Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 16.1.2018 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.273 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. Centralita ABC 91 339 90 00. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Macron quiere la baguette como patrimonio mundial El presidente de la República apoya a la confederación nacional francesa de panadería en su original petición a la Unesco JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS IGNACIO RUIZ- QUINTANO TENDENCIAS La collera alemana MerkelSchulz no es una coalición coactivamente solitaria, sino necesariamente única L E mmanuel Macron desea que la baguette sea declarada patrimonio mundial por la Unesco. Se trata de dar al gran arte nacional del pan nuestro de cada día una suerte de aura cultural y universal. La baguette es un clásico de la panadería francesa: una barra de pan de harina de trigo, que, según el canon oficioso, suele tener entre cinco y seis centímetros de ancho, tres o cuatro de alto y ochenta y cinco de largo, con un peso en torno a los 250 gramos. Respondiendo a una petición de la Confédération Nationale de la Boulangerie- Pâtisserie Française (Cnbpf, Confederación Nacional de la Panadería Pastelería Francesa) el presidente Macron ha terminado anunciando que Francia pedirá oficialmente que la baguette de la tradición francesa sea declarada patrimonio mundial por la Unesco, por estas razones: Nuestra baguette nacional es la envidia del mundo entero, un símbolo por excelencia de nuestro saber hacer. Forma una parte esencial de la historia particular y la vida diaria de todos los franceses, presente desde el desayuno a la cena en todos nuestros hogares ha declarado. El presidente de la Cnbpf, Dominique Anract, ha agregado: Con la Torre Eiffel, la baguette es uno de los grandes símbolos franceses. Estoy convencido de que la Unesco aceptará la proposición del presidente de la República Hay otro tipo de barras de pan, no solo en Francia. Pero la baguette sue- Emmanuel Macron, en una visita en 2016 a una panadería en París EFE le encarnar el modelo más universal, polio del buen pan. Españoles, italiade una popularidad sin tacha y excep- nos y alemanes, entre muchos otros cional. La baguette tradicional es la pueblos, han creado panes excelsos más clásica y popular. Pero todas las para las más diversas sensibilidades. panaderías de Francia proponen varie- Los franceses tiene, además, la sodades, con distinta fortuberbia el talento y la de Forma una na, con cereales u otro terminación imprescinparte esencial tipo de granos, incluso dibles para convertir un olivas o queso. pan artesano, la baguetde la vida de Se trata, en cierta mete en símbolo nacional. todos los dida, laica una suerte franceses, desde Grandes creadores conde pan con el que millotribuyeron a forjar esa el desayuno nes de franceses consuleyenda. a la cena man cada día la comuEn lo más crudo de la nión del desayuno, la coinmediata posguerra, enmida, el bocata y la cena en familia. Con tre 1945 y 1950, los más grandes fotómantequilla salada (bretona, claro está, grafos, comenzando por Robert Doisa mayor gloria nacional) la baguette neau, inmortalizaron las imágenes de forma parte del más canónico de los hombres, mujeres y niños saliendo de desayunos franceses. El café con crua- la panadería, orgullosos, enarbolando sán es una alternativa, claro está; pero legendarias baguettes que Macron mucho más turística, pintoresca desea convertir en patrimonio munSin duda, Francia no tiene el mono- dial de la Unesco. Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Elevado, adj. Profundo. a collera alemana MerkelSchulz Exclusión de mayorías cambiantes: los miembros de la coalición votarán lo mismo en el Bundestag y en sus comisiones incluso en los asuntos que no hayan sido acordados confirma la tendencia europea hacia el Partido Único: La Falange decía Arrese en el Burgos del 43 no es una organización coactivamente solitaria, sino necesariamente única Pues eso. Técnicamente, lo de Merkel- Schulz va más allá del Estado de partidos en coalición lábil de es la apoteosis de ese Estado de partidos cuyo ideólogo, Leibholz, bendijo porque, al acabar con cualquier atisbo de representación, supera a Rousseau, y supone la integración de las masas en el Estado que es el eterno consenso europeo. El consenso fue el tabarrón con que los telediarios nos arruinaron la infancia. Se lo oí por vez primera a Arias, jefe de Cebrián, en TV: El consenso en torno a Franco se expresa en forma de adhesión y el consenso en torno al Régimen en el futuro habrá de expresarse en forma de participación La participación, según el leonino discurso de Girón en la cuna de María Soraya, pasaba por las tendencias (su manera de nombrar los partidos) que surgían del Movimiento, que exige la máxima lealtad al Estado Prudencia y tendencia es el nuevo lema de Rivera, un león (menuda melena) del tabarrón del consenso con que los telediarios nos arruinan la madurez. Tiendo a ver en frau Merkel a la Brunequilda que invocaba Gecé en casa de Goebbels con vistas a casar a Hitler con la hermana de José Antonio. Después de todo, Gecé había enseñado a Goebbels, que era renco, a torear de capote como Morante. Sería posible... si Hitler no tuviera un balazo en un genital dijo la señora de Goebbels, Magda. Gecé fantaseó con Magda como Petion con Madame Isabel de vuelta a París en la carroza de Varennes: Si por encantamiento todo el mundo hubiera desaparecido, Madame Isabel se habría dejado ir en mis brazos y abandonado al movimiento de la naturaleza