Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 AGENDA Necrológicas Juan Rodríguez Cheda (1939- 2018) VIERNES, 19 DE ENERO DE 2018 abc. es ABC Entregado a la pastoral familiar Se sintió llamado por Dios a la santificación del trabajo y de la vida ordinaria A don Juan lo conocí en Pamplona, aunque solamente de vista, sin saber entonces que un día volveríamos a encontrarnos. Yo estudiaba bachillerato en el Instituto Ximénez de Rada y él, apenas recién licenciado, dio allí unas clases. Aún recuerdo su larga y delgada figura caminando por los pasillos del instituto. Años después nos encontramos en Madrid y llegamos a tener una muy buena amistad. Tanto, que incluso pude acompañarle a su pueblo, Cedeira, al entierro de su madre, en un precioso cementerio asomado al mar. Don Juan iba a cumplir ahora 79 años, espléndidamente llevados, gracias también a su deporte preferido, la natación, que practicaba de vez en cuando con un estilo envidiable. Hijo de Damián, industrial, y de Victorina, profesora, el matrimonio tuvo seis hijos. Comenzó Derecho en la Universidad de Santiago de Compostela, donde conoció el espíritu del Opus Dei en el Colegio Mayor La Estila, y se sintió llamado por Dios a un camino de santificación del trabajo y de la vida ordinaria en medio del mundo. Más tarde, marchó a Barcelona para continuar sus estudios en el Colegio Ma- ABC yor Monterols y en la Universidad de Barcelona, donde obtuvo la licenciatura. Se trasladó a Roma para ampliar sus estudios en el Colegio Romano de la Santa Cruz, donde conoció a san Josemaría Escrivá de Balaguer. Allí estudio Filosofía y obtuvo el Grado de Doctor. Fue ordenado sacerdote el 11 de agosto de 1963. Además de una abundante labor Juan Rodríguez Cheda nació el 21 de febrero de 1939 en Cedeira y ha muerto el 17 de enero de 2018 en Madrid. Se licenció en Derecho en la Universidad de Barcelona en 1962. Fue ordenado sacerdote en 1963. Los últimos años desempeñó su labor pastoral en los confesionarios de las iglesias de Santa Teresa y Santa Isabel y Nuestra Señora de los Ángeles. pastoral con universitarios, fue un reconocido profesor de Filosofía del Conocimiento y de Ética, e impartió clases a generaciones de estudiantes. Era muy agudo en sus observaciones y supo abordar las cuestiones actuales más relevantes, entablando un diálogo entre la gran tradición filosófica de santo Tomás de Aquino y las aportaciones de los filósofos contemporáneos. Lector infatigable (era normal verle con un libro en las manos) dedicó mucho tiempo y esfuerzo a la tarea de despertar inquietudes intelectuales en las personas que se le acercaban, asesorarles, abrirles horizontes culturales... También atendió durante muchas horas a labores de pastoral familiar. Intelectual interesado por todas las cuestiones de su tiempo, fue muy frecuentado por profesionales de la comunicación, entre los que tuvo muchos amigos, con los que participó en diálogos, encuentros y jornadas con su sabiduría y agudeza de análisis, iluminando con la luz de la fe en Jesucristo las cuestiones que se le planteaban. No se me olvida, por ejemplo, su amistad y trato hasta el final con Rafael Calvo Serer. Los últimos años desempeñó una abundante labor pastoral de atención espiritual a muchas personas en los confesionarios de las parroquias de Santa Teresa y Santa Isabel, El Cristo de la Salud y Nuestra Señora de los Ángeles. JOSÉ APEZARENA EDITOR DE EL CONFIDENCIAL DIGITAL