Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 31 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es conocer SOCIEDAD 53 MARCOS HERREROS INGENIERO DE MINAS Lo que más cuesta de estar fuera de España es la distancia con la familia cuenta este ingeniero que vivió cinco años en Chile Dejó España en 2012 y se fue a Chile. Volvió en 2016 y trabaja como ingeniero de minas BORJA MEDIERO Y PEDRO SORIANO ENFERMEROS Me cansé de la burocracia inglesa y de comprar pijamas para ver series por el frío reconoce Pedro. Me ha compensado emocional y laboralmente volver añade Borja. Se marcharon a Oxford (Inglaterra) en 2012 y regresaron a España para ejercer su profesion de enfermeros ABC GUSTAVO MORALES cia inglesa. En lo que respecta al sistema sanitario, se han olvidado del paciente. A nivel personal me cansé de que, a las cuatro de la tarde, cerrara todo, me cansé de comprarme pijamas para ver series de TV, del clima, del frío... ¡Soy de Alicante! exclama Pedro. Al comprobar que la situación mejoraba en España no se lo pensó dos veces. Hoy trabaja en la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Aprovechar las oportunidades ÁLVARO GÓMEZ ARQUITECTO La vida del inmigrante es dura, pero mis padres prefieren que siga en Nueva York para que tenga las oportunidades que ellos tuvieron Dejó España hace cinco años. Estuvo en Berlín y Tokio. Trabaja en Nueva York Cansado de Cataluña Marcos Herreros es ingeniero de minas. Se marchó a Chile en 2012 tras perder el trabajo. Durante sus cuatro años fuera no tuvo problemas de adaptación. De hecho, reconoce que en España no lo está pasando tan bien porque trabaja en Cataluña y la cuestión independentista le tiene cansado Pese a ello, este burgalés de 33 años está feliz por haber podido reencontrarse con su país. Lo que más cuesta de estar fuera de España es la distancia con la familia Patricia Nur, profesora de Educación Física de 31 años, volvió hace tan solo tres meses. En su caso, fue el deseo de su novio de probar suerte fuera lo que que terminó de convencerla para irse a Praga. Encontré trabajo dando clase y en mejores condiciones que en España porque tenía jornada completa, aunque el sueldo era más o menos similar Si bien en su caso las condiciones económicas eran mejores fuera, le compensó perderlas para recuperar otras cosas: Volvimos por la familia, no me imaginaba viviendo allí; la lejanía, el frío, la cultura, la gente no es tan cercana... confiesa. Hay emigrantes que reconocen que no se hubieran ido si el país les hubiera ofrecido más opciones. Juan Coullaut es psiquiatra y se marchó a Francia hace cuatro años y medio. La coyuntura económica y social que viví no me permitía otra salida. Ahora tengo calidad de vida, mis hijos son bilingües, mi mujer está completamente adaptada a la vida francesa, tengo 44 años y soy jefe clínico de un hospital y experto a nivel nacional en depresiones resistentes sentencia Coullaut, que también reconoce que de haber tenido un puesto fijo en un hospital en España no se hubiera ido. Vida muy dura JUAN COULLAUT PSIQUIATRA Mis hijos son bilingües, mi mujer está adaptada y yo soy jefe clínico en un gran hospital. Pero no descarto volver, nunca me he ido en realidad Abandonó España hace cuatro años y medio. Es jefe clínico de un hospital en Francia PATRICIA MUR PROFESORA DE ED. FÍSICA Volvimos por la familia, no me imaginaba viviendo en Praga por la lejanía, el frío y la cultura. La gente no es tan cercana Se fue a Praga en 2015. Decidió volver a España hace tan solo tres meses La posición profesional alcanzada fuera fue lo que también motivó a Álvaro Gómez a quedarse en Nueva York. Este arquitecto de 29 años se marchó al acabar la carrera hace cinco años, pasó por Berlín y Tokio antes de intentar el primer retorno, a Barcelona, pero la empresa quebró. En Estados Unidos encontró un buen trabajo y ahora está pensando en montar su propia firma de diseño. Un joven de su posición cobra, aproximadamente, 65.000 euros al año; en España, con la misma categoría, cobraría 30.000 Esta es una razón para no volver, aunque reconoce que la vida del inmigrante es muy dura Desiré García Mochales también es arquitecta y se marchó hace cinco años. En su caso eligió Suiza. Empezó de camarera pero rápidamente se colocó en un despacho. Hoy vive sola en Lausana, un lugar que reconoce hostil en algunos aspectos, pero que no cambiaría por las posibilidades que tiene ahora para ahorrar. Aunque allí me relaciono con españoles comenta. Y es que fuera o dentro, el país siempre tira