Nuschese justificó el episodio como un malentendido El cocinero tiene otro relato. Me dijeron que no estaba en lista. Me dijeron que no era bienvenido. Me dijeron que había gente que se sentía incómoda aseguró al diario neoyorquino. Sin em- bargo, trató de quitar peso al asunto después de que el domingo Ivanka Trump se pusiera en contacto con él y Nuschese le enviara sus disculpas. Escribió por Twitter que la hija del presidente no tuvo que ver personalmente con su decisión y pidió a sus seguidores tiene más de 660.000 en Twitter que no castigaran al restaurante, que sufría las críticas de otros grandes de los fogones, como Anthony Bourdain, que calificó el episodio de asqueroso y de traición grotesca contra Andrés. La prensa estadounidense entendió que el cocinero se retractaba de sus acusaciones contra Ivanka Trump, a lo que Andrés se volvió a negar: No confundamos el que trate de ser generoso y pasar página con otra cosa. Lo que pasó, pasó y no niego mi versión de los hechos Ayer, insistía en que alguien con conexiones con ella (Ivanka Trump) decidió no dejarme entrar. Podría ser que ella no lo supiera, pero ocurrió La trifulca es la última guerra abierta contra la Administración Trump. José Andrés canceló un proyecto de restaurante en un hotel de Trump cuando el entonces candidato arrancó su campaña con insultos contra los inmigrantes mexicanos. Después ha sido un crítico feroz contra la retórica y la política antiinmigrantes del presidente y contra su tibia reacción cuando el huracán María asoló Puerto Rico, donde él se ha pegado semanas enteras a pie de calle para alimentar a la población con necesidades. Cuando la defensa de Julián Muñoz consiguió que abandonara la cárcel en febrero de 2017, en un adelanto de régimen de libertad condicional alegando razones humanitarias al padecer una enfermedad grave e incurable pocos imaginaban que el exedil de Marbella sería tan torpe de dejar a un lado su imagen de persona desvalida para pasar a bailar sevillanas. Días atrás, se lanzaban unas imágenes de Muñoz acompañado por una exuberante mujer mientras festejaba con amigos su buena vida, en un local de fiestas. Ayer ingresó de nuevo en prisión por el mal uso del régimen telemático extinguiendo así los beneficios carcelarios que había obtenido y volviendo a pernoctar entre rejas. Regresó al Centro de Inserción Social (CIS) Manuel Montesinos de Algeciras para sorpresa del propio Muñoz, que no había podido comunicar el cambio ni tan siquiera a sus allegados. Hay que recordar que Muñoz fue condenado a siete años en abril de 2013 en una sentencia que también condenó a Isabel Pantoja y Mayte Zaldívar y que previamente ya había tenido otra condena de tres años por el delito de licencias urbanísticas. Cuando se encontraba en el tercer grado, la defensa del exalcalde consiguió que saliera de la cárcel de Alhaurín de la Torre. Por eso consideran que ha sido la torpeza de Muñoz la que le ha hecho ingresar en la cárcel de donde ahora no podrá salir hasta que su defensa vuelva a convencer al tribunal de que su cliente está al borde de la muerte, algo que tendrán que demostrar de otra manera. Ayer su abogado no respondió a las llamadas y se espera que hoy ofrezca una rueda de prensa. Julián Muñoz EFE