Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL VIERNES, 29 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es internacional ABC Una mujer se enfrenta a la Policía bolivariana durante una protesta por la falta de comida en las calles de Caracas AFP Las protestas por la escasez de comida, agua y gas se extienden por Venezuela Beneficiarios de Claps, bolsas de comida chavista, se quejan de no recibir lo prometido LUDMILA VINOGRADOFF CORRESPONSAL EN CARACAS Maduro culpa a Portugal de no haber podido repartir jamones en Navidad Nicolás Maduro acusó ayer a Portugal de sabotear la importación de perniles (jamones) por el Gobierno venezolano, que ha incumplido su promesa de repartir entre el pueblo este alimento tradicional de Navidad. Nos sabotearon. Puedo decirlo de un país, Portugal. Estaba listo, porque nosotros compramos todo el pernil que había en Venezuela. Todo lo compramos. Pero teníamos que importar y así di la orden y firmé los pagos. Pero nos persiguieron las cuentas bancarias dijo el mandatario. Nos persiguieron los dos barcos gigantes que venían y nos sabotearon por ahora agregó en una intervención televisada. El Gobierno luso dijo no tener, con seguridad, ese poder de sabotear jamones, señaló su ministro de Exteriores, Augusto Santos Silva, que recordó que este país vive en una economía de mercado y las exportaciones competen a las empresas La firma agroalimentaria lusa Raporal reveló que el Gobierno de Venezuela adeuda 40 millones de euros a varias empresas de su país por un cargamento de jamones enviado en 2016. Nicolás Maduro La falta de alimentos, agua y gas en Venezuela se ha agravado en los últimos días. Las protestas crecen al mismo ritmo en que escasean los productos básicos y los venezolanos de los sectores populares, incluidos numerosos chavistas portadores del carné de la patria han tomado la calle para manifestar su descontento. A diferencia de las protestas con carácter político de 2014 y las que tuvieron lugar entre abril y julio de este año, que fueron convocadas por las organizaciones opositoras para exigir la salida de Nicolás Maduro del poder, esta vez es simplemente el hambre y las necesidades básicas las que motivan a los vecinos desesperados a manifestarse contra el régimen. Aún es pronto predecir el alcance y el impacto de la protesta social que ayer se multiplicó por numerosos puntos de la geografía venezolana. Este tipo de manifestaciones por el hambre y la falta de todo de los veci- cido para Navidad. Las bolsas Clap (Comités Locales de Administración y Producción) están subvencionadas por el Gobierno de Maduro, que las utiliza como chantaje para la adhesión al régimen. Los que han pagado el paquete de cuatro kilos de jamón, pernil y pollo por la bicoca (ganga) de 150.000 bolívares (1,36 dólares) cuando en la calle un kilo de cerdo cuesta 250.000 bolívares, se han quedado sin nada. Por eso en el barrio caraqueño de La Vega, bastión chavista, la gente salió iracunda a reclamar lo suyo, sin la esperanza de que le reembolsen lo pagado. Cortes de calles en Caracas También en Caracas, en Petare, el barrio más populoso de América Latina con 800.000 habitantes, los vecinos bloquearon el distribuidor que da acceso a la zona para protestar por hambre. Se quejan de que no les ha llegado la bolsa de alimentos Clap desde hace dos meses, a pesar de la promesa electoral del chavismo de que se iba a regularizar su distribución. En la caraqueña avenida Nueva Granada, zona popular chavista, la gente también cortó la vía para manifestarse por la falta de las bolsas Clap. En las comunidades de Antímano y La Vega, también feudos oficialistas donde decenas de personas salieron a la calle para reclamar el pernil prometido, los manifestantes fueron dispersados con gases lacrimógenos por la nos que se reúnen y cortan las calles son espontáneas y no duran más de tres horas cada una. La Policía intenta controlar el orden público y ha realizdo varias detenciones. Los portadores del carné de la patria se han lanzado a protestar por- que el régimen no les ha entregado ni el bono de 500.000 bolívares por haber vendido su voto a los candidatos chavistas en las municipales del pasado día 10 ni las bolsas de comida, denominadas Clap, que había prometida. Y mucho menos el paquete de jamón ofre-