Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 7 DE ENERO DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 17 VIDAS EJEMPLARES ALGO TRAE EL POTOMAC ÁLVARO VARGAS LLOSA ¿HAY BUENOS EN IRÁN? Que no haya pluralidad de partidos a la usanza democrática no implica que no haya pluralidad de apetitos H A ido abriéndose camino un discurso que coloca sobre los hombros de Donald Trump la responsabilidad de los recientes y sangrientos disturbios ocurridos en Irán. Los magines más creativos elucubran que todo fue azuzado desde la Casa Blanca con miras a obtener el pretexto perfecto para acabar con el pacto nuclear con Teherán heredado por el actual Gobierno norteamericano y de paso tumbar a Hasan Rohaní, el moderado y precipitar el regreso de los conservadores al poder ejecutivo, un enemigo más conveniente para Washington. El amigo Trump tiene en su haber un riquísimo prontuario político y moral como para que resulte necesario abultarlo más con semejante estupidez. En Irán suceden dos cosas flagrantes: mucho descontento popular y una pelea de facciones que no antecede a la iracundia de las calles, sino al revés: la utiliza a posteriori. Como suele ocurrir bajo regímenes a los que hay muchas cosas simultáneas que achacarle, las protestas han expresado todo tipo de reproches, desde los económicos hasta los políticos; han abarcado incluso la política exterior el imperialismo de los ayatolás. Que, a diferencia de 2009, cuando las manifestaciones contra el fraude electoral del entonces gobernante Mahmud Ahmadineyad fueron sobre todo de las clases medias y urbanas, ellas hayan tenido ahora un añadido más humilde y rural, no significa que aquellas hayan sido buenas y estas sean malas Ese es también, por cierto, el discurso de los Guardianes de la Revolución, que resHasan Rohaní ponsabilizan de lo sucedido a Ahmadineyad, hoy fuera del poder e interesado en desestabilizar a Rohaní. Lo que significa, más bien, es que el abanico de descontentos es amplio y la lista de reproches muy variada. Hay hartazgo con la teocracia iraní en distintos niveles de las sociedad. Como en todo régimen totalitario, hay luchas de poder. Que no haya pluralidad de partidos a la usanza democrática no implica que no haya pluralidad de apetitos. En la URSS pasaba igual. Y, sin duda, hay malos que son peores que otros: por ejemplo, el populista Ahmadineyad, que dejó un país económicamente en ruinas y peligrosamente enfrentado a las democracias liberales de Occidente, era más despreciable que los actuales jefes del poder ejecutivo. Pero no hay buenos ni moderados en un sentido que pueda hacernos pensar en la posibilidad de una transición hacia algo respetable. Los iraníes respetables no están en el poder, sino en la cárcel, en su casa o, esporádicamente, en las calles. La obsesión occidental de suponer que el actual Gobierno es bueno no parece tener en cuenta los condicionamientos que tienen Rohaní y compañía en un sistema en el que son los ayatolás, empezando por Alí Jamenei, quienes cortan el bacalao. La mejor prueba es la política de Irán en el Líbano, Siria, Gaza, Irak, Bahréin, Yemen y otros lugares. Que gran parte del dinero ingresado desde el levantamiento de las sanciones a raíz del pacto nuclear, tal vez cien mil millones de dólares, se haya gastado en esa estrategia imperialista demuestra que incluso si Rohaní tiene intenciones menos beligerantes que su antecesor, la naturaleza del sistema hace que sus acciones por ejemplo, el propio pacto nuclear fortalezcan a los más malos que son quienes financian y organizan dicha política exterior. ¿Adónde voy con todo esto? A que resulta grotesco que, después de la experiencia de la URSS, sigamos creyendo que la responsabilidad de lo que sucede allí dentro está en las capitales de las democracias occidentales y sigamos interpretando cada lucha de facciones como un enfrentamiento entre malos y buenos cuyo desenlace se debe a las decisiones de política exterior erradas o node Estados Unidos y Europa. LUIS VENTOSO EXTRAÑO GORDO Viendo a los premiados costaba captar el acusadísimo hecho diferencial L viernes, cuando el Supremo mantuvo preso al sedicioso Junqueras, Urkullu no tardó en quejarse y reclamar al Gobierno que reconozca lo que él llama la realidad plurinacional del Estado Según el presidente vasco urge una soberanía compartida ¿Por