Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 19 DE ENERO DE 2018 abc. es ABCdelOCIO 53 Periodismo, liderazgo y principios ción con la humareda de 1971, que es cuando ocurren los hechos. Dirección: Steven Spielberg. Pero hay aún algo más interesanIntérpretes: Tom Hanks, Meryl te que la redacción del The WaStreep, Sarah Paulson, David Cross shington Post y es la circunstancia de que su propietaria y editora, Katharine Graham, es una mujer y OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE Spielberg enmarca con talento esa l cine de Spielberg suele anomalía en sus entradas a la gahonrar el terreno que pisa, llera de los Consejos y en su necesila historia, la aventura, la dad de poner huevos (liderazgo) ciencia ficción, el holocaus- como gallo y no como gallina. Magto, el bélico... y hasta nos contó aque- nífico retrato con tres o cuatro trallo de érase una vez un tiburón... zos de la dignidad y fuerza de una y el mar del veraneo nunca mujer y una editora de perióUn volvió a ser el mismo. Ahodico, y envidiable estampa magnífico ra, con esta película, honen sus contactos en claretrato de ese ve respetuosa e íntegra ra el terreno del periodismo, que no le viene oficio que tan con su director, Ben mal, dicho sea de paso, mala prensa Bradlee, al que también que alguien lo honre. Los se le dibuja con el valor y tiene archivos del Pentágono la decencia de quien sabe fija su mirada en dos asuntos para quién trabaja, los goberesenciales: en la decisión de publinados y no los que gobiernan (princar o no unas informaciones clasi- cipios) Como es lógico, Meryl Streep ficadas sobre la actuación de varias y Tom Hanks están a la altura de sus Administraciones en la Guerra de magníficos personajes, y no necesiVietnam, y en la relación profesio- tan de subrayados ni atenciones simnal y respetuosa entre la propiedad plonas por parte de Spielberg para y la dirección de un periódico; es de- sublimarlos; la puesta en escena es cir, Spielberg entra de lleno en la insuperable, el ritmo, el tic- tac, los prístina deontología de un oficio que espacios, la infinidad de detalles que queda magníficamente retratado en la cámara de Spielberg nos proporel ambiente y la temperatura de re- ciona para que el espectador sienta dacción, teclear, reuniones, idas, ve- lo intenso y vibrante de ese oficio nidas, ritmo de cierre... una redac- que tiene tan mala prensa. LOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO E Tom Hanks y Meryl Streep, en la redacción del Post como testigo, y aunque habla de la valiente editora Katharine Graham, se refiere también a la situación actual con Donald Trump en la Casa Blanca, contra el que se ha mostrado muy beligerante. Una postura, la de la batalla, que también ha prestado en la campaña contra el acoso Time s Up Kay merecía estar donde estaba, era una mujer brillante que construyó un imperio. Intento decirles a las jóvenes de hoy lo distinta que era esa sociedad para nosotras. Y a los hombres, que recapaciten. No se trata solo de Hollywood, hay que cuestionar los valores sociales defendió la actriz. El preludio del Watergate PEDRO RODRÍGUEZ Conocida como los papeles del Pentágono, esa historia interna del Departamento de Defensa era la prueba fehaciente sobre hasta qué punto la tragedia de Vietnam se cimentó en grandes mentiras. De las limitadas copias disponibles, una colección completa de los Papeles del Pentágono terminó en los archivos de un think- tank vinculado a la industria militar: RAND Corporation. En su sede de California trabajaba Daniel Ellsberg como analista. Un día en 1969, de manera casi inopinada, metió el primer volumen en su cartera, salió de la oficina sin que le revisaran y empezó a fotocopiar un total de 7.800 páginas. Ellsberg intentó primero divulgar estos documentos a través del Senado, pero no tuvo respaldo, y optó por recurrir al New York Times Tom Hanks y Meryl Streep (izquierda) dan vida en el filme a Katharine Graham y Ben Bradlee, editora y director del The Washington Post (derecha) Mucho antes que WikiLeaks, Snowden, Panamá, Paradise o incluso Watergate, la era de las filtraciones arrancó con la saga de los papeles del Pentágono. Daniel Ellsberg etiquetado como el hombre más peligroso en América por Kissinger divulgó una enciclopédica cantidad de documentos secretos sobre la gradual y nefasta implicación de EE. UU. en Vietnam a partir de 1945. El 13 de junio de 1971 apareció en portada del Times la primera de una serie de nueve entregas. En 48 horas, la Administración Nixon logró una orden federal para detener la publicación. El caso no tardó más de dos semanas en llegar al Supremo. La sentencia ratificó tanto el derecho del público a ser informado como el derecho de la prensa a divulgar ese conocimiento. Ante los impedimentos planteados por la Administración Nixon contra el New York Times la reacción de Ellsberg fue facilitar copias adicionales al Washington Post y otros periódicos. Para desacreditarle, la Casa Blanca creó una unidad de fontaneros, con la metafórica misión de taponar a cualquier coste las filtraciones de secretos. En última instancia, los papeles del Pentágono alimentaron la visión paranoica de Nixon, que se pensaba rodeado de enemigos dispuestos a hacer todo lo posible para frustrar su presidencia. Además de abrir una brecha cada vez mayor en la credibilidad política del Gobierno americano.