Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 7 DE ENERO DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 15 EL RECUADRO UNA RAYA EN EL AGUA ANTONIO BURGOS HACER LA PASCUA Los años han perdonado el error de mandar a Don Juan Carlos a una canción de Karina C OMO un elefante se balanceaba sobre la finísima tela de una araña, que rima con España y con la levedad de sus convicciones, lealtades y agradecimientos, a quien durante muchos años fue proclamado como el motor del cambio parecía que le hubieran aplicado la Memoria Histórica, esa revancha que borra ignominiosamente de un plumazo a personajes, personas y personillas que anduvieron por las tierras de ambas Castillas en la construcción de la Patria. Dicen que los años no perdonan. Mentira. De momento, a Su Majestad El Rey Don Juan Carlos las ochenta velas, como las del Juan Sebastián de Elcano tan marineras, de su octogésimo cumpleaños, le han perdonado ese quitarlo de enmedio que la gente había visto hasta normal desde su generosa e inteligente abdicación. Desde entonces, Don Juan Carlos había dejado de existir incluso para aquellos cientos de miles de españoles que, cuando nos devolvió las libertades, se declararon juancarlistas Eran fervorosos como carlistas, pero llevando por delante el juanismo del Rey de Todos los Españoles que aprendió de su augusto padre, el Conde de Barcelona. Quien también había abdicado de sus derechos históricos de la Corona, en aquel emocionante Por España, todo por España de una mañana de corazones encogidos en La Zarzuela. Peor suerte corrió Don Juan Carlos que Don Juan tras su renuncia. Ni siquiera, como al Conde de Barcelona, le pusieron su nombre a un nuevo navío de la lista de la Armada. Igual que muchos quieren todavía acabar con la Constitución de 1978, antes hubo quien quiso borrar la Historia a quien la promulgó, y en Valencia hasta quitan su nombre en los letreros del Metro. He hablado de renuncias. Para renuncias, las de Don Juan Carlos. Tras la muerte del padre de esa señora que ha sido un ejemplo de prudencia y dignidad, y que se llamaba doña Carmen Franco Polo, Don Juan Carlos recibió todos los poderes del Estado. El Séneca de Pemán hubiera dicho: Cómo serían los poderes que recibió Don Juan Carlos a la muerte de Franco, que mandaba hasta en el cabo de los municipales de Santiponce Y renunció a todos ellos, uno por uno, para ser aquel Rey de Todos los Españoles con el que soñaba Don Juan en sus manifiestos de Estoril, y para devolver al pueblo patrio la soberanía nacional. Esto puede parecer un tabanco de Jerez en una conversación sobre el brandy, pero el Soberano dejó de ser soberano, que constitucionalmente fue el pueblo. No era precisamente una soberanía de garrafa. Y todo por hacer realidad y concordia y reconciliación nacional los sueños del Veterano, del Conde de Barcelona. Así que eso de que los años no perdonan vamos a dejarlo. A los que nunca fuimos juancarlistas, ni ahora somos felipistas, porque, como juanistas, aprendimos que lo importante es la Institución, no las reales personas que la encarnan en cada momento de España, nos llena de alegría ver que los años han perdonado el error, inmenso error, de mandar a Don Juan Carlos a una canción de Karina, al baúl de los recuerdos, ú, ú, ú, cuando tanto España y la propia Corona le deben. Exactamente ni más ni menos que la renuncia a todos los poderes en favor de la soberanía nacional y haber parado con las solas estrellas de su uniforme del Ejército de Tierra el choque de trenes de un golpe de Estado en una entonces jovencísima democracia y en una recién restaurada Monarquía Parlamentaria. En todos estos mal llamados años, ¿dónde han estado los autotitulados juancarlistas que han borrado de un plumazo al que llaman, como un obispo o un catedrático que han cumplido la edad, Emérito? Qué digna reparación ver ayer a Don Juan Carlos en Palacio, presidiendo la Pascua Militar. No era sólo la militar. Era que habían dejado de hacerle la pascua del olvido y la habían sustituido por la justa del reconocimiento y agradecimiento. IGNACIO CAMACHO ESCRIBAS Y FARISEOS Los votos pueden absolver errores políticos, no delitos penales. No son ningún salvoconducto para librarse de la cárcel E JM NIETO Fe de ratas N torno al conflicto de Cataluña nunca sobra un poco de pedagogía. Así que habrá que repetirlo una vez más para los despistados voluntarios y para las almas cándidas: los votos pueden amnistiar los errores políticos, no los delitos penales. Y por tanto ganar las elecciones que ni siquiera es el caso de los separatistas no representa ningún salvoconducto para librarse de la cárcel. Existen mayorías absolutas que tampoco es el caso pero no absolutorias. Lo único que significa que dos millones de catalanes hayan votado a los dirigentes de la insurrección separatista de octubre es que el 47 por 100 del electorado vive en tal estado de ofuscación que no le importa que sus representantes hayan violado la ley. Y, dejando de lado que hay un 53 por 100 al que sí parece importarle, daría igual que el respaldo a los insurgentes fuese del 51 o del 60: eso aumentaría el problema político y social, pero no afecta a la naturaleza jurídica del asunto ni al principio esencial del Estado de Derecho. La cuestión verdaderamente preocupante es que una sociedad que, pese a su teórico alto nivel de instrucción, no entiende el libro de Petete de la democracia, mucho menos va a comprender un auto del Supremo. Ni el fundamento esencial de que la ignorancia sobre todo si es deliberada de las normas no exime de su cumplimiento. A diferencia de sus seguidores, los líderes independentistas sí las conocen, aunque sea a grandes rasgos, y cuando las quebrantaron sabían hay documentos probatorios que las estaban infringiendo. Y lo saben también ahora que tratan de acogerse a la benevolencia de los tribunales con sus proclamas de paz y otros argumentos pintorescos, como el de las creencias religiosas con las que Junqueras pretende demostrar ante los escribas togados su sobrevenida determinación de ser bueno. La justicia es, como el Estado, aconfesional, y ante ella la fe no exime de culpa ni presupone ningún comportamiento. Puigdemont ha sido más sincero: quiere que le dejen volver por la cara, porque él lo vale, pero no invoca los evangelios ni pone carita de fariseo. Tampoco sugiere que vaya a abjurar de su proyecto. Su aspiración martirológica es laica y su mesianismo, civil: se considera ungido para una misión histórica por la voluntad del pueblo. De cualquier modo los jueces, y ya van cinco, no tragan el cuento: uno sigue prófugo y el otro preso. El calendario corre y la investidura va camino de instalarse en el esperpento. Salvo improbable ataque de cordura de los soberanistas, el próximo acto de esta función demencial incluye episodios extravagantes como el intento de presentar un candidato por plasma o la posibilidad de elegir a Junqueras con permiso de ida y vuelta al talego. El enredo podría resultar cómico si no tuviese efectos serios: ni el disparate de la clase política catalana podría llegar a más ni el prestigio de Cataluña a menos.