Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 DEPORTES DOMINGO, 31 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es deportes ABC Generación tras generación, los hijos de exjugadores del Madrid se incorporan al baloncesto profesional El ADN blanco se perpetúa MIGUEL ÁNGEL BARBERO MADRID C uando un club es más que centenario es normal que se den los mismos apellidos a lo largo de distintas generaciones. En el Real Madrid de fútbol han hecho historia sagas como las de los Gento, los Sanchís, los Grosso, los Zidane o los Míchel. Sin embargo, esos ejemplos son también abundantes cuando se habla de la sección de baloncesto, a pesar de que mueve una cantidad mucho menor de jugadores y de que no lleva tanto tiempo (desde 1931) En este caso, los Laso, los Luyk, los Brabender, los Martín y los Hernagómez pueden presumir de haber vestido la camiseta blanca del primer equipo tanto los padres como los hijos. Si se abre un poco más el espectro y se buscan jugadores de otros equipos con progenitores merengues, la lista se incrementa notablemente. En ese caso encontramos también los apellidos Pinedo, Sczerbiack, Abromaitis, Delibasic, Beirán, Llorente y Sabonis. Incluso, si se hila más fino todavía, la internacional española Covadonga Rodríguez es la hija del mítico Emiliano. La cosa se puede intrincar un poco más, incluso, pues cuatro de los mencionados anteriormente han pasado también por los banquillos (Ignacio Pinedo, Wayne Brabender, Clifford Luyk y Pablo Laso) y dos de los que vinieron de fuera (George Karl y Boza Maljkovic) también tuvieron descendientes profesionales (Coby en la NBA y Marina como seleccionadora serbia) Recuerdos imborrables Todo esto lleva a pensar que pertenecer al club de Concha Espina es algo que marca para siempre. Así lo reconoce Tim Abromaitis, actual jugador del Iberostar Tenerife, que comenta: Mi padre (Jim) solo me contó cosas buenas de su experiencia aquí, de lo bonita que era la ciudad y lo especial que era el club. Sólo jugó un año en el Madrid, pero le dejó huella Tanto es así que aún conserva la amistad con su pareja norteamericana de esa campaña 80- 81 (Randy Meister) y todavía son amigos. Fue una gran experiencia para él prosigue Estuvo en varios equipos europeos y en Japón, pero siempre dice que el más especial para él fue el Real, por su historia y porque en América todos saben la importancia que tiene Si eso le sucede a un extranjero, qué decir de alguien que lleva el club en la sangre, como José Luis Llorente. Sobrino de los hermanos Gento y hermano de Toñín, Paco y Julio, ahora le toca ejercer de padre de Sergio y de tío de Marcos. Evidentemente, no me sorprendió cuando Sergio me dijo que quería ser deportista profesional; lo raro habría sido lo contrario bromea Jou Lo importante es aceptar lo que quieren hacer los hijos con ilusión. Él siempre había estudiado muy bien y nunca tuvimos esa incertidumbre sobre si debía estudiar o jugar Lo que está claro es que los valores que se adquieren de joven se llevan ya para toda la vida. El entorno es importante y el club es muy importante. El tener un gen ganador va con la formación y con la persona. En nuestro caso estuvo en minibasket y un año en cadete, antes de fichar por el Estudiantes, otro gran ejemplo de valores Algo similar sucedió con los retoños de otro medallista olímpico, José Manuel Beirán. Mis tres hijos han jugado en el Madrid en las categorías inferiores muchos años y me he di- Los Hernángómez, al completo Guillermo fue madridista en la campaña 82- 83. Casado con la olímpica Wonny Geuer, sus dos hijos están en la NBA, Juancho en Denver Nuggets y Willy en New York Knicks. Este último también jugó en el Real Beirán y Abromaitis José Manuel y Jim no coincidieron en la década de los 80, pero Javier y Tim ahora son compañeros en Tenerife ABC Los Sabonis Arvydas Sabonis fue campeón de Europa y de la ACB dos veces en sus tres temporadas en la casa blanca. Su hijo Domantas juega en los Pacers (NBA) y Tautvydas en la LEB (Castellón) vertido mucho viéndoles. Uno siguió como profesional (Javier) y los otros (Pablo y Manuel) con sus carreras académicas (uno es físico y el otro ingeniero) Para mí todos han triunfado en la vida Lo importante, en el caso del baloncestista, no son los logros que alcance en su palmarés, sino su propia realización personal. Cuando era júnior, llegar a la ACB ya era un sueño reconoce. Y luego ha tenido una carrera muy importante en varios equipos. Incluso podía haber ido a la selección este año de no haberse lesionado. Lo que más me enorgullece es lo trabajador que es y su afán de superación Regresar a casa Aunque ni los padres ni los hijos quieren reconocerlo abiertamente, en el fondo sería bonito que pudieran con-