Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 19 DE ENERO DE 2018 abc. es ABCdelOCIO 57 E n escena Forever Vuelve a Madrid (Teatro Nuevo Apolo, hasta el 11 de marzo) este homenaje a Michael Jackson. Álex Blanco encarna al rey del pop en un espectáculo que incluye sus más emblemáticas canciones Óscar o la felicidad de existir La Sala Arapiles acoge, hasta el 25 de marzo, esta función, con la que Juan Carlos Pérez de la Fuente regresa tras su destitución en el Teatro Español. Yolanda Ulloa interpreta este monólogo de Eric- Emmanuel Moby Dick Un Pou tamaño ballena Andrés Lima dirige al actor catalán en el Teatre Goya barcelonés en esta adaptación del libro de Herman Melville MARÍA GÜELL J osep María Pou es Ahab en el espectáculo Moby Dick que inundará, literalmente, el Teatre Goya a partir de este viernes. No podría ser otro afirma Daniel Martínez, presidente de Focus, que cree a ciegas en esta producción. El director Andrés Lima maneja el timón de este barco que navega por un mar bíblico Para él, Moby Dick es la historia de una obsesión. Queremos ver la caza de la ballena desde una mirada del ser humano contra la muerte Lima plantea la historia como la agonía de un suicida; la novela está siempre entre el ying y el yang Y no pasa por alto que Ahab puede ser un héroe clásico. La pieza es una fascinante metáfora de la lucha del ser humano contra sí mismo y la naturaleza avanza Pou. Este proyecto bebe del texto de Juan Cavestany basado en la novela de Melville. La particularidad de esta versión es que Cavestany da más importancia a la parte narrativa apunta Lima, que tiene muchas ganas de ver cómo reacciona el público. Quien también está ansioso es Pou, que alaba la capacidad de Cavestany de coger las mil páginas de Melville y subirlas a un escenario El protagonista de la función ve mucho paralelismo con el Rey Lear que interpretó hace años y se atreve a decir que el Capitán Ahab es el personaje que Shakespeare olvidó escribir Es un personaje muy shakesperiano, un personaje por encima de lo humano constata el actor, para quien no hubiese sido lo mismo meterse en el pellejo del personaje de Melville sin sus interpretaciones del personaje shakespeariano y de Orson Welles. Sin ellos dos este Ahab no sería lo que es, ni tampoco sin los múltiples personajes que he interpretado en cincuenta años de carrera constata. Hipnotizar al público La tripulación del ballenero está interpretada por Jacob Torres y Oscar Kapoya. Nosotros destaca el primero- tenemos que transmitir el alma del marinero al que le apasiona su oficio de ballenero, un oficio que ya no existe La escenografía y el vestuario de Beatriz San Juan tienen mucha fuerza. El espectador verá una gran ventana con vistas al mar; un mirador que refleja los pensamientos del Ahab. Las fotos de promoción auguran un Pou inmenso. Espero que consigamos hipnotizar al público; yo estoy entusiasmado de celebrar mis cincuenta años de profesión con Moby Dick asegura. Tenemos al capitán pero, ¿dónde está la ballena? El quid de este libro es que Moby Dick está omnipresente pero nunca se ve; no queremos develar si en esta versión aparece o no, pero sí que podemos anunciar que habrá unas pantallas gigantes donde se proyectarán algunos vídeos Moby Dick Barcelona. Teatre Goya. Del 19 de enero al 4 marzp. Josep María Pou posa en el Museo Marítimo de Barcelona EFE Crítica de teatro La última palabra LA TUMBA DE MARÍA ZAMBRANO Autora: Nieves Rodríguez Rodríguez. Directora: Jana Pacheco. Escenografía: Alessio Meloni. Vestuario: Eleni Chaidemenaki. Iluminación: Rubén Camacho. Vídeo: Clara Thomson. Intérpretes: Aurora Herrero, Isabel Dimas, Irene Serrano, Óscar Allo y Daniel Méndez. Teatro Valle- Inclán. Madrid. JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN MARCOSGPUNTO Aurora Herrero Esta sugestiva pieza de orfebrería poética más que un perfil biográfico de Ma- ría Zambrano traza una evocación realizada con la frágil materia de los sueños. Transcurre en un cementerio con olor a limonero donde las tumbas son como casitas, la infancia una patria incontaminada y los vientos de la Historia, apenas una brisa lejana, aunque no olvidada. La pensadora es convocada por un niño hambriento que lee la inscripción de la lápida: Levántate, amiga mía, y ven En este paisaje funeral pero no triste formidable la escenografía de Alessio Meloni coinciden María madura y María niña, que descubre que las palabras se esconden como las semillas; el padre y sus dictados, y Araceli, la hermana y compañera, convertida en una alucinación acosada por la sombra ominosa de un oficial nazi. Hay también una corte de gatos, tan zambranescos, que perfilan sus siluetas por entre las tumbas animados por el precioso trabajo videográfico de Clara Thomson. Paz es la palabra buscada afanosamente por María, a quien encarna con sensibilidad y buen pulso Aurora Herrero en este precioso ejercicio de delicada teatralidad que Jana Pacheco dirige armoniosamente como un juego de presencias revividas y los actores interpretan en clave de honda ensoñación trascendida, con Isabel Dimas eminente en su casi espectral Araceli, y una Irene Serrano que viste de espontaneidad su María niña.