Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN TIEMPO RECOBRADO MARTES, 16 DE ENERO DE 2018 abc. es opinion ABC PEDRO GARCÍA CUARTANGO A los cuatro vientos Varapalo del Parlament Airbus A- 380 NOSTALGIA DE LA GUERRA FRÍA Todavía sueño con un Berlín en el que uno podía cruzarse con un espía oculto tras una gabardina y unas gafas oscuras Puidemont, cada vez más acorralado Otro revés para el forajido de Bruselas. Un informe de los servicios jurídicos del Parlament rechaza tajantemente la posibilidad de que Carles Puigdemont sea investido a distancia, como él pretende. Alegan los letrados de la Cámara que es imprescindible que el candidato a la Presidencia de la Generalitat esté presente en el hemiciclo durante el debate. Pero es probable que al huido le dé exactamente igual porque es un experto en vulnerar la ley y en hacer lo que le venga en gana para levantar su fantasmagórica república. El gigante del cielo se queda sin alas El consorcio europeo Airbus volvió el año pasado a ganar la batalla comercial a su rival Boeing, pero a costa de marginar un A- 380, el gigante de los cielos, que no logra nuevos pedidos y cuyo futuro depende del contrato con el que amaga desde hace meses Fly Emirates. El ajuste de costes y precios que llevan a cabo las aerolíneas internacionales amenaza con cortarle las alas a un monumental avión con cuatro reactores y capacidad para quinientos pasajeros cuyas variables, especialmente su consumo, no terminan de cuadrar en los planes de las compañías aéreas. J AMÁS olvidaré aquel lluvioso día del otoño de 1979 en el que crucé al otro lado. El Checkpoint Charlie se hallaba en la Friedrichstrasse. Había una barrera y dos casetas prefabricadas como las de cualquier obra. En una estaba la aduana francesa. En la otra, la temida Policía de la Alemania Oriental de Honecker y su Stasi. Un gendarme negro, que ni siquiera me pidió el pasaporte, se rió de mí y me aconsejó que no perdiera mi tiempo en aquel Berlín triste y gris, cuyas casas reflejaban todavía los impactos de los proyectiles. No le hice caso y me dirigí por un estrecho pasillo a la caseta de la Volkspolizei. Un agente me miró minuciosamente y me preguntó por qué quería pasar la frontera. Tras más de media hora de espera, me dejaron cruzar con la advertencia de que la autorización expiraba a la medianoche. También me hicieron cambiar diez marcos de la RFA por otros diez de la RDA, que me bastaron para tomar una copa de Tokai en la torre giratoria de Alexander Platz. La tarde se había tornado inclemente, con una fina capa de neblina que lo envolvía todo. Caminé durante tres horas por una ciudad vacía y desolada, en la que sólo pude ver a jóvenes con bolsas de deporte y a viejas cubiertas con pañuelo que paseaban bajo un paraguas. Entré en un lóbrego bar, iluminado por una luz mortecina, a pedir una cerveza y tuve la sensación de que los escasos parroquianos me miraban con una mezcla de curiosidad y desconfianza. Finalmente volví al Checkpoint Charlie a las doce menos cinco y no pude evitar una sensación de alivio al cruzar al lado occidental. Cogí un taxi y me fui al hotel, plagado de ejecutivos que bebían whisky y que buscaban compañía por los cabarets cercanos a la Kurfürstendamm. He vuelto a sentir nostalgia por aquel Berlín en el que todavía la Postdamer Platz era un gran solar vacío con charcos mientras leía El legado de los espías, la novela recién aparecida de John le Carré. Narra una compleja trama, ubicada en los años 70, en la que George Smiley y los suyos intentan convertir en agente doble a uno de los jefes de la Stassi. Le Carré recrea un mundo de espías con micrófonos ocultos, pasaportes falsos, heroísmo y misiones suicidas para combatir al enemigo. Al final, un envejecido Smiley se pregunta si valió la pena y si acaso ellos eran mejores que el mal que combatían. La pregunta carece de respuesta pero resulta inevitable añorar esa época en la que las diferencias entre los buenos y los malos parecían tan nítidas. Hoy nos queda la nostalgia de aquella Guerra Fría en la que el fantasma de una conflagración nuclear nos hacía temblar. Pero allí estaban los hombres como Smiley que se movían entre las sombras para protegernos de los poderes maléficos. Todavía sueño con un Berlín difuminado por la niebla y en el que, a la vuelta de cualquier esquina, uno podía cruzarse con un espía oculto tras una gabardina y unas gafas oscuras. CARTAS AL DIRECTOR Auténticos cofrades Pasado el tiempo de Navidad, Sevilla se mete en el mundo de las hermandades y cofradías. En los tiempos actuales, la mentalidad sobre lo que significa ser cofrade ha cambiado y, gracias a Dios, no todo se queda en los cultos, sino que muchas de estas hermandades están y se sienten más comprometidas con los problemas de la sociedad actual. Por eso sabemos con plena seguridad que detrás de una medalla o de la insignia se encuentran unos auténticos cofrades que se entregan diariamente en la búsqueda de los verdaderos valores, creciendo como personas, como cristianos y como cofrades. ALBERTO ÁLVAREZ PÉREZ SEVILLA Líderes en donaciones Un año más, España sigue siendo pionera en donaciones de órganos. Esta situación se viene repitiendo durante los últimos veintiséis años. En la Unión Europea, la media de trasplantes realizados es de 21,5 por millón de habitantes, mientras que en España doblamos esa cantidad con creces, situándonos en 46,5 por millón de habitantes. Solo el año pasado hubo 5.261 intervenciones, 450 más que el año anterior, una cifra histórica. Todos estos registros no serían posibles sin una serie de factores: la eficacia de la Organización Nacional de Trasplantes, el excelente sistema sanitario y, por último, la generosidad de los donantes y sus familiares. Quiero dar las gracias con esta carta a todas aquellas personas que contribuyen a que, año tras año, sigamos siendo líderes tanto en trasplantes como en donaciones. MANUEL FERNÁNDEZ- BERMEJO MAJADAHONDA (MADRID) ROCÍO RUZ Semana Santa en Sevilla quienes le arropen, apoyen, justifiquen y finalicen echando la culpa al Estado o a la misma víctima, pues aunque los testigos lo desmientan sólo se trataría de la justa autodefensa de un inocente ciudadano antifascista Y observando quiénes son los que acaban llevándose el gato al agua en asuntos como este, no tendríamos que descartar que dentro de poco le dediquen el nombre de una calle en algún municipio gobernado por fuerzas progresistas. MIGUEL ÁNGEL LOMA MADRID Una calle progresista Parece que Rodrigo Lanza, el supuesto asesino del nada supuesto (sino efectivamente) asesinado exlegionario Álvaro Laínez, sin haber manifestado arrepentimiento alguno por su presunta nueva hazaña, se dedica a acusar al Estado de montajista contra su persona. Con ello nos demuestra lo que aprendió hace unos añitos, tras su breve experiencia carcelaria por dejar tetrapléjico a un policía local. Sabe que, como entonces, nunca faltarán El incansable Papa Francisco Empieza el nuevo viaje del Papa a Chile, una visita que amenaza con ser una de las más difíciles de su pontificado. Como es habitual, se reunirá con mandatarios, sacerdotes, referentes de la educación y la cultura y fieles de la Iglesia. Esta visita debe vivirse en un clima de respeto, solidaridad y alegría. ¿Por qué