Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL DOMINGO, 31 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es internacional ABC Prosigue la ola de dimisiones por el indulto a Fujimori El ministro de Defensa, Jorge Nieto Montesinos, confirma su renuncia PAO UGAZ CORRESPONSAL EN LIMA El indulto al expresidente Alberto Fujimori y las nuevas revelaciones del caso Odebrecht no dan tregua al Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, que prepara a contrarreloj un nuevo gabinete ministerial tras las renuncias que causó la liberación de Fujimori. El ministro de Defensa, Jorge Nieto Montesinos, confirmó a ABC su renuncia al cargo, realizada el pasado 23 de diciembre, un día antes que Kuczynski comunicase el indulto presidencial a Fujimori, condenado por delitos de lesa humanidad, secuestro agravado y corrupción. La renuncia de Nieto se suma a la del ministro de Cultura, Salvador del Solar; el presidente del Instituto de Radio y Televisión, Hugo Coya; los congresistas oficialistas Alberto de Belaúnde, Vicente Zeballos y Gino Costa. También han renunciado diversos funcionarios del Ministerio de Justicia vinculados al área de los derechos humanos como el jefe de Desaparecidos, Víctor Marquina y el director del área de Derechos Humanos, Roger Rodríguez. Asimismo el conse- Un vendedor de piñatas con caricaturas de políticos en Lima AFP jero presidencial, Felipe Ortiz de Zevallos, y el jefe de Comunicaciones de la Presidencia del Consejo de Ministros, Daniel Olivares, presentaron su dimisión a causa del indulto. Debido a esta ola de salidas, la primera ministra, Mercedes Araóz, anunció que en los próximos días se presentará un gabinete de la reconciliación Araóz enfatizó: Con todo respeto a las víctimas Barrios Altos, La Cantuta, Pativilca de verdad empecemos de nuevo a mirarnos como una república que tiene la posibilidad de conversar unos con otros, hay que seguir los ejemplos buenos que hay en otras naciones; con todo el dolor, porque los entiendo en su dolor, y con todo respeto, hay que comenzar a conversar, a recuperarnos y a olvidar El indulto a Fujimori ha generado una serie de movilizaciones en todo el país, encabezadas por los familiares de las víctimas del gobierno de Fujimori, a la que se han unido miles de jóvenes y organizaciones civiles que critican a Kuczynski haber incumplido la principal promesa que lo llevo a la presidencia: que no liberaría al ex gobernante. Mientras tanto, el caso Odebrecht no da tregua al presidente, tras la aparición de nuevas revelaciones sobre los vínculos que mantuvo con la constructora brasileña cuando era ministro de Economía y primer ministro durante el gobierno de Alejandro Toledo (2001- 06) Según el portal peruano, IDL reporteros, Marcelo Odebrecht señaló que Kuczynski fue contratado como consultor económico de algunas consultorías y de presentaciones, después de ser ministro y antes de ser candidato presidencial HORIZONTE RAMÓN PÉREZ- MAURA EL MODELO ODEBRECHT VIVE Ejecutivos de la firma brasileña son contratados por constructoras chinas que licitan en América El problema con Odebrecht no es este legado de políticos amorales. Que ya es bastante grave. El problema es que esa constructora brasileña estableció un sistema para ganar concursos con el que puede haber creado escuela. Reflexionábamos el pasado domingo en estas páginas sobre la mecánica del escándalo Odebrecht. Y decíamos que la cuestión ahí es con qué margen de beneficio se hacían las contratas públicas para permitir un gran beneficio a la firma brasileña pese al pago de tan desmesuradas coimas. La respuesta me la ha dado esta semana una fuente de toda solvencia que ha tenido que competir en su día con Odebrecht en varias licitaciones. Las pujas de los brasileños eran por el triple de lo que licitaban sus competidores. Y aún así, ganaban. Porque desde L a liberación de Alberto Fujimori es una consecuencia colateral del escándalo Odebrecht: el presidente Pedro Pablo Kuczynski tenía los pies de barro por el escándalo de la constructora brasileña sospechosa de haber comprado las voluntades de políticos de media Iberoamérica. Gracias a esa debilidad pudo Fujimori mercar su liberación con el apoyo político a PPK en la hora de la verdad de su Presidencia. Poco queda por decir sobre la ética y la moral del actual presidente peruano. De la de Fujimori hace ya lustros que sabíamos casi todo. el principio estaba establecido el procedimiento de cobro por parte de las autoridades del país que adjudicaba la obra pública. Uno podría pensar que es una vergüenza que esto haya sucedido, pero que se acabó con Odebrecht y muerto el perro... Por desgracia, la realidad es muy otra. Estos días está en marcha el concurso por el cuarto puente sobre el Canal de Panamá. Esta vía fluvial tiene dos puentes en la zona del Pacífico. Hay un tercero que ya se está construyendo en la zona de Colón y ahora se va a licitar el más importante de todos, el puente en la zona de Ciudad de Panamá. A ese concurso han concurrido la española ACS, la italiana Astolfi con un socio coreano y... ¡dos empresas chinas! Ya es raro que se permita concurrir a dos empresas que al final tienen la misma propiedad, el Gobierno chino. Pero lo más preocupante es que una de esas firmas, China Harbour Engineering Company, ha contratado a Germinio Costas, antiguo alto ejecutivo de Odebrecht. Es decir, el know- how para ganar licitacio- nes empleado por la firma brasileña ha cambiado de manos. Y para redondear las cosas, el Ministerio de Obras Públicas panameño ha contratado a la firma Tylin International para que le dé asistencia técnica en el concurso. ¿Quien es el gerente de Tylin? Winston Villagómez, antiguo ejecutivo de Odebrecht. Sólo queda una vía para garantizar la probidad de esta licitación: que los técnicos del Canal, formados por Estados Unidos y de cuya honradez hay constancia, formen parte del jurado que ha de evaluar la licitación. Si no son incluidos y es una firma china quien se lo lleva, las razones para sospechar del gobierno panameño estarán más que justificadas. Y el Gobierno español puede ir poniéndose las pilas. Porque después de ver durante décadas cómo Odebrecht derrotaba a las constructoras españolas ahora puede ver el escenario repetido por parte de los chinos. Con el agravante de que esos empresarios del Partido Comunista ni siquiera corren el riesgo de ir a la cárcel como Marcelo Odebrecht.