Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 SOCIEDAD DOMINGO, 7 DE ENERO DE 2018 abc. es conocer ABC JOSÉ FRANCISCO SERRANO OCEJA Shanghái limitará su población a solo 25 millones de habitantes El Gobierno chino quiere expulsar a los emigrantes rurales para atajar la polución PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN PEKÍN HABLEMOS DE SEXO La Iglesia parece no encontrar el lenguaje adecuado para hablar de la sexualidad a las nuevas generaciones E ste año se cumple el cincuenta aniversario del mayo del 68, la única revolución que, con inspiración marxista en sentido amplio, ha triunfado produciendo una mutación cultural en lo referido a la sexualidad, trasformación antropológica al fin y al cabo. Lo que pidieron aquellos jóvenes fue un cambio de vida a través de una denuncia contra el Estado de Bienestar, ese producto del pacto entre las ideologías dominantes del neoliberalismo y la socialdemocracia. Un Estado de Bienestar que sigue produciendo un estado de malestar, excepto en lo referido al sexo. Bien sabían los que propugnaron aquello de hacer el amor y no la guerra que Aldous Huxley escribió en el prólogo a la edición de 1949 de su novela Un mundo feliz La revolución realmente revolucionaria se logra, no en el mundo externo, sino en las almas y en la carne de los seres humanos La Iglesia, salvadas las excepciones, parece no encontrar el lenguaje adecuado para hablar de la sexualidad a las nuevas generaciones. Se topa con la dificultad añadida de confrontarse con una revolución sexual global que ha puesto en entredicho las bases de la comprensión cristiana del cuerpo y del amor humano. Acaba de publicarse en España un magnífico estudio de la socióloga alemana Gabriele Kuby, titulado La revolución sexual global. La destrucción de la libertad en nombre de la libertad (Didaskalos) Un actualizado análisis sobre los efectos culturales, educativos, políticos, incluso demográficos, de la aparición de las nuevas formas de comportamiento sexual y su implicación en las disolución de las estructuras sociales. Las dificultades con las que se encuentra el discurso de la Iglesia ante el sexo puede producir el efecto de una espiral del silencio. Es decir, el mutismo o el olvido de lo que es clave en la maduración y en el bienestar de la persona, en un contexto de hipersexualización. Es necesario recuperar una visión sana y digna de la sexualidad que ayude a clarificar la mirada hacia el otro a como persona. Si no fuera así, careceríamos hoy de una respuesta adecuada a la revolución triunfadora del mayo del 68. Con unos 1.400 millones de habitantes, es imposible solucionar la superpoblación de China. Todo lo más que puede hacerse es distribuirla. Ese es el objetivo de las autoridades de Shanghái y Pekín, las dos ciudades más populosas del país, para los próximos años. En 2035, Shanghái limitará su población a solo 25 millones de habitantes y su suelo urbanizable a 3.200 kilómetros cuadrados, según consta en el plan maestro de su Ayuntamiento, aprobado recientemente por el Gobierno central. Plagada de futuristas rascacielos a lo Blade Runner y autopistas de varios niveles, esta espectacular megalópolis tendrá que perder parte de su población porque a finales de 2014 ya contaba con 24,1 millones de habitantes. Un plan que ya ha sido criticado por sociólogos chinos como Liang Zhongtang, quien lo definió como no práctico y contra la tendencia del desarrollo en la prensa oficial. Por su parte, Pekín, donde ya vivían 21,5 millones de personas en 2014, se fijó en septiembre un límite de 23 millones de habitantes en 2020. Eso significa que tendrá que echar a un buen número de sus residentes, como ya hizo en noviembre con decenas de miles de emigrantes rurales que vivían en infraviviendas en sus suburbios. Con el argumento de que no eran seguras, las autoridades demolieron sus casas después de que un incendio devorara un edificio y matara a 19 personas. En 40 días, las excavadoras derribaron tantas construcciones que Shanghái se ha convertido en una espectacular megalópolis ABC También Pekín La capital china no pasará de 23 millones de personas en 2020 para que sea una ciudad más vivible los barrios afectados parecían arrasados por un terremoto. La destrucción fue tal que los vecinos desalojados se atrevieron a protestar contra las autoridades, que no habían previsto un alojamiento alternativo para ellos porque lo único que querían es que se marcharan de la ciudad. Una drástica e inhumana medida que ha sido muy criticada por más de un centenar de intelectuales, pero que el autoritario régimen chino ha vuelto a silenciar gracias a su control de los medios de comunicación. Con este objetivo, la población de Pekín bajará en dos años hasta un 15 por ciento en los seis distritos principales de la ciudad. Para ello, el régimen ya está trasladando sedes guber- namentales a la zona de Tongzhou, al este, y tiene previsto construir una nueva capital administrativa y económica en Xiongan, a unos cien kilómetros al suroeste. Con el traslado de funciones a las afueras, el suelo edificable se reducirá de 2.860 kilómetros cuadrados en 2020 a 2.760 en 2035. Megalópolis invivibles Todas estas medidas pretenden luchar contra la que ya ha sido bautizada como la enfermedad de la gran ciudad Así se llama al cúmulo de problemas derivados de la superpoblación que hacen que las megalópolis chinas sean invivibles tráfico congestionado a todas horas, contaminación tan espesa que eclipsa el sol tras una nube tóxica, transportes públicos abarrotados y escasez de servicios como la educación y la sanidad. Como siempre, los más perjudicados serán los emigrantes rurales, que han acudido a la gran ciudad en busca de una vida mejor y tendrán que volver a sus míseros pueblos. SUFRE EL SÍNDROME DEL NIÑO ZARANDEADO Detenidos los padres de un bebé con hemorragia cerebral ABC VALENCIA Agentes de la Policía Nacional han detenido en Valencia a un hombre y una mujer como presuntos autores de un delito de malos tratos en el ámbito familiar después de que su hijo, un bebé de dos meses, tuviera que ser ingresado en la UCI de un hospital con hemorragias intracraneales. Según han informado fuentes policiales, las evaluaciones de los médicos indicaban que las lesiones que presentaba el bebé no se correspondían con un golpe en la cabeza y era muy alta la probabilidad de que fueran compatibles con el llamado síndrome del bebé zarandeado por haber sido sacudido violentamente. Ante estos hechos, los agentes detuvieron y presentaron ante la autoridad judicial a la pareja, ambos de 26 años, como presuntos autores de un delito de malos tratos en el ámbito familiar hacia su hija. El juez ha retirado a los padres la tutela de la menor, de la que se ha hecho cargo la Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas hasta el total esclarecimiento de los hechos. Zarandear a un bebé, cuando llora de forma inconsolable, aunque solo sea durante unos segundos es muy peligroso. El síndrome del niño zarandeado es el conjunto de lesiones cerebrales que se producen cuando se agita bruscamente al pequeño. Puede dejar secuelas graves e incluso la muerte. La Asociación Española de Pediatría advierte de que este síndrome es relativamente frecuente hasta los dos años de edad, aunque existe riesgo hasta los dos años.