Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 16 DE ENERO DE 2018 abc. es internacional INTERNACIONAL 31 Carillion Grúas de la constructora Carillion en el centro de Londres 43.000 trabajadores La empresa Carillion emplea a 43.000 personas. Solo los que trabajan en proyectos adjudicados con contratos públicos tienen asegurado su empleo. Estratégica Es la segunda mayor constructora del país con proyectos en áreas estratégicas como defensa, sanidad o transportes. Pensiones El fondo de pensiones de la empresa tiene una deuda de 600 millones de libras. El Gobierno se hará cargo de ella. REUTERS Pánico tras quebrar un gigante de la construcción en el Reino Unido Con el Brexit, crece el temor a que surja un efecto contagio entre las grandes empresas I. ALONSO LONDRES La quiebra por sorpresa del grupo británico Carillion, que se dedica a la construcción y a los servicios, con una deuda de 1.500 millones de libras (unos 1.700 millones de euros) ha supuesto un terremoto económico y político en el Reino Unido. Este grupo, que se formó hace 200 años, es la segunda mayor constructora británica y la encargada, entre otros grandes proyectos, de la puesta en marcha de la línea de alta velocidad que unirá Londres con Birmingham, Manchester y Glasgow. La bancarrota se produce tras la im- posibilidad de un acuerdo con sus acreedores y con el Gobierno para llevar a cabo un rescate que mantuviera la empresa a flote. La quiebra pone ahora en riesgo los 43.000 puestos de trabajo del consorcio (casi 20.000 en el Reino Unido) además de los muchos proyectos que tiene en marcha No quedaba más remedio, vino a decir la propia empresa en un comunicado: la única opción posible era entrar en liquidación de forma inmediata Una crisis que deja en una posición muy comprometida al Gobierno británico, que tendrá que hacerse cargo ahora de los servicios públicos que gestionaba esta empresa que trabajaba en áreas estratégicas como defensa, sanidad o transportes. El Gobierno tuvo que llamar a la calma tras las varias voces que se han alzado augurando un efecto contagio en otras grandes empresas británicas, sobre todo ante la delicada situación que Gobierno continuó premiándola con contratos públicos Tuvo que ser el nuevo viceprimer ministro británico, David Lidington, el que aportó un poco de tranquilidad a los empleados de la empresa asegurando que el Gobierno se hará cargo se prevé tras el Brexit. El Ejecutivo se de algunos de los contratos que le haha tenido que defender de mala ma- bía adjudicado y por tanto salvando nera ante el aluvión de críticas que le la situación, al menos por el momenha llegado, tanto de quienes le recri- to. Queda, no obstante, el temor a la minan haber dejado caer a una empre- pérdida de empleos, a la espera de cómo sa estratégicas y de tan gran dimen- se desarrollará la situación en los próximos meses. Según el sión como de los que le propio Lidington todos acusan de haber estado Empleos en los empleados deben seintentando mantener sin guir acudiendo a su pueséxito a flote a Carillion peligro adjudicándole contratos Se teme la pérdida to de trabajo y seguirán en los últimos meses. de empleos en un recibiendo su sueldo. El personal que participa en consorcio Investigación púestratégico que da contratos del sectorque blico todavía tiene Entre estos últimos se entrabajo a 43.000 realizar un trabajo imcuentra el partido labopersonas portante No es este el rista de Jeremy Corbyn, único problema que tenque solicitó una investidrá que acometer el Gogación sobre la actuación del Gobierno de Theresa May con la bierno, ya que miles de empleados y empresa. Desde la oposición señalan exempleados tienen dinero en los fonque esta compañía presentó tres avi- dos de pensiones de Carillion, de los sos de malos resultados en los últimos que se tendrá que hacer cargo el Fonseis meses y, a pesar de esas alertas, el do de Protección de Pensiones.