Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 30 DE ENERO DE 2018 abc. es internacional INTERNACIONAL 27 INSTALA EN AFGANISTÁN Los yihadistas atacan un cuartel de Kabul y matan a 11 soldados Reivindicado por Daesh, el atentado muestra la debilidad del Ejército afgano M. AYESTARAN ALEPO MIKEL AYESTARAN do a morteros y francotiradores. Después de subir la escalinata y penetrar en la fortaleza, cada visitante se asoma a uno de los miradores y lo que descubre a sus pies es la inmensidad de la destrucción en el casco viejo y en todos los barrios orientales que se extienden hasta el horizonte de una ciudad que antes de la guerra llegó a los 2,3 millones de habitantes y que era el motor económico del país. Los visitantes se asoman y miran en silencio. No hay palabras. La plaza frente a la ciudadela recupera poco a poco la función de centro neurálgico que tuvo hasta 2012. Dos cafeterías han reabierto sus puertas y los vendedores ambulantes esperan a los visitantes con puestos de palomitas, helados, pasteles... La vida ha mejorado mucho, ahora podemos salir a la calle sin temor a los combates y no hay bombardeos, pero queda mucho por hacer y se necesita ayuda de todo el mundo, dinero que nos ayude a reconstruir la mitad de la ciudad asegura Zuher, veterano profesor de árabe que vive a cincuenta metros de la fortaleza. Su casa ha sufrido lo que se considera como daños graves pero el edificio está en pie y eso le ha bastado para regresar y tratar de rehacer su vida. Nada será igual Algunos vecinos han regresado a sus casas en la parte oriental de la ciudad, devastada por los bombardeos aéreos y de artillería del los ejércitos de Siria y Rusia. Vuelven a una zona cero en la que la maquinaría pesada ha logrado abrir carreteras y calles, pero donde todavía será necesario mucho tiempo restablecer los servicios mínimos. ¡Sólo queremos que todo vuelva a ser como era antes de 2011 exclama una madre del barrio de Al Shaar, otro de los barrios castigados al este de la ciudad, que acude con sus hijos a pasar la tarde frente a la ciudadela. Esta es una de las exclamaciones que más se escucha en Alepo cada vez que se pregunta sobre la situación actual, pero aquí todos saben que, después de tanta muerte y destrucción, nada volverá a ser igual. En Afganistán no hay tregua, ni siquiera para respetar el luto en el que está sumido el país por las más de cien víctimas del atentado cometido el sábado en Kabul por un terrorista La sombra de Pakistán suicida al volante de una ambulan- La insurgencia no ha esperado este cia- bomba. Un comando formado por año a la primavera para reanudar sus cinco yihadistas mató al menos a ataques. El invierno está resultando once soldados en el asalto a un cuar- sangriento, especialmente en la catel del Ejército afgano situado cerca pital, el centro neurálgico del país y de la Academia Militar Marshal el lugar en que los golpes son más Fahim, en las inmediaciones de la ca- mediáticos. Talibanes y Daesh libran pital. Esta vez, a diferencia de los úl- un pulso con el presidente, Ashraf timos dos grandes atentados en Ka- Ghani, que prometió extensas y bul, fue el grupo yihadisprontas represalias ta Daesh el que ante esta oleada de reivindicó el atentado, atentados. Sin referiren el que sus hombres se directamente a PaAtentados irrumpieron armados kistán, calificó al país Cometidos en solo con chalecos explosivos, vecino de dueño de diez días ponen de granadas de mano, lanlos talibanes. Para las relieve la cada vez zamisiles, rifles de asalautoridades de Kabul, mayor capacidad to AK- 47 y bombas para los paquistaníes dan para atacar de incendiar el recinto secobijo a los terroristas gún indicó el Ministerio yihadistas y talibanes que atentan en territode Defensa en un comurio afgano y culpan a nicado. los servicios de InteliEl brazo local de gencia de Islamabad de Daesh se denomina Esestar detrás del auge de muertos tado Islámico de JoDaesh. Han provocado los ramsar nombre históGhani dio la bienvetres atentados rico de una región que nida en verano a la nuecometidos en estos reivindican como parte va estrategia de Donald de su califato en el que diez días por Daesh y Trump, quien envió troincluyen a Pakistán. Lo los talibanes en pas de refuerzo al país forman yihadistas escinAfganistán asiático y cambió así la didos de los talibanes, dinámica impuesta por que juraron lealtad al califa, Abu Ba- su antecesor, Barack Obama, partiker al Bagdadi, después de la auto- dario de la retirada tanto de Irak proclamación del califato en Siria como de Afganistán. Estados Unidos e Irak y mantienen como bastión la cuenta ahora con 12.400 hombres, provincia de Nangarhar, al este del que trabajan junto a 5.000 militares país. Su agenda tiene un marcado ca- de los países aliados con el objetivo rácter sectario, con múltiples ata- de formar y asesorar a las Fuerzas ques contra la minoría hazara del Armadas afganas. Los talibanes, el país, seguidora de la rama chií del is- grupo insurgente más fuerte y conlam, aunque las dos últimas accio- solidado, enviaron un osado mensanes que han reivindicado han teni- je al presidente de EE. UU. y a quiedo como objetivo una oficina de la nes besan su mano en el que advirorganización Save The Children y el tieron de que si continúa con su Ejército afgano. El atentado contra política de agresión y de hablar a trala ONG causó once muertos. vés del cañón de su pistola, que no Las fuerzas internacionales llega- espere que los afganos vayamos a ron a tener más de 100.000 hombres plantar flores como respuesta desplegados en Afganistán y sufrieron 3.500 bajas en los trece años de la misión de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF, por sus siglas en inglés) Ahora son 352.000 los militares y policías afganos, quienes llevan el peso de la lucha contra la insurgencia y están en el punto de mira tanto de los talibanes como de Daesh, que semana a semana muestran su capacidad de golpear en Kabul y dejan en evidencia la debilidad de las fuerzas afganas. 3 117