Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 DEPORTES VIERNES, 19 DE ENERO DE 2018 abc. es deportes ABC Lo mejor es Asensio El Real Madrid se impone al Leganés con un gol del mallorquín en el minuto 90. El juego de los blancos fue discreto y los locales llegaron a crear peligro co finstro de partido. Un balón aéreo envenenado acabó en el larguero de Casilla. El peligro era real. Pese al buen papel, la mirada de Garitano era intensa y dramática, mientras que Zidane daba paso a los cambios con una serenidad solo ligeramente grave. 0 LEGANÉS Champagne Tito Bustinza Siovas Rico R. Pérez (60) Gumbau El Zhar Eraso Naranjo (69) Beauvue (80) Brasanac (60) Amrabat (69) Omar (80) GOL 0- 1. m. 90: Asensio. 1 REAL MADRID Casilla Carvajal Varane Vallejo (14) Theo Llorente (72) Kovacic Ceballos (66) L. Vázquez Asensio Mayoral Nacho (14) Modric (66) Isco (72) EL ÁRBITRO Sánchez Martínez (Comité Murciano) Amonestó a El Zhar, Gumbau y Naranjo. HUGHES n optimista vería algo en el partido del Madrid. Las piernas de la segunda unidad van cogiendo minutos, fondo, y Asensio dibuja con su categoría una jerarquía, un escalón en un equipo sin constantes vitales, aplanado. Un realista vería que han tocado fondo, pero un fondo además del que no se rebota. A la espera del PSG, era una buena prueba el Leganés, que empieza por el portero Champagne y acaba en el delantero Beauvue. Una pancarta, sin embargo, subrayaba muy clarita la identidad: Sentimiento pepinero En el Madrid no estaba la BBC, que no suele estar últimamente, y el equipo B comenzó mejor que otras veces. Una circulación más rápida y con más sentido. El Leganés se metía en su campo muy ordenado, cubriendo celosamente todos los espacios. El Madrid estaba, en definitiva, ante el toro del ataque estático. Muy pronto se lesionó Vallejo. Me he roto, me he roto se quejó. Inequívoca dolencia muscular. Entró Nacho por él, la navaja suiza del Madrid, fundamental en una defensa justa, joven y frágil. El fútbol blanco era tónico, aunque no penetrante. Por la derecha iban cayendo todos: Carvajal, Lucas o Ceballos. En la izquierda seguía el Expediente Theo En ataque el Leganés ofrecía solo la movilidad incordiante de El Zhar y una interesante presión sobre Kiko Casilla, que despejó como si tuviese los pies U de Leonardo di Caprio en el final de Titanic Dificultades podológicas serias. Los porteros, tan poco capaces con las extremidades, son capaces de transmitir su nerviosismo a los pies. Pasaban los minutos y lo que llegó fue por error local: Rubén Pérez se la regaló a Kovacic, que solo ante Champagne respondió con un error mayor. Chutó como si tuviera un trastorno visual severo. El partido era bravo. Beauvue remato una chilena craneoencefálica en Llorente, y El Zhar pisó a Theo sin miramiento. El Madrid fue desgastando con actitud al Leganés y los espacios comenzaron a aparecer hacia el final de la primera mitad. Ceballos deja solo detallitos y regaló una espuela, Lucas entró por la derecha con actitud guerrillera, y Asensio desbordó por la izquierda un par de veces. Le regaló un pase de gol a Lucas, que no llegó al remate. Asensio apareció en el 45 y en el 90. El Madrid marcaba distancias por fin con el equipo cucurbitáceo. Se pudo apreciar en esos minutos más poso en los suplentes. Menos errores, más ritmo, como si enero empezase a devolver algo del trabajo. Lo conseguido por el Madrid en ese rato se perdió tras el descanso. El partido volvió a igualarse e incluso comenzó a llegar el Leganés por la banda de Naranjo. En las camisetas del Lega la publicidad ha dibujado a Chiquito de la Calzada. A esas alturas el Madrid estaba jugando ya un auténti- Dirección final de Isco Modric sustituyó a un discreto Ceballos, y en los locales entró Amrabat para enloquecer el ataque. Seguía siendo Lucas, como en toda la Copa, el que respondía en el ataque madridista. Zidane se encomendaba a Isco, pero su acaparamiento del balón produciría tantas llegadas como contras del Leganés. Casilla tuvo que estirarse para pararle con mucho mérito un remate a Beauvue. La segunda parte del Madrid estaba siendo peor que la primera y de nuevo desalentadora. El árbitro expulsó al utillero del Leganés por un intercambio de impresiones seguro que sinceras con el cuarto árbitro. Había una gran pasión en los locales, que aun llegando nunca dejaban de tener nueve por detrás del balón. El Madrid parecía aletargado, sin otra movilidad que la de Lucas y algún amago de Isco. ¿Se acaban pareciendo los equipos a sus entrenadores? El 0- 0 era lo máximo a lo que se podía aspirar, hasta que Theo, que estaba jugando mal, le dio un centro a Asensio para que enganchara un remate de primeras con su zurda, que es lo mejor que tiene el Madrid. Esa es la conclusión que le deja el partido. Es un jugador para jugar siempre y con mayor libertad. La jugada había sido planeada por Isco, como un recuerdo de lo mejor del año pasado. ¿Acaso un brote verde? ¿El rebrotar de una flor? El protagonista: Son dinámicas. A veces entra todo y otras nada RUBÉN CAÑIZARES LEGANÉS Justo delante de la zona de prensa de Butarque se sienta un aficionado pepinero de unos 45- 50 años de edad, ataviado con su camiseta del Leganés, el número 12 a la espalda y Friki Fer de nombre, armado con la insufrible vuvuzela y con el árbitro entre ceja y ceja desde el segundo uno de partido. Un personaje de esos que cada vez quedan menos en las gradas y con los que El Día Después se haría un serial de varias jornadas, a cada capítulo más desternillante. Hasta en eso es auténtico el club madrileño, cuya esencia es mantener viva esa llama del fútbol de siempre que hoy está en peligro de extinción. Se quejó amargamente este seguidor azulón de la actuación de Sánchez Martínez, pero quizás le hubiera ido mejor centrar sus gritos, lamentos y muecas en la timidez de su equipo. Pocas veces tendrá el Leganés una oportunidad tan bonita para meterle mano al Real Madrid. Ante la unidad B de los de Zidane, el Leganés planteó un partido demasiado conservador, más preocupado de marcharse vivo al Santiago Bernabéu que de ir al coliseo blanco con ventaja en la eliminatoria: Hicimos un partido serio pero no encontramos nuestro juego habitual reflexionó Zidane. El entrenador del Real Madrid no cambió su hoja de ruta copera. Mayoría de habituales suplentes en el once, como Vallejo, cuyo enemistad con las lesiones empieza a ser preocupante. El central aragonés solo duró trece minutos en el campo, de donde se marchó aquejado de la parte posterior de su pierna derecha: Se ha hecho daño confesó Zidane. Kovacic perdona El percance de Vallejo marcó una primer acto de dominio blanco, pero más teórico que práctico. Solo una ocasión, clarísima eso sí, de Kovacic, tras error gigante de Rubén Pérez. El centrocampista croata, solo ante Champagne, decidió brindar por el regalo del mediocentro pepinero y echó la pelota incomprensiblemente fuera. Mateo fue uno de los pocos juga-