Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 19 DE ENERO DE 2018 abc. es ENFOQUE 5 El Rey recibe las cartas credenciales del nuevo embajador de Estados Unidos, Richard Duke Buchan III, ayer en el Palacio Real EFE Un enamorado de España El embajador de Trump HUGHES El nuevo embajador estadounidense, Richard Duke Buchan III, un enamorado de España, presentó ayer sus credenciales al Rey en acto de tradicional solemnidad. Como no podía ser de otra manera, la llegada de Trump no ha cambiado sustancialmente las relaciones. De Rota salieron los destructores que lanzaron los tomahawks sobre Siria hace unos meses y, con los ojos en Irán, la importancia estratégica de España se mantiene. La cooperación en terrorismo es conocida, el turismo en las dos direcciones y las inversiones aquí y allá. Aunque se intuye que la importancia de Europa descenderá para EE. UU. que gira su atención hacia Asia. Con su retórica de desinterés hacia la OTAN, Trump ya ha conseguido el compromiso español de incrementar un 80 su aportación. El otro asunto importante es el comercio. Estados Unidos renegocia sus tratados o apuesta por la bilateralidad, y tanto la política comercial como la fiscal en Trump parecen apuntar hacia un mismo objetivo final: atraer la inversión. EE. UU. afronta la mayor bajada de impuestos desde Reagan en el año 1981 y, además del bilateralismo, esto va a influir en el mundo. Los expertos han notado una diferencia con la revolución reaganiana. Entonces la rebaja fiscal se le hacía al ciudadano. Un fuerte recorte en el impuesto sobre las rentas del trabajo y el capital. Los dos confían en la famosa Curva de Laffer: un descenso en los impuestos aumentará la recaudación por incrementarse la actividad económica. Pero en el caso de Trump es el impuesto de Sociedades el que se recorta. Hay evidencia científica de que cuando las empresas tienen más flujo de fondos lo invierten. Economía de oferta, pero instrumentalizada sobre las corporaciones y no sobre el consumidor. Esto invita a una reflexión: el impacto se concentra en ellas, se reconoce su soberanía en materia de empleo, y se confía en que las ganancias empresariales se traduzcan en trabajo. Hay algo de nueva seducción gobierno- empresas en un ámbito global. Recortes a cambio de empleos. Apple repatriará fondos y anuncia la creación de miles de puestos de trabajo en suelo americano. EE. UU. quiere atraer las inversiones mundiales, y esto va a obligar a una respuesta europea.