Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 30 DE ENERO DE 2018 abc. es espana ESPAÑA 25 Intenta raptar a una niña en Alicante a los 18 días de ser detenido por abusar de otras dos El septuagenario tenía en su caravana un revólver, puñales, droga y juguetes envueltos CRUZ MORCILLO MADRID Joaquín cumplió 73 años el pasado día 10 en los calabozos de la comisaría de Alicante. Acababa de ser detenido por corrupción de menores, tráfico de drogas y abusos sexuales tras la denuncia de una menor. El juez lo puso en libertad. Es la única reseña policial que le constaba hasta el sábado cuando fue arrestado de nuevo, en pleno centro de la ciudad. Intentó raptar a una niña de ocho años que estaba con su madre. Ayer el juez acordó su ingreso en prisión. El individuo vio a la pequeña en la céntrica plaza de los Luceros jugando. Eran las doce de la mañana del sábado. La madre estaba a unos metros, pero él no se percató de su presencia. Con una gorra negra calada, unas enormes gafas de sol y una bufanda que servía para embozarlo se acercó a la cría. Ven, guapa, que te voy a comprar un regalito contó luego la madre que oyó mientras corría hacia la niña. Joaquín la cogió del brazo para llevársela. Forcejeé con él y él tiró de la niña declaró la mujer. Angustiada, logró que el tipo no lograra su propósito con la ayuda de otras personas que observaron la escena. ra. La menor relató que otra amiga suya, de 16 años, tenía que mantener relaciones con él. Esta víctima tiene una minusvalía psíquica del 40 por ciento. En el registro de la autocaravana se halló un kilo de cogollos de marihuana, un revólver, puñales, juguetes sin estrenar para niños pequeños y juguetes sexuales para adultos. Estaba separado y en el pasado se dedicaba a las reformas. Dos policías registran la autocaravana en la que vivía el detenido ABC Tijeras y guantes de látex El tipo logró huir. Una patrulla policial recibió el aviso y lo localizó unos minutos después, a dos calles; él también los vio llegar y rápidamente se deshizo de las gafas, la gorra y la bufanda. No le sirvió de nada. Los agentes del Distrito Centro le encontraron entre la ropa unas tijeras, unos guantes de látex y una caja de comprimidos para el tratamiento de la disfunción eréctil. Cuando le preguntaron para qué quería los guantes y las tijeras, calló. En cuanto lo filiaron se dieron cuenta de que era la segunda detención en dieciocho días. El pasado día 9 una menor, de 15 años, había acudido a comisaría a denunciarlo. Contó que un hombre mayor le daba marihuana, tabaco, algún dinero e incluso le regaló una bicicleta para su hermana. A cambio, la adolescente iba a la autocaravana en la que vivía el individuo, en la zona norte de la ciudad. Primero le pidió besos a cambio; luego que se desnudara y finalmente la obligó a que lo masturba-