Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 CULTURA DOMINGO, 31 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es cultura ABC Emilio Lara publica su segunda novela, El relojero de la Puerta del Sol La historia detrás del reloj más famoso de España CÉSAR CERVERA MADRID L abriego, militar, proscrito, exiliado y, en Londres, relojero de fama mundial. El leonés José Rodríguez Losada, conocido como el relojero de la puerta del Sol, adquirió fama internacional como artesano, de modo que en su taller de Londres acudieron clientes tan distin- Autodidacta guidos como Sisí Emperatriz o la pro- Era un autodidacta, inteligente y obpia Corona británica. Tal fue su fama servador, que se inició con 34 años en que varios escritores de su tiempo como el oficio de relojero sin saber una palaJosé Zorrilla, cuya carrera salvó cuan- bra de inglés y sin un céntimo en el boldo le acosaban los acreedores, o Beni- sillo narra Emilio Lara. El salto a la to Pérez Galdós quedaron asombrados cabeza del mayor imperio de su tiempor su vida y su talento. El escritor ca- po permite al novelista jienense mosnario incluyó al relojero en uno de los trar el contraste entre aquella España Episodios Nacionales, La revolución de Fernando VII, que viajaba en carrode julio publicado en 1903. mato, frente a la Inglaterra Luego, simplemente, Rodríde la revolución industrial guez Losada desapareció de que empezaba a moverse la memoria de España. en ferrocarril La mejor Losada fue un flechazo. oportunidad para confronMe fasciné al escuchar su tar dos visiones antagónibiografía tan peliculera. No cas del mundo entendí cómo no había ninAdemás de artesano de guna película y varias novelujo, Rodríguez Losada se Un artesano con taller en Londres las sobre un personaje tan convirtió en toda una refeArriba, el leonés José Rodríguez Losada, que potente asegura Emilio rencia para los exiliados esadquirió fama internacional como relojero. Lara, escritor, historiador pañoles en Londres, que, A la derecha, el autor del libro, Emilio Lara y colaborador de ABC, aparcando sus diferencias que acaba de publicar El relojero de la políticas en la Península, se con Edhasa la novela Puerta del Sol reunían en la trastienda de El relojero de la Puer- Emilio Lara. Edhasa. su relojería. En la Tertulia ta del Sol Una obra de 352 páginas. 19,50 del Habla Española acudían Sin embargo, el relojero no se consi- Casa de Carlos III, entonces sede del Mificción que, además de con frecuencia personajes deraba ya un exiliado, sino alguien que nisterio de la Gobernación. A Losada entretener, busca encomo Zorrilla (el hijo del vivía en Londres por agradecimiento a le picó en su amor propio que el reloj mendar el descuido histórico que Es- hombre que había perseguido a Losa- este país y, claro está, por amor. Casa- principal de España atrasara. Por eso paña ha cometido con un hombre que, da en su juventud) Juan Manuel de Ro- do en su madurez con la esposa de su decidió construir un reloj muy moderliteralmente, se hizo a sí mismo con sas o Ramón Cabrera El Tigre del Maes- maestro relojero, Rodríguez Losada no no y regalárselo a Madrid, con motivo igual esmero con el que fabricaba sus trazgo La única regla de esta tertulia quiso nunca trasladarse de nuevo a Es- del cumpleaños de la Reina Isabel II relojes. Fue incluso famoso aquí, pero es que no se hablaba de política. El leo- paña. Aunque el Gobierno de Isabel II sucedió como ha ocurrido tantas ve- nés era un hombre con unas ideas muy le condecoró y la Armada Española le Un regalo para Madrid ces en la historia de España. Este país avanzadas y conciliadoras, representa solicitó diversos cronómetros marinos, El artesano que construyó los relojes es muy olvidadizo, y más que una ma- la España que pudo ser y no fue apun- el leonés solo volvió a su país natal de de la Catedral de Venezuela y de Mádre es una madrastra explica Emilio ta el autor de El relojero de la Puerta forma puntual, en 1860, por cuestiones laga y del Arsenal de Cartagena, disLara. del Sol La metáfora perfecta de cómo de trabajo. Precisamente, alojado en un puso sin cobrar un duro para Madrid El punto de partida de la novela es los españoles, salvando la ideología, hotel de la Puerta del Sol, se lamentó la pieza más revolucionaria del munla misión de alto riesgo que la mismí- pueden ponerse de acuerdo en cual- del pésimo estado del reloj que se ha- do en ese momento. Un reloj que sosima Reina Victoria encomendó al leo- quier aspecto de la vida bía colocado en el edificio de la Real brevivió al paso del tiempo y a un obús nés: arreglar el reloj del Big Ben, símque durante la Guerra Civil fue a pabolo del Imperio británico, que en tiemrar a la torre, pero no llegó a estallar. pos victorianos se atrasaba para Más del 99 por ciento de las piezas sivergüenza nacional. Una trama prin- José Rodríguez Losada guen siendo hoy las que empleó Rocipal que Lara intercala con distintos Se crió en el seno de una familia de ganaderos de dríguez Losada. El mecanismo no fragmentos de la vida del artesano. El Iruela, León. Oficial de caballería de los ejércitos cuenta con ningún elemento eléctrirelojero de la Puerta del Sol se crió en de Rafael del Riego, acabó huyendo a Inglaterra co; todo es artesanal. Fue el regalo a el seno de una familia de ganaderos de Madrid de un soñador que pudo reaIruela, León, de la que se escapó una lizarse en Londres y que jamás alberReferencia para los exiliados noche para prevenirse de otra paliza gó resentimiento contra la España que de su padre. Saltando por España, Ro- Fue una referencia para los exiliados españoles en le persiguió recuerda el novelista e dríguez Losada acabó siendo oficial de Londres, que se reunían en la trastienda de su relojería historiador. caballería de los ejércitos de Rafael del Riego y, a la postre, un proscrito cuando los Cien Mil Hijos de San Luis liquidaron el proyecto liberal. En su huida de la represión absolutista, encabezada por el padre de José Zorrilla, el joven leonés dio con sus huesos en Inglaterra.