Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 7 DE ENERO DE 2018 abc. es internacional INTERNACIONAL 37 Las múltiples facetas de SuperPutin El culto a la personalidad del presidente ruso se manifiesta a través de la difusión de imágenes en las que aparece con actitudes aguerridas que ensalzan sus rasgos viriles, con escenas de caza o practicando deporte. El calendario de 2018 que se le ha dedicado se ha agotado nada más ponerse a la venta y ha tenido notable éxito en otros países, como Reino Unido Pésima relación con Occidente La confrontación con EE. UU. y la UE se asemeja a la época de tensión de la Guerra Fría R. M. MAÑUECO MOSCÚ manifestaciones contra él, que, sin embargo, no impidieron su reelección. Este tercer mandato, que está ahora en su recta final, ha supuesto un recrudecimiento de la represión contra sus adversarios, el regreso a la confrontación con Occidente y más culto a su personalidad. La anexión de Crimea y la ayuda a los separatistas del este de Ucrania, cuyo efecto inmediato fueron sanciones y aislamiento, acrecentaron la deriva autoritaria y militarista del régimen de Putin. El padre de la Patria Sus acólitos ahora lo presentan como el padre de la Patria el único político capaz de hacer frente a los enemigos externos la única garantía de estabilidad y cohesión frente a una oposición de aventureros como Alexéi Navalni, o inexpertos carentes de programas positivos y claros como Ksenia Sobchak o Grigori Yavlinski. Estos mensajes se lanzan a diario a través de las televisiones y la prensa oficial, pero también mediante cientos de plataformas de trolls que actúan en las redes sociales dentro y fuera de Rusia. Se emplean sobre todo métodos modernos para engatusar a los más jóvenes: camisetas con la imagen del presidente en poses intrépidas, cómics inspirados en héroes como Superman o calendarios. Almanaques dedicados a Putin se editan en Rusia desde hace tiempo, pero los de 2018 se han agotado nada más ponerse a la venta y por primera vez han suscitado especial demanda en otros países. En Reino Unido han tenido enorme aceptación. Gran éxito está teniendo la exposición Super Putin en el centro moscovita Artplay hasta el 15 de enero, con cuadros, dibujos, esculturas e instalaciones dedicadas a un presidente que ama los deportes, los animales y las ametralladoras. Nadie duda que aprovechará este año el Mundial de Fútbol para seguir promoviéndose. Ahora como líder global. Una mujer observa un cuadro que muestra a a Putin como superhéroe en el museo UMAM de Moscú. Sobre esta imagen se le representa en un cuadro como una muñeca rusa, una matrioska rio ruso desconocida hasta ese momento, y lo vendió en una subasta por casi un millón de euros. Medvédev se limitaba entonces a desempeñar el cargo de jefe del Estado. En el otoño de 2011, cuando ya estaba decidido que Putin sería de nuevo candidato al Kremlin en los comicios de 2012 y sus índices de popularidad eran aceptables, pese a ser los más bajos registrados hasta ese momento, un percance hizo saltar todas las alarmas. El todavía primer ministro acudió en Moscú a un combate de artes marciales mixtas entre el ruso Fiodor Emilianenko y el norteamericano Jeff Monson. Putin subió al cuadrilátero para felicitar a Emilianenko, momento en el que fue abucheado por el público. Luego estallaron multitudinarias Toca ya a su fin el tercer mandato presidencial de Vladímir Putin, quien con toda probabilidad seguirá en el poder seis años más tras la elecciones del 18 de marzo. Ha sido la etapa más nefasta para las relaciones entre Moscú y Occidente. En Europa y EE. UU. no quieren usar el término guerra fría aunque la actual confrontación poco se diferencia de la que hubo entre la URSS y los países de la OTAN, incluyendo el peligro de que el temido holocausto nuclear se haga realidad. Putin presagiaba desde el principio una relación difícil con el mundo civilizado. Según su opinión, la desintegración de la URSS fue una catástrofe y la Alianza no cumplió su supuesta promesa de disolverse como bloque militar después de que Gorbachov retirase las tropas soviéticas del este de Europa y propiciase la reunificación alemana. Por eso, el presidente ruso considera que su país debe recuperar la influencia perdida tras la caída del régimen comunista y no ceja en su intento de lograrlo. El pulso por doblegar a Ucrania, origen del Estado ruso, forma parte de esa estrategia. El país vecino osó diseñar su propia po- lítica al margen de Moscú, priorizando la integración en las estructuras de la UE. Pero, cuando Putin marcó las líneas rojas y el entonces presidente ucraniano, Víctor Yanukóvich, rectificó la gente se echó a la calle en un nuevo Maidán La revuelta acabó con la huida de Yanukóvich a Rusia y Moscú decidió anexionarse Crimea e instigar una guerra civil en el resto de Ucrania. Los ideólogos del Kremlin no ocultaban que la idea era la partición del país, pero sólo lograron desgajar dos provincias, Donetsk y Lugansk, donde el conflicto no tiene visos de resolverse a corto plazo. La respuesta de Occidente fueron sucesivas sanciones, que tuvieron a su vez como respuesta un embargo agroalimentario por Rusia. Paralelamente, las relaciones con Washington se fueron deteriorando cada vez más, incluso ahora con Donald Trump, en cuya persona Putin depositó ingenuamente sus esperanzas. Rusia o el caos Para salir del círculo vicioso y desviar la atención de Ucrania, el Kremlin decidió intervenir en Siria, campaña que ha supuesto el regreso de Rusia a Oriente Próximo por la puerta grande. Lo difícil será cerrar la crisis, alcanzar una paz definitiva y una retirada real de tropas sin que se desmorone el régimen de Bashar al Assad, aliado de Putin. El líder ruso propone un nuevo reparto de zonas de influencia en el planeta que tenga en cuenta los intereses nacionales de Rusia De no ser así, advierte de un mundo caótico. En la sede de la UE en enero de 2014 REUTERS