qué? Pues ya lo saben: porque en el País Vasco y Cataluña existe un acusadísimo hecho diferencial y una historia propia que se pierde en la sima de los tiempos, lo que convertiría en naciones a lo que siempre fueron dos regiones españolas. Urkullu, catalogado como moderado, no se apea de la liturgia victimista propia del nacionalismo. El concierto vasco debe respetarse por figurar en nuestra Constitución, aunque de facto supone un agravio para el resto de las comunidades (y más tras el reciente cheque- regalo expendido por Rajoy al PNV para salvar los presupuestos y conservar el poder) Pero pese a gozar de tal bicoca, Urkullu no pierde ocasión de lamentar el supuesto maltrato al País Vasco, nación diferenciada que según él no encaja en España. Los cien millones del gordo del Niño cayeron ayer sobre la estupenda e industriosa ciudad de Bilbao, en Deusto y Arangoiti. Como aseguran que Urkullu es muy serio, muy cabal y muy moderado, uno, que no deja de ser un gañancete de La Coruña, cree a pies juntillas todo lo que proclama tal referente. Así que cuando supe que la lotería había tocado en Deusto, y conocedor del acusado hecho diferencial, de inmediato imaginé a los vecinos tocando la txalaparta y la trikitixa para expresar su júbilo, brindando con txacolí, bailando al estilo dantzari ataviados con las pertinentes txapelas y blusones y dando vítores de felicidad en euskera. Pero cuando llegaron las imágenes de la administración y el bar donde había caído el gordo ocurrió algo extrañísimo, que espero que Urkullu nos aclare pronto. De entrada, los agraciados tenían unos rostros perfectamente intercambiables con los que se veían en las celebraciones de Villalba o Murcia. También vestían de manera idéntica, con esa ropa confortable tipo zaras y cortefieles común a todas nuestras ciudades. Del euskera, ni rastro: aquellos extraños vascos diferenciales hablaban todos en español, idioma en el que estaba también cada letrero. La bebida diferencial con que brindaban era un espumoso de Rueda (Castilla) Si la celebración hubiese ocurrido en Belfast, Baviera o Burdeos, cualquier observador percibiría al momento las peculiaridades extranjeras: otras lenguas, otras pintas, otros ritos. Pero resulta que los diferenciales de Deusto y Arangoiti comparten nuestra religión, la católica; hablan mayoritariamente nuestro idioma, el español; siguen nuestra Liga; compran en Zara y El Corte; se flagelan con el mismo Sálvame comparten historia con nosotros desde hace más de 500 años; chatean con rioja y rueda, salen de tapas, les gustan Sabina y Bisbal, y tienen sus hipotecas en el Santander y el BBVA y el móvil en Movistar. Así que aunque admiro muchísimo al moderado Urkullu, sus lamentos perennes y sus esfuerzos de ingeniería social desde el poder, lamento deducir que España existe también en el País Vasco y además tiene pinta de que va para rato. E Setién, y que no son obispos católicos, pues católico significa universal, y ellos son muy locales. No quiero decirle nada más. Voy a leer su artículo. No he querido que influyera en mi comentario. Con la entradilla es bastante, pues se ve que algunos obispos, y algunos cientos de curas y frailes, han perdido sus creencias cristianas. ¡Dios los perdone! Bien pagados A la figura de Sánchez Guerra, citado por Ignacio Ruiz- Quintano el pasado martes, dedica su carta MANUEL RICO. Seguramente, Ruiz- Quintano se refería a otro Sánchez Guerra, y no al hijo del político Sánchez Guerra, José, al que yo conocí. Al que yo me refiero, hijo del político Luis Sánchez Guerra, difícilmente necesitaría el sueldo de Franco, pues, durante la II República fue director del Puerto de Alicante y, como responsable de la zona portuaria de Levante, promotor de la ampliación de los puertos de Villajoyosa y Santa Pola, entre otros, además de la ampliación del puerto de Alicante con la construcción del muelle de Poniente, apto para la exportación de cementos de San Vicente y de los mármoles de Novelda a toda Europa. Con el estallido de la Guerra Civil, se exilió a Francia, regresando en los años cincuenta, haciéndose cargo de la dirección general de Dragados, donde, estudiando yo en Madrid, tuve la oportunidad de visitarle. Debo entender que este no era el Sánchez Guerra al que Franco pagaba sin que hiciera nada Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.